Cultura

Mucho más que libros

De los juguetes de Delmira a la jeringa de H. y Reissig: tesoros ocultos de la Biblioteca

Montevideo Portal visitó la “trastienda” de la Biblioteca Nacional, en busca de tesoros que no siempre son de papel impreso.

11.09.2019 12:40

Lectura: 4'

2019-09-11T12:40:00
Compartir en

Días atrás, Montevideo Portal visitó la Biblioteca Nacional para entrevistar a su directora, la bibliotecóloga Esther Pailos, primera mujer en ocupar el cargo.

Luego de la entrevista, la jerarca condujo a Montevideo Portal en una visita guiada por zonas del edificio que suelen permanecer fuera de la vista del público.

"El edifico está declarado Patrimonio Histórico del país, y la mayoría de su contenido también lo es", explica Pailos desde su despacho, donde conserva una de las reliquias del lugar: los primeros archivos manuscritos de la Biblioteca.

Pailos es la primera mujer en sentarse en el escritorio que perteneció a José Enrique Rodó y lleva más de un siglo en el edificio. Detrás de dicho mueble puede verse una escultura ecuestre a escala, que muestra a un José Gervasio Artigas diferente al que solemos ver en la iconografía oficial. Se trata de la maqueta presentada por el escultor Juan Manuel Ferrari al concurso lanzado a principios del siglo pasado para erigir un monumento al prócer en la Plaza Independencia. La pieza de Ferrari llegó a la final del certamen (1913), pero el proyecto elegido fue el de su competidor, Angelo Zanelli.

Por su carácter patrimonial y registral, la Biblioteca posee ejemplares de todos los libros, diarios y revistas que se publican en el país, pero su tesoro -como queda claro con los objetos antes mencionados- trasciende la tinta y el papel.

"Están todos los billetes de curso legal emitidos durante el siglo XIX", explica Pailos, así como objetos de procedencia lejana, tanto en el espacio como en el tiempo, como monedas acuñadas en la antigua Roma.

Además de contar con una vasta pinacoteca, la institución posee y custodia también los archivos completos de escritores como José Enrique Rodo, María Eugenia Vaz Ferreira y Delmira Agustini, material que está digitalizado y accesible vía web.

Además de los manuscritos de estos autores, los archivos de la biblioteca guardan también numerosos objetos personales de escritores uruguayos. "Tenemos la jeringa con la que se inyectaba Julio Herrera y Reissig", señala Pailos como curioso ejemplo.

Una de las colecciones más llamativas es la de la malograda poeta Delmira Agustini. Ante las cámaras de Montevideo Portal, la directora exhibió varios de los objetos que la integran: juguetes de infancia de la artista, broches para el pelo, objetos pintados por sus propias manos y sus cuadernos de poesía. Pailos recuerda que la poeta escribía de manera "convulsa" y con trazos que rozaban lo ilegible. Por ello, su padre transcribía en la página opuesta de cada texto -y con primorosa caligrafía- los versos plasmados por su hija.

Todas estas colecciones de manuscritos y objetos se encuentran en un sector cerrado al público, conservado en condiciones óptimas de temperatura y circulación de aire y "en cajas que se hacen aquí mismo y a medida" con papel libre de ácido, para evitar el deterioro que les causaría el contacto con el papel de uso corriente.

Dichos objetos se exponen al público en contadas ocasiones. Por ejemplo, el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se exhibió el vestido de novia de Delmira, quien fuera asesinada por su exmarido en 1914.

"Se trata de un objeto muy delicado y que no se puede exponer todo el tiempo", recuerda la directora.

Entre los numerosos tesoros "ocultos" de la institución se encuentra una colección de fotos originales de la Guerra de la Triple Alianza (1865 - 1870) tomadas por fotógrafos de la agencia Bate & Cía, establecida en Montevideo en 1861. Dicha colección forma parte del Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

Montevideo Portal


Te puede interesar Directora de la Biblioteca Nacional responde a reclamos de funcionarios