Contenido creado por Martín Otheguy
Locales

Zar Cov 2

¿Por qué Casmu quiere contratar la vacuna rusa, que no está en los planes del Gobierno?

La mutualista apunta a quienes no están en poblaciones de riesgo, para que puedan recibir la vacuna antes de lo previsto.

24.11.2020 13:28

Lectura: 5'

2020-11-24T13:28:00
Compartir en

La semana pasada se supo que la mutualista Casmu reservó dosis de la vacuna rusa Sputnik V, según informó Búsqueda.

El semanario narró que la dirección del Casmu se reunió con representantes del gobierno ruso y francés, decidiéndose finalmente por la vacuna Sputnik (más allá de que aún no fue validada).

Aunque esta reserva de "derechos" le asegura a la prestadora dosis de la vacuna, se necesita la autorización del Ministerio de Salud Pública (el trámite ya fue iniciado por el Casmu).

La noticia tomó por sorpresa a algunos actores del sistema político y de la salud. Por ejemplo, al propio Ministerio de Salud Pública, que tras el anuncio decidió sacar un comunicado que se vio como respuesta a la mutualista.

Sobre el final del comunicado, el MSP recuerda que "la centralización de las estrategias de vacunación, con rectoría del MSP, brinda el respaldo necesario de confiabilidad para la población".

"El Ministerio de Salud Pública, a través de su Programa Nacional de Vacunaciones, es el encargado de garantizar el acceso universal y gratuito de la vacuna, en poblaciones priorizadas, así como lo hace para el resto de las vacunas incluidas en el Esquema Nacional (...) De esta forma se garantiza que el país tendrá acceso a vacunas de calidad, eficacia y seguridad comprobadas", señalaba.

Uruguay adhirió a la estrategia de compra denominada COVAX que es liderada por la OPS/OMS y la Alianza Internacional de acceso a vacunas (GAVI). En el mes de octubre se firmó el compromiso de participación en dicho mecanismo junto a todos los países de América Latina y se realizó el primer pago. Esto implica que los países invierten en un paquete de, al menos, nueve vacunas en diferentes etapas de desarrollo, entre las que no está la Sputnik.

La vacuna rusa generó algunos recelos en la comunidad científica por la rapidez con la que se superaron algunas fases de su desarrollo y por la falta de datos sobre los estudios.

¿Por qué entonces Casmu se decidió por reservar las dosis de esta vacuna, teniendo en cuenta que no se encuentra dentro del mecanismo COVAX y que el MSP anunció que habrá vacunación gratuita para la población?

Desde Rusia con amor

Según supo Montevideo Portal en base a información del equipo que trabaja en la vacuna, al Casmu le surgió una "oportunidad" tras establecer contactos con el Fondo Ruso de Inversión Directa por otros asuntos vinculados a la salud. El Fondo ofreció la posibilidad de acceder a estas vacunas y el tema fue sometido al análisis del equipo de especialistas en epidemiología del Casmu.

Se realizaron tres reuniones en Zoom entre los especialistas de la mutualista e investigadores del equipo que trabaja en la vacuna y se accedió a información detallada al respecto.

Como elementos positivos, se valoró que la Sputnik V trabaja en base a una plataforma probada basada en vectores adenovirales humanos (la vacuna de Oxford y AstraZeneca utiliza como vector un adenovirus de chimpancé, por ejemplo) y que además se basó en un trabajo previo del Centro Gamaleya contra el ébola y el Middle East Respiratory Syndrome (MERS), lo que aceleró los procesos de las fases 1 y 2.

En 2017, el Centro Gamaleya recibió una patente internacional por su vacuna contra el ébola, que fue probada en Guinea.

"Es la vacuna que prometía más entre las estudiadas", dijo una fuente del equipo del Casmu a Montevideo Portal. Los investigadores destacaron también que se almacena a 18 o 20 grados bajo cero (la de Pfizer, por ejemplo, necesita -80 grados), lo que facilita su traslado. Para tener una visión independiente, se contrató al infectólogo Eduardo Savio para que asesore a la institución y dé su veredicto al respecto.

La mutualista, además, consideraba importante tener acceso a vacunas más allá de lo anunciado por el Ministerio de Salud Pública, para asegurarle a sus afiliados su disponibilidad. Destacaron que el Gobierno, en una estrategia similar a la de la gripe, reservó 750.000 dosis de vacunas y que la prioridad la tendrán los grupos de riesgo.

"Quienes no están en esos grupos pueden quedar rezagados a la hora de recibir la vacuna. Pensemos, por ejemplo, en personas jóvenes que quieren o necesitan viajar y que de esta forma pueden presentar un certificado que demuestra que recibieron una vacuna eficaz", señalaron las fuentes.

Resaltaron además que solo se hizo una reserva y que las vacunas se comprarán si son autorizadas por el MSP (y por lo tanto por la OMS) y si el equipo de especialistas de Casmu les da el visto bueno tras comprobar su seguridad y eficacia.

Desde Casmu destacaron que esta iniciativa no tuvo como objetivo pasar por arriba de los planes de Gobierno con la vacuna y que se trata de algo complementario. Además, apuntaron que la reacción del Ministerio de Salud Pública pudo deberse a que se vieron "apurados políticamente" por el anuncio del Casmu, pero que no fue esa la intención de la institución.