Política

Impulsos colectivos

Christian Di Candia: “A la actividad política abocaré mi vida siempre”

En diálogo con Montevideo Portal, el exintendente capitalino opinó que el gobierno nacional tuvo “deficiencias importantes” en la asistencia social durante la pandemia.

01.03.2021 08:24

Lectura: 8'

2021-03-01T08:24:00
Compartir en

Por Federico Laitano

Fue prosecretario de la Intendencia de Montevideo (IM) durante tres años y medio y, una vez que Daniel Martínez renunció para iniciar oficialmente la campaña rumbo a las elecciones de 2019, tomó el mando y durante un año y medio fue el intendente de la capital.

En las elecciones departamentales del 2020, su sector, Magnolia, apoyó la candidatura de Martínez, que resultó último entre los tres frenteamplistas (los otros dos eran Álvaro Villar y la actual intendenta, Carolina Cosse). Pero en esas elecciones, además, no logró acceder a una banca en la Junta Departamental de Montevideo.

Alejado de la administración pública, dijo que ahora está "terminando de dar unas materias de facultad" y "escribiendo bastante". Además, está "bastante abocado" al Frente Amplio, continúa con la militancia y, en este sentido, prepara una gira por el interior del país que, si la situación sanitaria mejora, hará en los próximos meses.

Christian Di Candia atendió una llamada de Montevideo Portal y respondió algunas preguntas. Opinó que Cosse lleva adelante un buen mandato en la comuna, dijo que se juntó con Martínez en San Francisco y que lo vio bien, y aseguró que el gobierno nacional descuidó la asistencia social durante la pandemia.

¿Cómo analizás la administración de Carolina Cosse en la IM?

Creo que enfocó muy bien el gobierno hacia la emergencia que se está viviendo. Claramente este período de gobierno departamental no podía tener los mismos énfasis que había tenido el anterior y seguramente no serán los énfasis que tendrá el próximo. Claramente estaba determinado por una emergencia social, económica, que obviamente deriva de una emergencia sanitaria, que necesitaba a la Intendencia puesta al lado de la gente. Creo que, en ese sentido, la fortaleza que le puso al plan ABC (Apoyo Básico a la Ciudadanía) es interesante, es importante y es la respuesta adecuada.

¿Volviste a juntarte con Daniel Martínez?

Sí, tengo de vez en cuando alguna conversación con él. Nos cruzamos cuando asumió Carolina en la plaza Las Pioneras, pero obviamente no conversamos nada de política en aquel entonces. En febrero lo visité allá en San Francisco (balneario de Maldonado en donde Martínez tiene casa) después de mucho tiempo que no nos veíamos. Lo vi bien, estaba absolutamente dedicado a la familia, a los nietos, como le gusta a él, y siguiendo muy de cerca la realidad nacional. También lo vi en la inauguración de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM), compartimos la felicidad de la inauguración de la UAM.

¿Cuál es tu análisis del gobierno nacional?

He sido muy claro en que sobre todo en 2020 se manejó de buena manera la crisis sanitaria. Creo que sí hubo deficiencias importantes en términos de asistencia social y de contención económica para los sectores más complicados. El informe de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) lo dijo a finales del año pasado con meridiana claridad y los números de pobreza que acaba de mostrar el INE (Instituto Nacional de Estadística) lo vuelven a dejar sobre el tapete, con más de 100.000 pobres nuevos que hacen a un número cercano a los 450.000 pobres en Uruguay. Es un número que desconocíamos hace muy buen tiempo y que tanto la academia como el Frente Amplio lo vienen planteando desde marzo o abril del año pasado, en cuanto a la necesidad de invertir en contención social mucho más aún de lo que se hacía, teniendo en cuenta lo que implicó la pandemia en la pérdida de puestos de trabajo y demás. Sin contar lo que fue el aumento del costo de vida asociado al aumento de tarifas. Esto, más allá de poner el acento en un incumplimiento programático del nuevo gobierno de coalición de no aumento de impuestos y no aumento de tarifas a subir por encima de la inflación, además se hace en el momento más complejo de la pandemia. Hay muchas cosas que uno puede decir: subió la luz, subió el agua, subió el teléfono, pero subió internet en pleno momento en donde se le manda a la gente a hacer teletrabajo. Entonces, creo que también existieron decisiones que atentan directamente contra la calidad de vida de la gente.

