Entrevistas
Sabremos cumplir

Con Juan Benia, de Libertad O Muerte

Conversamos con Juan Benia, de la banda Libertad O Muerte, que participará del W.O.A, en Alemania, el festival de heavy metal más importante del mundo.
05.06.2015 16:10
2015-06-05T16:10:00

En apenas dos años de carrera, Libertad O Muerte creció con voracidad de enredadera y se convirtió en uno de los exponentes más destacados de la escena metalera local.

Cultores del death metal melódico, un subgénero dentro de un subgénero de papá Heavy Metal, la banda acaba de publicar Karma Error, su álbum debut, un compilado de canciones urgentes y desaforadas, sin respiro. Y no lo venden: se lo regalan a todos aquellos que estén realmente interesados.

Herederos de una larga tradición metalera que no siempre tuvo su resonancia mediática, este quinteto de amigos está dispuesto a corregir errores del pasado y volcar lo aprendido en beneficio del movimiento. Sin demagogia, saben que cuanto mejor le vaya a uno, mejor le va a ir a todos.

Juan Benia, su vocalista, lleva más de una década en la vecindad heavy, y fue el último en sumarse a Libertad O Muerte. Pero también ameniza fiestas como DJ con el heterónimo de Johnny B. Gore, y, además, es el guitarrista de Elefante, un monstruo musical con dos patas y media en el metal.

"No queríamos que el disco estuviera para bajar así nomás. Queríamos recibir algo. Una opinión, un comentario, un mail. Y nos sorprendió. Hubo gente que no tenía idea del palo y piró. Es increíble", dice.

Pero es no es todo: casi en simultáneo con la publicación de su álbum, Libertad O Muerte se consagró ganador del Metal Battle 2015, un certamen de bandas heavies que tiene como premio representar al paisito en el Wacken On Air, uno de los festivales del palo más prestigiosos del mundo, donde bandas emergentes de todas partes del Globo comparten escenario con la flor y nata del hard rock y el metal en todas sus variantes.

Serán los segundos uruguayos en pisar suelo teutón, ya que en 2013 los Rotten State llegaron a tierras alemanas para mostrar su violento crossover.

Los Libertad O Muerte estarán tocando el 30 de julio en la batalla de bandas, y después, quién sabe. O con gloria morir.

*


No es común ver bandas de heavy metal en los medios, pese a tener un público que no es menor. ¿Está guetizado el género?

Nosotros tratamos de no decir que el metal es marginado, o está separado de algo. Creo que podemos decir que se goza de buena salud en el rock. Los toques de metal están presentes en las principales salas de Montevideo, incluso los de bandas de estilos más extremos. Lo único que les falta para salir del círculo, del gueto metalero, es un poco más de exposición en los medios, y de reconocimiento del laburo. Hay mucha gente trabajando detrás de esto, medios especializados en metal, buenos fotógrafos, equipos multidisciplinarios que hacen su aporte.

¿Está sectorizado o es muy grande y no se le da la importancia que se merece? ¿Hay algo que tranca para que no salga? Material hay. Hay bandas de rock, muchos músicos en el Uruguay, y muchísimas bandas de metal.

Gustavo Rea, de Alvacast, dice que, en un principio, el heavy metal se autoboicoteó, por envidia y recelo. Más acá, los Crepar sostienen que, a veces, son los propios metaleros los que juegan en contra. ¿Hay algo de eso?

Yo tuve mi primera banda de metal alrededor del 2000, y había una escena tan efervescente como ahora. La diferencia es que hay pila de bandas que están laburando en serio, y si laburás en serio, dejás los egos aparte. Estamos en Uruguay. Vos ves que, en cualquier parte del mundo, las bandas grandes, si no es un festival, tocan para 200 personas, la misma cantidad de gente que un grupo puede meter acá en Amarcord. Tenemos que sacarnos ese velo de que va a haber una banda de metal tan popular como No Te Va Gustar o los Buitres. En la Batalla de Bandas [concurso que ganaron y por el que viajarán al W.O.A] se vio que hay una cantidad de gente que se dedica en serio. Que mete horas de laburo, de ensayo, para ser cada vez más exquisito. El problema de la popularidad y los recelos existe, y no solo en el metal. La Sangre de Verónika, que es una banda de punk de culto, cuando empezó a tener muchos seguidores, sus viejos fans empezaron a dejar de ir a verlos. Esperamos que eso no suceda con nosotros. Siempre tratamos de buscar una interacción. Que sintamos un respeto, un "cariño" hacia nosotros y que podamos devolverlo, está buenísimo.

