Contenido creado por Santiago Magni
Política

Equilibrio natural

Ferreri: “La candidatura de Martínez colabora con equilibrios internos del Frente Amplio”

Entrevistado por Montevideo Portal, el suplente a la IM dijo que vislumbra “una relación de diálogo con el gobierno nacional” mas allá “del signo político”.

15.08.2020 10:46

Lectura: 15'

2020-08-15T10:46:00
Compartir en

Por Santiago Magni

Pablo Ferreri, suplente de Daniel Martínez a la Intendencia de Montevideo, cree que su titular tiene "un conocimiento profundo de los barrios" y "una gestión exitosa" en la comuna a sus espaldas, que le dan credenciales para ser reelecto. El exsubsecretario del Ministerio de Economía y Finanzas destaca lo hecho en los últimos cinco años por la IM, pero cree que hay que "dar un salto de calidad" en otras áreas y "mejorar la gestión en otras". "Hay que mejorar la recolección de residuos" y "el uso de los datos para potenciar a Montevideo como ciudad inteligente", afirmó.

Ferreri conversó con Montevideo Portal sobre las expectativas de un nuevo gobierno departamental del Frente Amplio, la relación con el gobierno nacional y los recortes presupuestales, entre otros temas.

¿En materia política dónde los encuentra la campaña?

En lo político es una campaña en la cual estamos muy entusiasmados. Vamos con uno de los tres y lo fundamental para nosotros es hacer un aporte al triunfo del Frente Amplio. Creemos que el FA tiene alta chance de ganar la elección. La única encuesta que vale es la del 27 de setiembre, no hay nada ganado hasta allí aunque parece que el FA corre con una buena ventaja con tres buenos candidatos. Tenemos un candidato que tiene a sus espaldas una gestión muy exitosa y una altísima valoración de la ciudadanía de su gestión. Vimos días atrás una aprobación récord de la gestión de Daniel Martínez, con una inversión histórica en obras de 800 millones de dólares que se logró hacer junto a una rebaja de impuestos y con haber obtenido superávit en las cuentas. Daniel tiene también un gran equipo alrededor y creemos que podemos aspirar a hacer una gran gestión orientada con lineamientos y argumentos políticos. No es gestión por gestión, sino que cuando uno ve las obras que se realizaron en Montevideo tienen un fundamento de estar en los lugares donde más lo necesitan. Sobre todo en esos lugares en donde la gente tiene más necesidades para que se contribuya a igualar el punto de partida. Es gestión orientada a determinados principios éticos y políticos. También junto con eso es importante para los equilibrios del FA la candidatura de Daniel y los sectores que lo acompañan. Hay tres candidaturas, muy buenas ellas, que representan espacios políticos distintos. Por un lado, Carolina Cosse, que cuenta con el respaldo del sector de Constanza Moreira, del Partido Comunista, del Partido Socialista, del Partido por la Victoria del Pueblo, entre otros sectores. Por otro, Álvaro Villar, que tiene el respaldo del Movimiento de Participación Popular, del sector de Mario Bergara y otros espacios. Creemos que estamos en un espacio tan importante como los otros y es necesario que todos los sectores tengan un peso relevante, por eso es clave que la candidatura de Daniel triunfe para colaborar con esos equilibrios que en definitiva generan la unidad de la diversidad.

¿Qué te llevó a ir a buscar a Martínez en enero y dejar de lado la aspiración de ser candidato a intendente de Montevideo?

Yo tenía una aspiración personal de ser candidato y ser intendente. Creo que las aspiraciones personales nunca pueden estar por delante de un proyecto político. Creo que para dotar de la mayor potencia a la candidatura de este espacio para contribuir a los equilibrios del Frente Amplio es necesario contar con el mayor potencial posible. Claramente por su carrera, su acumulación política y sus gestión exitosa Daniel Martínez dota de más potencia electoral a la que yo podía aportar. Mi humilde granito de arena para poder construir esto fue dar un paso al costado y convocar a Daniel para que nos represente. Hoy después de haber tomado esa decisión me reafirmo en que fue una decisión correcta. Viendo recorrer los barrios a Daniel, viendo su contacto con la gente, la cercanía que tiene y la forma en la que conoce Montevideo, lo digo esto con mucho respeto por los demás candidatos, pero el conocimiento profundo de los barrios, de los habitantes de Montevideo y haberla recorrido por 30 años le da un diferencial muy importante para la campaña y para gobernar Montevideo.

