Contenido creado por Alejo Piazza
Policiales

El trabajo de la multinacional

Ruta fluvial narco: indagatoria ubica a Uruguay como salida de la droga a Europa y África

Las autoridades paraguayas catalogaron al uruguayo buscado por Interpol Sebastián Marset como el “gerente” de la hidrovía Paraná-Paraguay.

16.06.2022 09:55

Lectura: 4'

2022-06-16T09:55:00
Compartir en

Sebastián Marset, el uruguayo que está en la lista de Interpol buscado por ser el presunto líder del Primer Cartel Uruguayo (PCU) y que estuvo en la esfera mediática porque Cancillería le dio el pasaporte oficial uruguayo cuando estaba detenido en Dubai, vuelve a ser noticia este jueves porque, según un expediente judicial al que accedió La Nación, este sujeto creó una “ingeniería de lavado”, que abarca a casi todo el Mercado Común del Sur (Mercosur): Paraguay, Bolivia, Brasil, Argentina y Uruguay.

En una nota del medio anteriormente mencionado, que fue titulada “La ruta fluvial que traslada toneladas de cocaína a Europa y un excéntrico prófugo en las sombras”, hablan de que Marset tiene tatuado en su mano derecha la sigla del “PCU” (Primer Cartel Uruguayo) y que está refugiado en África, lugar donde llega parte de la mercadería.

El acusado genera “contradicciones” porque anteriormente se presentó como futbolista, empresario y hasta cantante. Hoy, sin embargo, está acusado de ser el líder de una organización en Paraguay que actúa en la nueva ruta narco hacia Europa: la Hidrovía Paraná-Paraguay.

Según La Nación, por esa ruta se transportaron 27 toneladas de sustancia estupefaciente en los últimos dos años y aparece en los “bombardeos de droga” detectados meses atrás en Entre Ríos y Santa Fe. En tanto, la justicia paraguaya acusa al uruguayo de ser quien organizó la partida por la hidrovía de tres cargamentos por un total de 16 toneladas, descubiertos el año pasado en los puertos de Villeta (Paraguay), de Rotterdam (Holanda) y Amberes (Bélgica).

Además, en Argentina, Marset está acusado de manejar los hilos de la ruta fluvial, un cónclave para el transporte de todo tipo de mercancías. “Una hipótesis es que los bombardeos de cocaína que se detectaron en Concepción del Uruguay, Entre Ríos y Santa Fe, podrían tener como objetivo canalizar la droga por terminales portuarias de Rosario y Zárate-Campana. Pero en Argentina no se detectó ningún cargamento de cocaína suyo”, indica el artículo.

Donde comenzó todo, en Paraguay, están convencidos de que Marset tiene “aceitado” el tránsito narco tanto en ese país como en Argentina y Uruguay, y es catalogado como el “gerente de la hidrovía” por el jefe de los fiscales Antidrogas de Paraguay, Marco Alcaraz.

Además, para las autoridades paraguayas, el Primer Comando Capital (PCC) es el que aporta el territorio que domina en Paraguay y Bolivia para obtener la droga en el Chapare y en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. En esas dos localidades el kilo de cocaína tiene un valor de 2.500 dólares y el valor se duplica por diez cuando se ubica en el mercado europeo. Sin embargo, Paraguay pasó de ser el productor más importante de marihuana de Sudamérica a “concentrar la salida de la cocaína del continente”.

Marset está implicado en la investigación “Ultranza Py”, en la que se incautaron bienes por más de 100 millones de dólares, que era investigada por el fiscal de Crimen Organizado Marcelo Pecci, ultimado en las playas colombianas por sicarios. Uno de los autores del homicidio, detenido por la policía, confesó que recibió 530 mil dólares del PCC para ejecutar al fiscal, según consigna La Nación.

El PCC hoy es considerado como una “multinacional del crimen” porque maneja el territorio, las cárceles y también la logística, el eslabón que surte más dinero del narcotráfico. Para eso, tuvo que generar alianzas con mafias de Europa como la Corza y la ‘Ndrangheta, organización a la que estaba asociado Rocco Morabito, fugado de la ex Cárcel Central y detenido en las playas de Brasil.

Allan de Abreu, periodista de investigación de la revista Piauí, señala que la vía fluvial es “ampliamente utilizada” para transportar cocaína boliviana y peruana a Uruguay para que desde nuestro país migre a Europa. De hecho, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) advirtió sobre una presunta rearticulación del tráfico de cocaína en Sudamérica a través de la hidrovía.

Finalmente, la investigación afirma que hay preocupación por uno de los puntos débiles de la hidrovía, que son puertos privados. Allí, según dicen, hay una falta de escáneres. Por ejemplo, en Paraguay hay tres de estos, algo que hace imposible inspeccionar los contenedores que pasan por allí.


Te puede interesar Investigaciones contra el narcotráfico en Paraguay apuntan al Primer Cartel Uruguayo


\