Contenido creado por Alejo Piazza
Judiciales

Se armó debate

¿Se viola la independencia técnica de Raúl Iglesias? La visión del fiscal Carlos Negro

El fiscal Especializado en Crimen Organizado citó al exfiscal y catedrático Miguel Langón y opinó sobre la discusión.

25.05.2022 19:47

Lectura: 4'

2022-05-25T19:47:00
Compartir en

Montevideo Portal

Tras el pedido de investigación que hizo el fiscal de Corte subrogante, Juan Gómez, al Departamento de Políticas Públicas por el archivo de 300 causas de delitos sexuales por el fiscal de 4to. Turno, Raúl Iglesias, situación denunciada por la Intersocial Feminista, se desató un debate sobre la independencia técnica de cada fiscal que trabaja bajo la órbita de la Fiscalía General de la Nación.

En este sentido, la Asociación de Abogados Penalistas del Uruguay (AAPU) publicaron una carta dirigida a Gómez en la que manifestaron “preocupación” por algunas acciones tomadas por el ministerio público ante las diferentes “organizaciones, grupos de presión u operadores”, que están siendo “admitidas” por la Fiscalía. Asimismo —señalan— estas decisiones podrían afectar la “independencia técnica”, consagrada en el artículo 5 de la ley 19.483.

Los fiscales gozarán de independencia técnica en el ejercicio de sus funciones, la que consiste en el derecho a no recibir órdenes ni recomendaciones de parte de ningún jerarca de la institución ni autoridad ajena a la misma, para proceder de una determinada manera en cada caso concreto”, señala el nombrado artículo.

Sin embargo, aparecieron otros actores que se manifestaron al respecto, en este caso, homólogos de Iglesias, pero que trabajan en otro tipos de delitos. El fiscal Carlos Negro, magistrado penal Especializado en Crimen Organizado, se refirió al tema y dijo que cuando se habla de independencia técnica de los fiscales siempre recuerda al catedrático fiscal y procurador del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) Miguel Langón.

El magistrado citó un fragmento del texto de Langón, que menciona que el fiscal de Corte es el “jefe del servicio” y “debe poder dar instrucciones”, tanto generales como también particulares, y que no puede ser que para los representantes de una sociedad “lo que es delito en un lugar, deje de serlo en otro por diferentes interpretadores de los operadores”, es decir, de cada fiscal.

“Este es un asunto de gran trascendencia donde hasta se podría dar cabida al derecho de avocación del caso por el superior, con transparencia y publicidad, para que haya un máximo responsable de lo que se haga y no quedar al criterio, cambiante y variable de los diferentes operadores. Este tipo de soluciones se pueden instrumentar de diversas maneras que sería fatigoso detallar aquí, desde que el asunto lo asuma el propio jerarca hasta que lo pase a un Fiscal Nacional o a un Fiscal de Cámara, si es que se crean estos magistrados, para actuar ante los tribunales superiores de justicia”, añadió.

Finalmente, Negro dijo que, por ello, si bien la solución legal uruguaya es una “mixtura entre principios de unidad y de independencia técnica”, no se puede perder de vista que, en todo caso, “los distintos somos nosotros en el concierto de países con sistemas acusatorios”.

Asimismo, dentro de la ley 19.483, también se encuentra consignado el principio de jerarquía en su artículo 6. Allí se habla de que la Fiscalía General de la Nación es una “organización jerárquica, cuya máxima autoridad es el fiscal de Corte y procurador general de la Nación”. “Cada superior jerárquico controlará el desempeño de quienes actúan bajo su dependencia”, agrega la ley.

Montevideo Portal