Política

Ganaba a las risas

30 años después, repasamos la campaña política de Pinchinatti, "el hijo de pueblo"

"Hoy también sería un éxito. El aburrimiento hacia las propuestas políticas sigue siendo el mismo", contó Julio Frade a Montevideo Portal. Repasamos aquel histórico acto en el Palacio Peñarol
21.05.2019 12:51
2019-05-21T12:51:00
Compartir en

En los últimos años todos hablan de los "outsiders" de la política, un fenómeno creciente que surge como producto de la falta de credibilidad del sistema político o el agotamiento de las figuras tradicionales.

El ascenso de Donald Trump es el ejemplo más emblemático que se usa para graficar este descreimiento, pero hay otros casos, como el del exfutbolista liberiano George Weah o el comediante ucraniano Volodimir Zelensk. En Uruguay, la aparición de Juan Sartori y su éxito en tan poco tiempo demostró que también había un vacío para ocupar, o al menos un hartazgo con los estereotipos del político tradicional.

30 años atrás, sin embargo, un outsider verdadero pero sin pretensiones de lograr otra cosa que hacer reír se convirtió en un fenómeno de masas en Uruguay. Tanto, que asustó a sus propios creadores.

En nuestro ciclo de repaso de viejas campañas, recordamos los videos de Pinchinatti, "el hijo del pueblo", el político encarnado por el comediante Ricardo Espalter en Decalegrón. Pasaron 30 años desde que el "putismo" (ideología derivada del PUT, Partido Unificado de los Trabajadores) se convirtiera en un fenómeno popular, pero su vigencia está intacta.

Hace poco, la ministra María Julia Muñoz aseguró al semanario Búsqueda que Juan Sartori y sus promesas le hacían recordar a Pinchinatti." Me causa mucha gracia, qué querés que diga", afirmó. El personaje de Espalter supo llenar el Palacio Peñarol con su acto final, la culminación de un proceso que comenzó con tremendo éxito en Decalegrón y se desarrolló con varias participaciones públicas.

Juli Frade, uno de los humoristas que integraba Decalegrón, dijo a Montevideo Portal que la idea surgió en la mesa de trabajo colectivo, en la que se lanzaban ideas para el programa. "Queríamos hacer un candidato diferente para el proceso electoral del 89 y así surgió Pinchinatti, un político que tenía ideas absolutamente de vanguardia, pero una vanguardia bastante cómica", recordó el músico y humorista.

"Cuando haya paro en el transporte, pondremos todos los autos oficiales al servicio de la población. El auto del presidente hará el recorrido de la línea 125 para que vean que Pinchinatti es un hijo del pueblo", prometía aquel personaje. Frade reconoce que Pinchinatti tenía algo de Domingo Tortorelli, político conocido por sus promesas absurdas en las elecciones de 1942, aunque aggiornadas. En este caso el personaje usaba la demagogia para explotar el descreimiento de la gente en los políticos pero también jugaba mucho con los estereotipos del país y la población.

Pero Pinchinatti no se quedó solo en un sketch. "A medida que avanzaba la idea fuimos generando otros espacios. Arriba de una chata hicimos un estrado en la Plaza de Bomberos y todas las semanas, los lunes, hablaba Pinchinatti. Y cada vez iba más gente", recuerda Frade.

De hecho, iba más gente a ver a Pinchinatti que a los políticos de aquella campaña. Su jingle, incluso, era más pegadizo. Como el propio Frade tararea: "Pinchinatti también tiene madre, Pinchinatti también tiene fe, Pinchinatti, un hijo de pueblo, Pinchinatti crece, yo lo sigo a él".

Una de las propuestas más recordadas de Pinchinatti era la de convertir a Uruguay en "la gran oficina pública de América Latina". "Todos los uruguayos pasarán a ser empleados públicos y se dedicarán a administrar servicios" del resto del continente, afirmaba.

Frade recuerda que a nivel deportivo, Pinchinatti lamentaba que los dirigentes vendieran a todos los jóvenes futbolistas porque necesitaban ingresos, y por ello anunciaba que en su presidencia solo se permitiría vender dirigentes, en vez de futbolistas. "La gente aplaudía, era un delirio aquello ", acota.