¿Qué otros aspectos diferencian a Martínez de los demás candidatos a la IM?

Sus principales diferenciales son: el profundísimo conocimiento de Montevideo, la gestión exitosa, que sea una candidatura que colabora a los equilibrios internos del Frente Amplio, su enorme empatía con la gente y la capacidad de formar equipos de trabajo que funcionen de forma armónica y comprometida. Cuando uno va viendo todos los temas que involucran a la gestión municipal ve cómo se han dado avances muy importantes y eso se ha hecho con una lógica de trabajo en equipo, rompiendo chacras y haciendo un trabajo transversal de áreas. Que eso haya ocurrido de una manera exitosa en una organización tan grande como la intendencia habla de una capacidad de convencer realmente importante.

¿Qué cosas se han hecho bien y deben continuar y cuáles se deben mejorar?

Un departamento como Montevideo no es algo estático, sino un "ser vivo" que está en permanente cambio y evolución. Por lo tanto, no solo hay que corregir y mejorar las cosas que no se hicieron bien, que las hay, sino aquellas cosas que han sido exitosas, pero hay que replantearse cuestiones ahí también porque las necesidades y la realidad van cambiando. Yo lo dividiría en tres cosas, aspectos a mejorar, donde se hicieron bien las cosas, pero hay que dar un nuevo salto y aspectos que cambiaron en función de esta nueva realidad. Cosas que hay que mejorar creo que claramente está el tema de la recolección de residuos. Ha tenido mejoras en la recolección, pero hay que darle una mirada más integral y atender todo el ciclo de la gestión integral de residuos que no comienza en la recolección, sino que comienza con la clasificación en domicilio de los distintos tipos de residuo. Se ha hecho una inversión muy fuerte en camiones y contenedores, también se debe trabajar en la disposición final de los residuos. Con respecto a cosas donde se han dado mejoras notorias y hay que seguir avanzando un ejemplo tiene que ver con infraestructura pública. Me refiero a vialidad y los espacios de convivencia, ya que ahí también hay que seguir promoviendo mejoras en infraestructura vial y continuar con obras que ya se han hecho en este período. Por ejemplo, el Centro Cultural Crece de Flor de Maroñas, la plaza Débora Céspedes en el Cerro, la plaza del Parque Capurro. Uno ve que cuando se construyen espacios de calidad la gente se apropia, vale la pena agarrar el auto agarrar el auto y recorrer algunas de esas obras porque se ve que realmente la gente usa esos espacios. Es impresionante la cantidad de gente que va a esos lugares. Hay que continuar con obras integradoras y de calidad, y otras infraestructuras en esa línea.

Otro aspecto central es el de la movilidad y el transporte público. Creo que hay que hacer un fuerte énfasis en el transporte público en combinación con una más fuerte promoción de medios de transporte activos, como por ejemplo la bicicleta, y privilegiar a ambos por sobre los vehículos. La flota de ómnibus de Montevideo ha mejorado enormemente, hoy el promedio de antigüedad de los ómnibus de Montevideo es de ocho años. Es la flota más moderna en la historia de Montevideo, con cambios de comodidades, ya que hay un porcentaje importante de ómnibus que ya tienen piso bajo, métodos de acondicionamiento de la temperatura, se han modernizado los métodos de pago. Hoy se puede pagar con la STM (Sistema de Transporte Metropolitano) el boleto, eso alcanzó niveles mayores al 70%, lo cual es muy bueno. Hay que incorporar a los ómnibus suburbanos a la STM y hay que incorporar otros medios de pago. Hay que incorporar tecnología para que, por ejemplo, uno pueda ir con una tarjeta de débito y con eso pagar también el boleto o por ejemplo, que con esa tarjeta STM se pueda pagar el alquiler de una bicicleta que forme parte de una red pública de bicicletas. Son cosas que creo están buenas y en las cuales habría que avanzar. También hay que seguir llevando líneas cortas que lleguen a zonas donde hoy no llega el transporte porque las grandes líneas no pasan por ahí. En el transporte activo hay que conectar toda la red de bicisendas que se hicieron para que quede la malla y además extenderla. Un punto en donde se ha hecho mucha cosa es lo que tiene que ver con hacer una ciudad inteligente, ya que Montevideo está catalogada como una de las ciudades más inteligentes de América Latina, pero hay mucho para hacer. Se han instalado centros de gestión de movilidad, el centro de monitoreo urbano, se instalaron videocámaras fiscalizadoras y eso han mejorado la performance en cuanto a muertes por accidentes viales. Hoy la intendencia tiene toneladas de datos en el centro de monitoreo urbano se hace un uso extensivo de los mismos, pero para otros fines todavía hay mucho para avanzar en el manejo de esos datos. Tiene que ver con el monitoreo de los contenedores, de la formación de basurales, el monitoreo de la flota de vehículos de la intendencia, de los recursos humanos. Hay datos para aprovechar de una manera intensiva y poder gestionar mejor. Hoy tenés una aplicación que te dice a qué hora pasa el ómnibus que te vas a tomar. Pero, por qué no pensar en una aplicación que cuando vos estés caminando por una determinada zona sea proactiva y te indique que tenés determinados servicios cerca. Ya no ponerlo solo a disposición de los ciudadanos, sino que sea proactivo. Ese paso hay que comenzar a darlo.