¿Es más exigente el público del metal que el del rock en general?

Podría decir que, en cuanto a exigencia técnica y profesional, sí. No te olvides que mucha gente del público del metal también es músico. Ahora se está dando algo increíble, y es la enorme cantidad de shows internacionales. Eso sumó experiencia para las bandas que telonearon, para la escena, para los productores. Con eso, los grupos se dieron cuenta de que hay que trabajar en conjunto. El año pasado fuimos a Melo, alquilamos un ómnibus y nos fuimos. Había poca gente, pero esa gente vale oro. Allá tocamos con siete bandas de Montevideo, y unas cuantas más locales.

Libertad O Muerte surge en un momento de reflujo del rock, donde los grandes festivales como el Pilsen Rock ya no son una posibilidad. ¿Eso repercute en la moral de la banda en el sentido de que "baja" el techo?

Creo que los metaleros, los que toman el metal como arte, no tienen la esperanza de tocar en un Pilsen Rock o algo así. Sí de tener la proyección de hacer lo mejor posible, de ser fieles a su música ante todas las adversidades. Hacer música no es fácil, hagas lo que hagas. Siempre hay muchas dificultades que superar.

Es cierto que a algunas bandas les puede bajar un poco la moral, en el sentido de no poder apuntar a un techo más alto que el de los boliches. Hoy, las bandas grandes, pocas veces pueden llenar un Teatro de Verano, y su mayor aspiración puede ser una Trastienda. ¿Por qué? Porque estamos en Uruguay.

Y los dueños de los boliches se aprovechan de la situación...

Es que el bolichero dice "tengo la pelota y vas a jugar si yo quiero". No son todos, y no quiero ponerlos a todos en la misma bolsa, pero al haber pocos lugares y mucha demanda, ponen ese techo. Si yo tengo un boliche y hay 35, 40 bandas por semana que me piden para tocar, puedo poner un filtro. Yo creo que lo que falta no son más boliches, ni que los dueños de los boliches sean "buena onda", sino festivales al aire libre. Que la Intendencia ponga cosas, que dé la infraestructura para que cinco bandas de diferentes géneros puedan mostrar lo suyo a la mayor cantidad de gente posible. Y creo que muchas bandas, de este género y de otros, por no decir todas, deberían interesarse por llegar a un público más amplio. Los boliches son para la noche, para los adultos, para el que tiene plata. Yo tengo un hijo chico, y lo pude llevar solamente a un toque de Libertad o Muerte. Hay que buscar una alternativa para que la música llegue a la gente.

 

Quiero ir a Alemania, ahí es mejor


¿Cómo surge Libertad O Muerte?


Viene de la idea de Wilson, el guitarrista, que empezó a trabajar y darle forma al disco Karma Error. Él nos juntó para decirnos "tengo esto, ¿les gusta?". A todos nos voló la cabeza, y era una maqueta. Esto fue a principios de 2013, y en noviembre tocamos por primera vez. Todos somos amigos de la infancia, y desde el principio teníamos bien claro que la banda tenía que ser diferente a lo que habíamos hecho. Todos habíamos tenido grupos antes, y nos planteamos cómo hacer, no para que fuera popular, pero sí para que estuviera bueno.

La idea fue siempre ser fieles a lo que más nos gusta. Dijimos "vamos a hacer death metal", bueno. Eso es extremo, no es fácil. No es fácil técnicamente, ni tampoco es fácil llegar a lugares donde mostrarlo. Tuvimos que meter mucho laburo. De ensayo, de grabación, de edición. Llegamos hasta esta instancia sin parar. Para mí, desde el primer toque y hasta que volvamos de Alemania, es como todo lo mismo. No hubo una pausa.

 

¿Y hacer death metal para qué? Porque ustedes rompen con ese "folklore" del género, de la sangre y la mutilación...


