Contenido creado por
Salud

Por The New York Times

El fin de Roe contra Wade fue una victoria espiritual para los cristianos conservadores

Poner fin al derecho constitucional al aborto mediante la anulación del caso Roe contra Wade tomó décadas de una campaña.

27.06.2022 14:02

Lectura: 6'

2022-06-27T14:02:00
Compartir en

Por The New York Times | Elizabeth Dias

Durante casi 50 años, los cristianos conservadores marcharon, elaboraron estrategias y oraron. Y luego, en la mañana de un viernes cualquiera de junio, finalmente llegó el día con el que habían soñado.

Poner fin al derecho constitucional al aborto mediante la anulación del caso Roe contra Wade tomó décadas de una campaña; es la culminación de comidas compartidas en los gimnasios de la iglesias y oraciones en la Oficina Oval. Fue el momento que imaginaron durante mucho tiempo, un resultado que muchos se negaron a creer que era imposible, la señal de un nuevo Estados Unidos.

Para muchos creyentes conservadores y grupos antiaborto fundamentados en los principios católicos o evangélicos, la decisión de la Corte Suprema no solo fue una victoria política sino espiritual.

“Es más que una celebración”, dijo el William E. Lori, arzobispo y presidente del Comité de Actividades Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. “Es un momento de gratitud al Señor y gratitud a tantas personas, en la Iglesia y más allá de esta, que han trabajado y orado tan duro para que llegue este día”.

Incluso el momento de la decisión tuvo un matiz espiritual, ya que se produjo el día en que los católicos celebran la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, en honor al amor de Jesús por el mundo. La decisión de la Corte Suprema le dio a la gente “la oportunidad de expandir nuestros corazones en el amor” por las personas en todas las etapas de la vida, desde antes del nacimiento hasta la muerte, dijo Lori.

En la misa del mediodía en la Catedral de San Patricio en Nueva York, hubo un ajetreo por el entusiasmo de los feligreses y los sacerdotes cuando expresaron su alegría por el fallo que se produjo una hora antes.

“En caso de que no hayan escuchado la noticia, la Corte Suprema anuló Roe contra Wade”, dijo el reverendo Enrique Salvo, rector de la catedral, que además es la sede de la poderosa Arquidiócesis Católica Romana de Nueva York. Un hombre sentado en los bancos levantó el puño en el aire.

La sensación de júbilo que se manifestaba en santuarios y hogares contrastaba notablemente con las protestas masivas de los muchos partidarios del derecho al aborto indignados por el fallo. Agitando pancartas y usando megáfonos, estos dijeron que los conservadores estaban imponiendo sus creencias religiosas en el país y en los cuerpos de las mujeres.

Muchos protestantes y católicos apoyan el derecho al aborto, pero la propia Iglesia católica ha pasado décadas al frente del movimiento contra el aborto.

“Cuando eliges lo opuesto a la vida, eliges lo opuesto al amor”, dijo Salvo durante su homilía. “Y siempre debemos elegir el amor”.

El punto de inflexión para Estados Unidos fue “simplemente una labor fenomenal del Señor”, dijo Margaret H. Hartshorn, presidenta de la junta directiva de Heartbeat International, una red de centros de embarazo en contra del aborto. Hartshorn reflexionó sobre lo lejos que ha llegado el movimiento desde el 22 de enero de 1973, el día en que la corte legalizó el aborto en todo el país, y hasta dónde podría llegar aún.

“Creo que Dios usará esto para ayudarnos a construir una mayor cultura de la vida, una que permita que en 50 años ninguna mujer considere el interrumpir su embarazo”, dijo.

Para muchos, la importancia del momento fue profundamente personal. Bart Barber, el recién elegido presidente de la Convención Bautista del Sur y pastor de la Primera Iglesia Bautista de Farmersville, Texas, pensó en sus dos hijos adoptivos, que ahora tienen 16 y 19 años.

“Debido a la alegría que tengo al poder verlos crecer hasta la edad adulta y hacer una diferencia, no puedo evitar sentir alegría por todos los otros bebés que ahora tendrán esa oportunidad”, dijo.

Pero para Barber también fue un momento de luto y de determinación.

“En este momento nos damos cuenta de la enorme pérdida de vidas de bebés”, dijo. “El aborto sigue siendo legal en muchos estados, y tenemos trabajo por delante para lograr justicia y protección para los bebés no nacidos en esas jurisdicciones”.

Todo el viernes se sintió surrealista, dijo Penny Nance, presidenta de Concerned Women for America, quien estaba frente a la Corte Suprema, donde mujeres de su organización y otras, como Students for Life, se habían reunido para orar con regularidad desde que un borrador del dictamen que señalaba la decisión se filtró el mes pasado.

“Se corrigió un grave error”, dijo. “Siento una gratitud tan increíble y profunda, primero a Dios, que puedo vivir para ver este momento”.

David Bereit, quien cofundó 40 Days for Life, una iniciativa de base fundamentada en la fe que llevó a cabo campañas de oración y ayuno para terminar con el aborto, no podía dejar de llorar. Durante años, él y su familia habían viajado por todo el mundo por la causa.

“Cuando inviertes una buena parte de tu vida en algo, cuando te has sentido decepcionado, defraudado y desanimado tantas veces”, dijo, “esto parece una respuesta a la oración”.

Una y otra vez, el movimiento parecía estar cerca de derrocar a Roe, recordó John Seago, director legislativo de Texas Right to Life, que promovió la ley estatal que prohíbe el aborto después de unas seis semanas de embarazo. Entonces, hasta que Seago en efecto vio la decisión, no se atrevió a creer que era de verdad real.

Entonces su grupo se concentraría en asegurarse de que las prohibiciones a la interrupción del embarazo se respetaran, dijo, especialmente porque algunos fiscales de distrito ya se negaban a hacerlas cumplir. “Este es un momento fenomenal para el movimiento provida que ha estado trabajando por esta sentencia durante 50 años”, dijo.

El viernes temprano por la noche, los miembros del personal de Susan B. Anthony Pro-Life America, una organización sin fines de lucro que busca reducir y en última instancia eliminar el aborto en el país, se reunieron para brindar con champán en su sede en el norte de Virginia. Uno por uno, compartieron historias de mensajes de texto de celebración y respondieron oraciones que parecían milagros. Para muchos, este logro marcó el trabajo de su vida. Para otros, se sintió como un nuevo comienzo.

“Este momento se trata de redimir el pasado y avanzar hacia el futuro”, dijo Marjorie Dannenfelser, presidenta del grupo. Pero la trascendencia del día era abrumadora.

“Es realmente difícil hacerse a la idea de que eventualmente habrá millones de vidas, ramas de árboles genealógicos que no habrían ocurrido”, dijo. “Pensar en uno es la única forma en que puedo hacerlo. Vale la pena trabajar toda una vida para salvar la vida de alguien más”.