Locales

La historia habla

Vea el testimonio completo sobre los casos de Gatti y Duarte, que implica a Gavazzo

Imágenes conseguidas por el documentalista Mateo Gutiérrez, que se emiten por primera vez, revelan la trama detrás de la desaparición de los dos integrantes del PVP y la participación de varios militares uruguayos.

17.07.2019 09:38

Lectura: 3'

2019-07-17T09:38:00
Compartir en

Los uruguayos Gerardo Gatti y León Duarte, dirigentes sindicales de la Central Nacional de Trabajadores (CNT) e integrantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), fueron secuestrados y asesinados en Buenos Aires en junio y julio de 1976.

Ambos casos fueron mencionados en el Juicio a las Juntas militares de Argentina en 1985, cuando se trataba el caso de Automotores Orletti, centro de reclusión donde ambos estuvieron retenidos.

En su secuestro participaron tanto militares argentinos como uruguayos (entre estos, José Gavazzo, Manuel Cordero y Jorge Silveira). La trama detrás de la desaparición de Gatti y Duarte fue narrada con todo detalle por un excompañero de los activistas uruguayos en el juicio mencionado

Mateo Gutiérrez, director de Wilson y Destino Final (documental que trata sobre el asesinato de Zelmar Michelini y de su padre, Héctor Gutiérrez Ruiz) obtuvo en el Archivo General de la Nación (Argentina) las imágenes inéditas de estas declaraciones en el Juicio a las Juntas.

Quien declara y cuenta su papel en esta historia es Washington "Perro" Pérez, excompañero de Gatti y Duarte que fuera llevado a Automotoras Orletti para intermediar en una extorsión millonaria.

A sabiendas de que el grupo comandado había obtenido cifras millonarias en operaciones realizadas dos años antes, Gavazzo, Cordero y el resto de la llamada "patota de la OCOA" (Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas) usaron a Gatti y Duarte para realizar una extorsión de dos millones de dólares a otros integrantes del grupo, que se encontraban libres.

En las imágenes, Pérez, que fuera compañero de Duarte en Funsa, muestra la última foto de Gatti con vida, que los militares le tomaron para que quienes debían entregar el dinero supieran que estaba con vida. Como intermediario, Pérez se vio involucrado en una trama macabra y casi cinematográfica: durante el tiempo en que era llevado a Orletti, también debía recibir sobres en un baño cercano al kiosco en el que trabajaba, con las respuestas de los activistas extorsionados.

Sus declaraciones delatan el estado de ambos integrantes del PVP a raíz de la tortura, los indicios que le revelaron que muchas otras personas estaban detenidas en aquel centro, su encuentro emotivo con Duarte y los motivos por los que los dos sindicalistas uruguayos nunca aparecieron. Puede verse íntegramente a continuación (en caso de estar accediendo desde celular, el video está disponible al comienzo de la nota).



Cargando...