Salud

El remedio adecuado

Inteligencia artificial podría ayudar a personalizar antidepresivos

Elegir el antidepresivo adecuado para una persona deprimida puede ser azaroso.

13.02.2020 11:47

Lectura: 4'

2020-02-13T11:47:00
Compartir en

Los investigadores introducen información de las señales eléctricas del cerebro en un programa computarizado que aprende de forma constante. Basándose en la actividad cerebral, la tecnología de IA ayudó a predecir si un antidepresivo ayudaría o no a tratar la depresión de una persona en particular.

Hasta ahora, la nueva tecnología solo se ha evaluado con un tipo de antidepresivo, la sertralina (Zoloft). Pero los investigadores creen que será útil para otros tipos de antidepresivos. También esperan que pueda predecir qué tan bien podrían funcionar otros tipos de tratamientos para la depresión, como la estimulación magnética transcraneal.

"Ahora mismo en la psiquiatría, cuando atendemos a un paciente con depresión, tenemos muy poca idea de cuál será el tratamiento más efectivo. Entonces comenzamos el tratamiento en modo ensayo y error, lo que puede conducir a mucha frustración", explicó el autor sénior del estudio, el Dr. Amit Etkin, profesor de psiquiatría de la Universidad de Stanford, en California. Actualmente, Etkin está de licencia de la Stanford para trabajar en el desarrollo de esta tecnología como director ejecutivo de una compañía llamada Alto Neuroscience.

"No es que los antidepresivos no funcionen bien. Algunos funcionan extremadamente bien. Una prueba objetiva podría ayudar a cerrar la laguna al saber cuáles tratamientos son efectivos y en quiénes serán efectivos", aseguró Etkin en declaraciones recogidas por la reportera especializada Serena Gordon, en un artículo que publica healthDay News.

Aunque en general la depresión se considera como una sola enfermedad, los profesionales de la salud reconocen cada vez más que hay distintos tipos de depresión. Y de forma muy parecida a un fármaco que trata un tipo de cáncer de mama pero que no funciona bien en otro tipo, Etkin señaló que las personas "no deben pensar en los antidepresivos como una cura universal".

La nueva tecnología utiliza una prueba fácilmente disponible y de bajo costo llamada electroencefalograma (EEG). Durante un EEG, se colocan electrodos por toda la cabeza. Esos electrodos miden la actividad eléctrica del cerebro. Para el paciente, es similar a que le midan la actividad eléctrica del corazón con un electrocardiograma (EEK).

Los investigadores apuntaron que en las dos últimas décadas, la investigación ha sugerido que un EEG se puede usar para predecir las diferencias en la depresión. Combinaron los hallazgos del EEG con un sofisticado programa de computadora que aprende cómo cada tipo de depresión responde a un fármaco en particular.

El estudio actual incluyó a más de 300 pacientes con depresión. Se asignaron al azar a recibir sertralina o un placebo. Todos los participantes se sometieron a un EEG antes de iniciar el medicamento o el placebo.

Etkin señaló que "la herramienta de IA fue bastante efectiva" al predecir a cuáles pacientes les iría bien con el medicamento.

Comentó que el próximo paso es ver cómo le va a la herramienta de IA con otros antidepresivos y con otros tipos de tratamiento para la depresión.

Etkin añadió que contar con una prueba médica objetiva podría ayudar a eliminar el estigma que rodea a la depresión.

Los hallazgos aparecen en la edición del 10 de febrero de la revista Nature Biotechnology.

La Dra. Shawna Newman es directora de psiquiatría pediátrica y adolescente del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, y no participó en la investigación. "La meta del estudio es ilustrar un método 'basado en la biología' y objetivo para el tratamiento de una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo", comentó.

"La capacidad de dirigir el tratamiento de la depresión de una forma constante y efectiva con resultados predecibles podría cambiar profundamente no solo la trayectoria de una enfermedad, sino también potencialmente alterar la percepción que tenemos de la enfermedad en sí", anotó Newman.

El Dr. Scott Krakower, psiquiatra del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, también revisó el estudio. "Aunque el estudio actual tuvo limitaciones, lo que está claro es que es otro paso hacia la integración de la biotecnología en el campo de la psiquiatría", dijo.

Krakower observó que los pacientes con depresión con frecuencia tienen que probar múltiples medicamentos antes de obtener algún alivio para su depresión. "Un EEG es una estrategia sencilla y relativamente rentable que podría resultar muy beneficiosa a largo plazo", añadió.