Sí. Nosotros, tanto en la lírica como en lo que hacemos y tratamos de reflejar en el vivo, son cuestiones cotidianas. Historias que le pueden pasar a cualquiera. Hay mucha reivindicación individual en las letras de todo el disco. Y cuadra todo, porque las canciones hablan de libertad o de muerte. O te dejás achacar hasta el momento de no poder ser vos, o te das la libertad de poder hacer lo que quieras. Nosotros tenemos la libertad de hacer death metal en Uruguay, de poder ir a representar a Uruguay y Sudamérica en el concurso de bandas más grande del mundo. El arte no es ni bueno ni malo, es arte. Es lo que queremos hacer, y nos hace libres.

¿Reniegan de lo que hicieron en el pasado?

No. Siempre hicimos la música que nos gustaba. Pero ahora somos adultos, tenemos más responsabilidades, y la agenda es cada vez más apretada. El ensayo es en serio, lo que se hace para la banda se hace en serio, y todo apunta a la mayor profesionalización de las bandas, de la nuestra y de las demás. El plan nuestro es mejorar cada vez más, sin renegar de lo que hicimos. Tampoco nos batíamos el pelo y usábamos calzas como para arrepentirnos del pasado.

¿Es una decisión "política" cantar en español? Porque en el medio se estila cantar naturalmente en inglés...

Fue una decisión de la banda, desde el comienzo. Muchas de las bandas que escuché y escucho cantan en inglés, y repiten los mismos caballitos de batalla en lo lírico. Esta palabra con esta, esta con esta, y la misma historia. El español es más rico, y era para nosotros un desafío muy grande. Además, son pocas las bandas de metal que cantan en español acá, y quedan medio raras, porque se canta en inglés. Pero nosotros sabíamos que lo que queríamos transmitir iba a llegar mejor en español.

¿Y la idea de vestirse todos igual, de uniforme?

Lo de las camisas se definió de esta manera: queríamos mostrar que éramos todos lo mismo: que ninguno de la banda era más o menos valioso que el otro. Esa camisa nos da unión. Arriba del escenario, los cinco, somos Libertad O Muerte.

Decías que el arte no es bueno ni malo, pero ustedes vienen de ganar un cocurso, que implica, per se, una valoración de parte de un jurado. ¿Cómo se pararon ante la disyuntiva de ir o no ir?

El Peyote Asesino salió de un concurso. La Vela Puerca también. Si soy el mejor dibujante del mundo pero no saco mis obras de este cuarto, ¿de qué me sirve si no lo comparto? El concurso es una manera de compartir tu música e influir a otros artistas dentro del mismo colectivo. Antes de entrar al concurso nos cuestionamos ese tipo de cosas. Si no hubiéramos ganado la final y estuviéramos planteándonos ahora ir a Alemania, nos quedábamos igual de conformes porque tuvimos el voto del público. Eso es lo más importante. Debe ser lo mismo que le pasó a esas bandas que te decía en los concursos que ganaron. En definitiva, es abrir una puerta.

¿Hubo disensos o estuvieron todos de acuerdo?

A la hora de decir "vamos" estuvimos todos de acuerdo. Pero sabíamos que si entrábamos teníamos que dejar bien aclarado todo esto. La veníamos haciendo bien, teniendo buenas fechas, y no podíamos dejar mal parada a la banda. Si perdíamos, íbamos a seguir laburando. No íbamos a ir a Alemania pero íbamos a presentar el disco.

Con apenas un par de años de carrera consiguen ir a presentarse a Europa, algo que, de repente, es lo máximo que puede aspirar una banda en toda su carrera. ¿Y después?


Más allá del viaje, creo que tenemos un piso sólido, y capaz que nos salteamos algunos años, o pasos previos. Pero venimos haciendo esto desde el 2000. Lo de ahora es algo que salió de juntar cinco elementos en el momento justo. Cuando volvamos vamos a seguir laburando. Inmediatamente de haber salido ganadores del Metal Battle se contactó con nosotros un montón de gente de la región para invitarnos a tocar. Nuestra vida es acá.

 

Karma Error, el álbum debut de Libertad o Muerte se consigue escribiendo a libertadomuerteuruguay@gmail.com, con el asunto Karma Error y con cualquier mensaje o pregunta para el grupo, recibiendo en el instante el enlace de descarga.

Cargando...

Jorge Costigliolo | Montevideo Portal
jcostigliolo@montevideo.com.uy