¿Qué propuestas se vieron modificadas a raíz de la pandemia?

Otro tema que va a ser fundamental atendiendo esta nueva realidad va a ser colaborar en la generación de empleo. Hoy el trabajo y la seguridad son las dos preocupaciones más importantes de la gente por lejos, más después de la crisis que se está generando. Con un gobierno nacional que está recortando los aportes en materia de políticas sociales, pautas salariales donde se va a bajar el salario real, con medidas recesivas en cuanto a las medidas económicas que se están tomando. Más allá de la valoración de si está bien o mal, un recorte del 15% en el presupuesto público tiene efectos recesivos en la economía. La colaboración de empleo tiene dos vertientes, una es la generación de empleo directo o indirecto por la intendencia. Ahí hay que poner el énfasis en programas dirigidos para jóvenes, o mujeres jefas de hogar. Eso puede ayudar a mucha gente a tener sus primeras experiencias laborales o cambiarles la vida, pero es acotado. Por lo tanto, la otra vertiente es muy importante y es lo que tiene que ver con la promoción de inversiones en el departamento. Montevideo tiene que dar un salto de calidad en la formación de una agencia de inversiones, tiene una oficina que funciona bien pero hay que generar algo más potente y que sea más proactiva. Que colabore con aquellos inversores que ya tomaron la decisión de invertir, pero que vaya a buscar y convencer a los que todavía no tomaron la decisión y después ayudarlos en todo el proceso para la concreción de la inversión Hay que hacer una suerte del muy buen trabajo que se hizo en Uruguay XXI, salvando las distancias porque son distintos, de alguna manera con una escala departamental.
Hay muchas cosas en las cuales colaborar con el gobierno nacional de manera profunda, como la erradicación de asentamientos y la construcción de viviendas, donde la intendencia pone terrenos y hace las regularizaciones. Hay una parte importante del dinero que se pone para la construcción que lo hace el Ministerio de Vivienda y ahí hay que continuar generando sinergias positivas. Es posible trabajar en conjunto entre el gobierno departamental y el nacional, más allá del signo político. Hay que poner en el foco a la gente. Podemos colaborar en temas de seguridad, porque no es solo el patrullero que es fundamental, sino que la seguridad tiene que ver con buena iluminación, espacios públicos cuidados. Ahí hay una interacción entre gobierno nacional y departamental que es fundamental.

¿Cómo vislumbrás la relación con el gobierno nacional?