Fue muy señalada una frase de José Mujica que indicaba que la pandemia en algún punto había beneficiado al gobierno para poder tomar algunas medidas sin recibir demasiadas quejas. ¿Coincidís con esa visión?

Lo que pasa es que la pandemia genera un grado de imposibilidad de movilización y de encuentro social. Militar, generar colectivo, informar, trabajar y encontrarse junto con otros y con otras para generar proyectos alternativos siempre es complejo, pero es más complejo cuando uno debe quedarse en su casa, debe quedarse en su burbuja, no puede encontrarse en la esquina, no puede encontrarse en el bar o encontrarse en una marcha, o lo hace con tapabocas, con distancia, de formas que no son las más fáciles para construir entretejido popular que pueda generar otro tipo de proyecto. Claramente por el formato que tiene la pandemia, lógico que atenta contra cualquier tipo de proyecto alternativo en ese sentido.

Creo que en realidad lo más importante, y a lo que debe haber hecho referencia el Pepe, es que permitió tener al gobierno una línea de comunicación directa con la ciudadanía sobre un tema que nos importa al 100 % de los uruguayos y uruguayas, por un tema que todos queremos que le vaya bien al gobierno, que todos tiramos del mismo barco, que generó un enemigo común y una causa nacional y eso a cualquier gobierno nacional o departamental le juega a favor de los intereses en términos de legitimidad.

También creo que todos los aportes que se han hecho desde la academia, desde los ámbitos científicos, desde los diferentes partidos políticos dentro de la coalición y obviamente desde el Frente Amplio y la oposición, e incluso desde los movimientos sociales y populares, tienen que ser tomados en una mesa de diálogo, de escucha. Entender no solamente cuando se le pide a los que están fuera del gobierno que se vea como una necesidad de buque nacional, que creo que es así, sino el gobierno verse así y tomar medidas de las que se proponen desde fuera de los ámbitos de gobierno.

¿Te considerás un dirigente con proyección dentro del Frente Amplio pensando en futuras elecciones?

Me considero un militante político que hago con muchísimo placer el ejercicio de la autoridad de un cargo de poder cuando corresponde como ahora disfruto muchísimo poder recorrer los barrios, estar con la gente y escuchar mano a mano lo que la gente plantea. Disfruto muchísimo de las dos cosas. Tengo claro que a la actividad política abocaré mi vida siempre. No sé si mi actividad política implicará estar dentro de un sindicato, un movimiento social, una olla popular, a nivel de base, a nivel del Frente Amplio como partido o a nivel de estructuras de gobierno. Mi nombre a disposición del Frente Amplio ha estado siempre y estará porque me considero un militante que lo que tenga que hacer, mientras entienda que lo pueda hacer, lo voy a hacer. Estoy a disposición.

Tanto Martínez como vos tuvieron altos índices de aprobación en su gestión. ¿Eso te da una plataforma como para pensarte en un futuro en un cargo de importancia a nivel estatal?

En cualquier lugar, pero en Uruguay sobre todo -es una característica de nuestro sistema político y nuestra partidocracia-, es muy difícil que alguien que no haya estado en algún espacio de ejercicio de gobierno, sea legislativo o ejecutivo o en algún cargo gerencial o empresarial muy alto que te dé un nivel de visibilidad pueda luego aspirar (a un cargo electivo). Sobre todo porque el uruguayo en general tiende a ser conservador a la hora del voto, y me refiero a que necesita caras medianamente conocidas. Entonces, obviamente que el ejercicio de la Intendencia y el haber salido con buenos números permite una plataforma que uno podría decir: bueno, si el camino es este, hay un espacio recorrido, hay un andarivel que te deja parado de buena manera para pensar que quizás puede ser una oportunidad. Lógico que en ningún partido, mucho menos por las características del Frente Amplio, esto no depende de la decisión de uno o unos pocos, necesita otro tipo de impulsos colectivos mucho más fuertes.

Por Federico Laitano


Te puede interesar "Mazazo" y "miserables", el cruce de oficialismo y oposición por suba de boleto capitalino