Contenido creado por Gonzalo Charquero
Juan Martín Rodríguez

Escribe Juan Martín Rodríguez

Opinión | La confianza y el respaldo al gobierno, expresado a través del voto

Cada uno de los votos, a cualquiera de los precandidatos que integran un partido de nuestra coalición, es un voto de confianza al gobierno.

18.06.2024 12:15

Lectura: 4'

2024-06-18T12:15:00-03:00
Compartir en

El próximo domingo 30 de junio, inicia un nuevo ciclo electoral, y los uruguayos estamos convocados a las urnas.

Con el voto voluntario de la ciudadanía, comenzaremos un proceso que el último domingo de noviembre de este año determinará a quien le deberá entregar la banda presidencial Luis Lacalle Pou.

Dieciocho partidos políticos, veintinueve precandidatos a la Presidencia, más de tres mil hojas de votación y decenas de miles de candidatos a los diferentes órganos partidarios, se plebiscitarán ante la ciudadanía, y será esta, la que una vez más, comience a decidir los destinos de nuestro país.

Sin embargo, estas elecciones internas no son como cualquier otra. Luego de quince años de administraciones frentistas, los partidos políticos de la coalición de gobierno se presentan ante la ciudadanía a ratificar la confianza recibida cinco años atrás.

Nosotros, como integrantes del Partido Nacional, impulsores de la precandidatura de Laura Raffo y representantes de la Lista 71, estamos abocados a llegar con nuestras propuestas a todos los uruguayos que ven a nuestra colectividad política como la mejor herramienta para seguir transformando el país.

De igual manera, los esfuerzos de los compañeros nacionalistas que impulsan otras precandidaturas irán en el mismo sentido, porque sabemos todo lo que significa para los blancos el “llamado de las urnas”.

No obstante, es responsabilidad de todos los que estamos convencidos de la importancia que tiene para nuestro país la continuidad en el gobierno de la coalición republicana, que salgamos a estimular la participación de la gente con su voto en cualquiera de los partidos que la conforman.

Cada uno de los votos, a cualquiera de los precandidatos que integran un partido de nuestra coalición, es un voto de confianza y respaldo al gobierno.

Es un voto de confianza a la manera en que se enfrentó la pandemia; es un voto de confianza al manejo responsable de los dineros públicos; es un voto de confianza al combate frontal a la delincuencia; es un voto de confianza a un gobierno que no ha parado de invertir en rutas y construir puentes que acerquen y promuevan el desarrollo de nuestra gente; es un voto de confianza a un gobierno que ha puesto todos sus esfuerzos en asegurar una educación de calidad para todos los uruguayos; es un voto de confianza a quienes destinamos la mayor inversión histórica de recursos para regularizar las condiciones habitacionales de los miles y miles de uruguayos que viven en asentamientos irregulares; es un voto de confianza a quienes estamos convencidos que no existe mejor política social que el empleo; es un voto de confianza a un gobierno comprometido con los que menos tienen, para que puedan desarrollarse y cumplir sus sueños; es un voto de confianza a los quienes no dudaron en tomar las decisiones que otros no quisieron o no se animaron, para garantizar un sistema de seguridad social sostenible y más solidario; es un voto de confianza a los que hemos defendido los derechos humanos, más allá de las fronteras, sin el sesgo ideológico de otros tiempos; en definitiva, es un voto de confianza a quienes demostramos que era posible gobernar de otra manera, respetando al ciudadano y buscando su bienestar.

Nadie duda que las elecciones de 2019 fueron una cruz de caminos. Pero las elecciones de este año nos obligan a reflexionar, nuevamente, si los uruguayos queremos volver a lo que hace cinco años le dijimos basta, o queremos continuar por la senda del desarrollo y la transformación.

Todo eso empieza a definirse el 30 de junio. Continuemos transitando el camino que el presidente Luis Lacalle Pou, junto a los líderes de los partidos políticos de la coalición, diseñaron tiempo atrás.

Repitámoslo, ¡cada uno de los votos, a cualquiera de los precandidatos que integran un partido de nuestra coalición, es un voto de confianza y respaldo al gobierno! Y comencemos a construir así, un segundo gobierno de la coalición republicana.


Te puede interesar Opinión | A 90 años del Holodomor, la gran hambruna