Salud

Cristal hipnótico

Demasiado tiempo ante pantallas podría retrasar habilidades lingüísticas en niños

Así lo sugiere una revisión a 42 estudios, con un total de casi 19.000 niños menores de 12 años.

26.03.2020 12:12

Lectura: 5'

2020-03-26T12:12:00
Compartir en

Todo el mundo está pegado a algún tipo de medio de comunicación en estos días, pero, en los niños pequeños, ese tiempo de pantalla podría retrasar o limitar sus habilidades lingüísticas, sugiere una nueva revisión de la investigación.

"Nuestros hallazgos son de verdad coherentes con las directrices de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics [AAP]), y la conclusión es que los niños deben usar las pantallas con moderación, y los padres deben intentar priorizar el uso conjunto de las pantallas con sus hijos", señaló la autora principal del estudio, Sheri Madigan, experta en desarrollo infantil de la Universidad de Calgary en Alberta, Canadá.

Madigan también anotó que, en los niños menores de 2 años, pasar cualquier tiempo de pantalla tiene poco beneficio, ni siquiera el uso educativo.

"La mayor parte del aprendizaje del lenguaje [en los niños más pequeños] proviene de que los cuidadores hablen con los niños. Se conoce como una interacción de servir y devolver, y es entonces cuando los niños más aprenden el lenguaje", aseguró en declaraciones recogidas por la reportera especializada Serena Gordon, en un artículo publicado en HealthDay News.


¿Qué es una interacción de servir y devolver? Piense en un niño muy pequeño que se emociona cuando ve a un perro. El padre nota ese entusiasmo, y dice "Sí, es un perro. Perro". Esa sencilla acción ayuda al niño a aprender el lenguaje, pero las pantallas no proveen la misma respuesta al interés de un niño.

Sin embargo, la revisión de Madigan encontró que la programación educativa se asoció con un desarrollo más fuerte del lenguaje en los niños de a partir de 2 años. Pero dijo que la calidad del contenido es realmente importante, y que programas como "Sesame Street" o "Dora the Explorer", que pausan y permiten que los niños respondan, son probablemente mejores para fomentar las habilidades lingüísticas.

E, idealmente, dijo Madigan, los padres verán los mismos programas con sus hijos y ayudarán a reforzar parte de lo que estén aprendiendo.

La revisión también encontró que dejar la televisión encendida de fondo pareció tener un efecto nocivo en el desarrollo lingüístico de los pequeños.

Los investigadores revisaron la literatura médica, buscando estudios sobre el tiempo de pantalla y el desarrollo lingüístico de los niños desde 1960 hasta marzo de 2019. Al final, la revisión incluyó a 42 estudios, con un total de casi 19,000 niños menores de 12 años. Solo dos estudios incluyeron a los dispositivos móviles. Muchos se enfocaron en el uso de la televisión, comentó Madigan.

La revisión encontró una fuerte asociación entre un mayor tiempo de pantalla y unas habilidades lingüísticas más bajas. Pero como los estudios variaron, la revisión no pudo determinar cuánto tiempo (por ejemplo, más de una hora al día) se vinculaba con una reducción en las habilidades lingüísticas. Pero parece que mientras más tiempo pasa un niño frente a pantallas, mayor es el impacto potencial en las habilidades lingüísticas.

Madigan aconsejó a los padres, sobre todo a los que están ahora en casa con sus hijos buscando algo que hacer, que creen un plan mediático para la familia.

"Siga las directrices de la AAP lo más posible. Cuando desarrolle un plan mediático, decida cómo, cuándo y con qué frecuencia se usarán los dispositivos, para que pueda equilibrar el uso de los medios digitales en el hogar", sugirió. "Las pantallas se pueden usar de forma positiva, pero se deben usar en moderación, y cuando sea posible, úselas con sus hijos. Y priorice sus interacciones fuera de línea".

Evan Ortleib, coordinador del programa de alfabetización de la Universidad de St. John, en la ciudad de Nueva York, dijo que un gran problema es lo que los niños no hacen mientras están pegados a las pantallas.

"Si el tiempo de pantalla se usa mal, es menos probable que los niños conversen con los adultos y con otros niños. Pero el tiempo de pantalla puede ser parte de la herramientas de un padre: es una herramienta tecnológica, pero hay que equilibrar", planteó.

En esta época sin precedentes en que las escuelas están cerradas y a veces se espera que los padres sean los maestros de sus hijos, quizá sea tentador dejar que las normas sobre el tiempo de pantalla caigan en desuso, o prohibir las pantallas del todo.

"Los padres no tienen que huir de las pantallas. Pueden formar parte de la experiencia de aprendizaje", aseguró Ortleib. "Hay mucho contenido curricular en línea que está adaptado a las edades de los niños. Es como cuando se inventó la radio. No siempre se usaba con fines educativos, pero ahora hay muchos podcasts educativos".

Pero en niños que todavía no han desarrollado el lenguaje, Ortleib apuntó que el tiempo de pantalla "podría ofrecer demasiados estímulos". Los cerebros jóvenes no pueden distinguir qué es importante, advirtió.

La Dra. Maryann Buetti-Sgouros, presidenta de pediatría del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, se mostró de acuerdo en que los niños más pequeños no necesitan tiempo de pantalla.

"Hacer que reciban información pasivamente de las pantallas no funciona", aseguró. "Los niños necesitan interacción y refuerzo positivo".

Y el tiempo de pantalla no debe reemplazar el juego interactivo y las conexiones en los niños de ninguna edad, añadió.

Una excepción respecto al tiempo de pantalla debería ser cualquier videoconferencia que le permita conectar con los seres queridos con quienes no pueda estar, comentó Buetti-Sgouros.

"Las cosas como FaceTime o Skype son interactivas, y ahora que todo el mundo está practicando el distanciamiento social, podrían ser realmente positivas. A diferencia de un programa grabado, un niño que hable con sus abuelos puede ver sus expresiones e interactuar con ellos", añadió.

El estudio aparece en la edición en línea del 23 de marzo de la revista JAMA Pediatrics.