Espero que el gobierno nacional actúe como ha actuado el Frente Amplio. En 15 años de gobiernos frenteamplistas la relación con el Congreso de Intendentes y con todas las intendencias fue muy buena, reconocida por los intendentes de todos los partidos políticos. Más allá de quienes gobernaron en cada departamento durante 15 años el presupuesto destinado a las intendencias no paró de crecer y se pagaba religiosamente en fecha. Esperamos que eso ocurra. Aunque ya vimos que por ejemplo los 100 millones de dólares del Fondo de Infraestructura Metropolitano que le tocaron en el período pasado a Montevideo no está previsto darlos en este momento. La propuesta que la Oficina de Planeamiento y Presupuesto hace a las intendencias implica un recorte de aproximadamente un 40% en los recursos destinados a los municipios, que es el nivel de gobierno más cercano a la gente. Nos extraña que en un gobierno del Partido Nacional, que siempre ha sido muy defensor e impulsor de la descentralización, haya un recorte de esta magnitud en los municipios. Hay que apelar al republicanismo de todas las partes y estoy convenido que va a haber un buen diálogo con el gobierno nacional, más allá de los distintos colores políticos. No tomo como palabras de todo el gobierno las expresiones de Laura Raffo, que creo que fueron tremendamente desafortunadas, de decir que solo ella podía asegurar un buen relacionamiento con el gobierno nacional. Porque eso sería hablar muy mal del presidente y su Consejo de Ministros, yo no creo en eso.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de cara a la votación del presupuesto?

Yo lo que veo es que hasta ahora se sigue insistiendo con un recorte generalizado del 15% en función de la ejecución del 2019. Cuando uno recorta todo por igual lo que está haciendo es aplicar una motosierra que denota que no hay prioridades establecidas. Cuando uno no tiene prioridades no tiene rumbo y eso en materia política-económica es lo más complicado, cuando uno no le dice a los agentes económicos cuál es su rumbo. Si uno no tiene prioridades es difícil saber para dónde va un gobierno. En estos días se dijo que las prioridades iban a ser vivienda y educación, habrá que ver cuáles son los presupuestos destinados. Porque ¿qué implica? ¿Qué son prioridades pero se les recorta menos? ¿O se va a poner más plata en la educación? Lo cual me parece muy bueno, veamos si eso es así. Ese recorte generalizado por lo que han dicho las autoridades ha llegado para quedarse y cuesta creer que se siga para adelante con ese recorte destinado para la Universidad de la República. Un tema que me preocupa particularmente, sobre todo cuando vemos las proporciones de la población que están en la pobreza es el presupuesto para infancia y adolescencia. Son los sectores que deberían tener mayor énfasis, porque ahí está concentrada la mayor cantidad de pobreza en el Uruguay y es lo que además hipoteca el futuro. Esto debería ir de la mano con algo que empieza a tomar rodaje y espero pueda llegar a buen puerto. Porque ese es el componente fundamental de la explicación del déficit fiscal en Uruguay y lo que realmente mueve la aguja. A mí me llama la atención ver cómo se cierran temporalmente las ventanillas de la ANII cuando en realidad eso no mueve la aguja en términos de presupuesto público nacional y sí lo hace la seguridad social. La seguridad social implica un déficit para Uruguay de entre 6 y 7 puntos del PBI. Hay un componente fuerte de déficit fiscal ahí que debe ser atendido. No para dejarlo en cero, sí para mitigar el efecto.

Se habló mucho de una parte del programa del FA que habla de "enfrentar" al gobierno nacional. ¿Ese debe ser el camino?

El programa está para cumplirse en cuanto a las propuestas que hace. Cada candidato va a poner sus énfasis personales, pero hay un programa común que creo hay que respetar y es muy bueno. Con respecto al párrafo que se utilizaba, era un párrafo de introducción y se hablaba de lo que son estas políticas de recorte que se están aplicando con motosierra afectando bienes y servicios públicos esenciales. Tenía más que ver con una concepción conceptual e introductoria y no con el programa de gestión de gobierno. Creo que hubo cierta picardía política al utilizar eso fuera de contexto. Tanto en el caso de Daniel como el equipo que lo acompaña la apuesta es al diálogo porque acá no es un partido de fútbol Peñarol o Nacional. Son distintas fuerzas políticas que están para gobernar a nivel nacional y departamental priorizando los problemas de la gente. Si lo que ponemos en el centro no son las afiliaciones políticas sino los problemas de la gente siempre va a haber espacios para dialogar y buscar consensos. Estamos convencidos de eso.

 

Por Santiago Magni


Te puede interesar Daniel Martínez: “En la coalición de gobierno prevalece una visión neoliberal”