Un chiste serio

El acto de proclamación de Pinchinatti demostró que el elenco había conectado con algo más profundo que el humor. "Fue un domingo a las tres de la tarde en el Palacio Peñarol, con entrada libre. Estaba totalmente lleno y quedaron mil personas afuera. Iban con pancartas que hacían ellos y tenían avisos de Pinchinatti por todos lados. Nosotros no habíamos hecho nada de eso, no organizamos nada. Los vendedores ambulantes vendían merchandising de Pinchinatti, hecho por ellos. Todo lo hacía la misma gente", explica Frade a Montevideo Portal.

Para el músico, el éxito se debía a que la población "estaba cansada de las promesas políticas", y participabade esta broma colectiva". Pero al final, los creadores sintieron que la broma podía tener consecuencias negativas.

"En la semana previa a las elecciones tuvimos que salir a hablar en serio. Pinchinatti se saca el bigote, se convierte en Espalter y dice que era una broma y que no fueran a poner en las urnas el voto a Pinchinatti. Pero aún así los hubo", dice.

En el mensaje "políticamente correcto" (nunca mejor dicho) del final, Espalter y equipo recordaban que "una elección es cosa seria". "Como descontamos que nuestro pueblo es inteligente, descontamos que nadie va a votar a Pinchinatti creyendo que es un candidato real, porque Pinchinatti es solo un personaje creado para divertir y divertirnos juntos. Por eso, y hasta después de la elección, vamos a hacer que Pinchinatti vuelva a ser Espalter", decía el actor, llamando a la gente a ser responsable a la hora de elegir a los gobernantes.

Frade asegura que nadie les pidió que grabaran aquel mensaje. "Nos dimos cuenta de que si no lo aclarábamos iba a haber mucha gente que iba a votar a Pinchinatti en serio", explica.

El susto despertó al mamado

El propio Espalter recordó que el chiste, que se fue de proporciones, no le caía en gracia al sistema político y a los medios que dependían de él. "En mi casa tuve a ocho sicólogos interesados en saber a qué se debía el fenómeno y concluyeron que hay una enorme desilusión con los políticos y apareció un tipo, padre de familia, honrado, y se generó todo el asunto", contó a La República en el 2002. Después de los actos, cuando volvía al canal, llegaban los reclamos. "Enseguida me llamaban ‘de arriba' y me decían de todo: ‘Vos estás loco, cómo vas a decir eso, cómo te vas a meter con eso...' y yo ponía cara de desgraciado", explicó al diario.

Frade, sin embargo, no recuerda que hubiera presiones por parte de los políticos o del canal. "Nunca nos pasó. Los políticos sabían que era una broma y todos lo tomaron así. La gente apoyaba a muerte porque estaba cansada de las promesas que luego no se cumplen". ¿Tendría éxito hoy Pinchinatti, teniendo en cuenta cómo viene la campaña? "Absolutamente", responde Frade. "Sería ideal hacerlo en estas elecciones, pero ya no quedan aquellos grandes del humor", agrega. "El aburrimiento hacia las propuestas políticas sigue siendo el mismo. Es que realmente los políticos prometen cosas antes de las elecciones que después no pueden cumplir ni de casualidad", señal.

Espalter repetía que Pinchinatti "es el hombre que dice la verdad, que se compromete". Se quejaba del aumento de combustible del Gobierno, para luego prometer reparto de nafta y querosén en camiones cisterna. Aludía a lo que cobraban los legisladores y también sugería que de no ser políticos todos estarían engrosando el seguro de paro.

Frade también recuerda que a la hora de hacer los libretos se basaban en lo que veían en la campaña política uruguaya de aquel año (que ya repasamos en esta nota), además de aquellas propuestas de Tortorelli, como las canillas de leche en las calles.

Pasaron 30 años, pero Frade asegura que la gente sigue recordando tanto aquel personaje como El Chicho (un sketch que hacía junto a Enrique Almada que se burlaba abiertamente de las ideas de la dictadura). "Con El Chicho llegamos a tener 70 puntos de rating los lunes. Tan así que Ibope decía que si los demás canales estuvieran apagados daba lo mismo", afirma. Que la gente recuerde más a Pinchinatti que a algunos de los candidatos reales del 89 dice bastante, tanto sobre los humoristas como sobre los políticos. Repasamos la campaña gracias al aporte invalorable de los usuarios de Youtube


Te puede interesar Una mirada a la campaña del 89, con muchas caras conocidas y jingles históricos