Contenido creado por Gerardo Carrasco
Vida de perros

Vida de perros

Nuevos amigos: cómo evitar malos ratos cuando tu perro conoce a otro can

¿Habrá armonía o se producirá un casus belli? Lo mejor es tener en cuenta los consejos de Andrés Peirano.

22.04.2021 13:36

Lectura: 3'

2021-04-22T13:36:00
Compartir en

En su nueva columna, el entrenador canino Andrés Peirano -cuya cautivante historia podés conocer aquí- ofrece recomendaciones para evitar que el simple hecho de encontrarse en la calle con otro perro termine en una situación difícil para todos los involucrados.


                                                                -.-


Es fundamental educar a nuestro compañero desde pequeño para que sepa presentarse ante otro perro desde la calma. Muchos perros desarrollan problemas que van de la inseguridad hasta la respuesta agresiva, debido a malas experiencias en la presentación.

Como siempre digo, prevenir es mejor que curar. En un paseo controlado y calmado muchos perros pierden los estribos al ver otro can. Este desborde puede manifestarse ya sea de forma agresiva, con un interés desmedido o con una respuesta temerosa.

Hace un tiempo les hablé del paseo.  De la misma forma en que buscamos la actitud calmada en el paseo, procuraremos proceder al presentar a nuestro compañero un nuevo amigo.

Aquí es importante resaltar que los dos guías deben mantener la misma línea. Esto significa que si uno se acerca con su perro controlado el otro no debe hacerle "fiesta", sino que debe mantener a su perro calmado y de esta manera transmitir que todo está bien: nuestro perro es un espejo de nosotros.

Antes de acercarnos debemos hacer una pausa al caminar, no ir directo con el perro tirando de la correa. Evaluaremos a nuestro compañero y su actitud, y si esta si es de ansiedad podremos corregirla dándole una vueltita y pidiéndole que se siente, por ejemplo. Lo importante es que cuando se aproxime al otro perro esté en una actitud calmada.

Cada guía deberá estar atento a la actitud del otro perro, y si vemos o notamos algún malestar o signo de que viene el tirón en la correa, debemos estar listos para apartarlos y volver a intentarlo desde la calma. Debemos adelantarnos a las reacciones de nuestro perro, porque cada uno conoce al suyo.

Si los perros llegan calmados al encuentro iniciarán su ritual de presentación, se olerán y todo irá bien. La situación transcurrirá de forma natural y habremos enseñado a nuestro compañero a presentarse desde la calma. Debemos recordar que la actitud del otro perro también irá en función de la actitud del nuestro.

Es un error común el simplemente dejar llegar al perro sobre el otro tirando de la correa. Es en tales momentos cuando un cachorro puede llevarse una mala experiencia que lo referencie en la presentación con otros perros de forma equivocada o traumática.

Si el animal presenta problemas de relacionamiento es importante contactar una adiestrador o modificador de conducta, ya que la situación no mejorará por sí sola, sino que tenderá a empeorar.


Andrés Peirano

apeiranok9h@gmail.com

Instagram: @tig_herodog