Contenido creado por Santiago Magni
Ciencia

Pura química

El trabajo sobre baterías de litio que ganó Premio L’Oréal Por las Mujeres en la Ciencia

La investigadora Erika Teliz dijo a Montevideo Portal que este reconocimiento “visibiliza a las mujeres científicas que desempeñamos tareas en investigación”.

29.12.2021 09:07

Lectura: 5'

2021-12-29T09:07:00
Compartir en

Por Santiago Magni

La doctora Erika Teliz fue reconocida como la ganadora uruguaya de la décimo cuarta edición del Premio L’Oréal-UNESCO Por las Mujeres en la Ciencia 2021. Teliz es Licenciada en Bioquímica por la Facultad de Ciencias (UdelaR), Magíster y Doctora en Química por la Facultad de Química (UdelaR). 

Además, integra el Grupo Interdisciplinario Ingeniería Electroquímica, formado por docentes de Facultad de Ciencias e Ingeniería, que tiene como principal línea de investigación la conversión electroquímica de energía, que implica transformar energía química en eléctrica.

En diálogo con Montevideo Portal, la investigadora habló sobre la premiación, la importancia de visibilizar el rol de las mujeres en la ciencia y la posibilidad de trabajar en el ámbito científico en Uruguay, entre otros temas.

Teliz sostuvo que “es un reconocimiento muy significativo” para su carrera como investigadora. Además, “visibiliza a las mujeres científicas que desempeñamos tareas en investigación y la difusión del proyecto contribuye a visibilizar en niñas, niños y adolescentes el rol de la mujer como científica y que es posible la actividad científica en Uruguay”.

“El premio busca fortalecer la línea de investigación de este proyecto, que en este caso es la batería de litio. Para nosotros los investigadores los recursos son uno de los factores claves en el desarrollo de la actividad científica, sobre todo en un área de investigación como la nuestra, donde la compra de reactivos, equipamiento, es sumamente importante y una limitante para el desarrollo de una línea de investigación y para lo que es la formación de recursos humanos”, aseguró Teliz.

“El premio colabora con el fortalecimiento de esa línea de investigación y posiciona el trabajo de nuestro grupo dentro del área, además, personalmente aporta a la continuidad de mi carrera científica y mi desarrollo”, agregó.

El proyecto premiado aborda el desarrollo y caracterización de nuevos materiales para electrodos de celdas de Li-ion así como el testeo y el estudio de los factores que afectan la autonomía y seguimiento del estado de salud, de las baterías comerciales. La ejecución de esta propuesta aporta una metodología de trabajo para caracterizar desde el punto de vista electroquímico estos dispositivos, generando un procedimiento inexistente hasta el momento en el país. 

El testeo de baterías comerciales lo realizan en conjunto con una empresa (WHEELE) con la que tienen un convenio con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

La bioquímica explicó que “el estudio y la resolución de estos problemas implican abordajes electroquímicos de ciencia básica, que son aplicados al uso tecnológico. Por un lado, tenemos un objetivo que es bien de ciencia básica que es el estudio y desarrollo de electrodos positivos para baterías de Li-ion. Puntualmente estamos trabajando en materiales como litio/hierro/fosfato (LFP) donde hacemos variaciones en esos materiales para relacionarlas con la eficiencia de la batería”.

“Con los materiales que mejor funcionen vamos a armar una especie de prototipo de batería para estudiar y escalar estos materiales a un desarrollo un poco más comercial. La idea es generar tecnología nacional de a poco, y para eso hay que generar recursos humanos calificados”, añadió.

Además, Teliz señaló que “por un lado está el desarrollo de estos materiales para baterías de LI-ion”, pero por otra parte tienen “el objetivo relacionado de transferir el conocimiento desde la academia al sector productivo”. “Es en ese marco que estamos trabajando con la empresa WHEELE y la ANII, testeando diferentes pilas de LI-ion de diferentes proveedores y determinando cuál es la que presenta la mejor relación calidad-precio. Además, a partir de diferentes técnicas de caracterización electroquímica lo que hacemos es determinar parámetros característicos que reflejen el estado de salud de la batería. Es decir, saber cuánto tiempo más puede servir una batería”, afirmó.

Estamos armando una nueva metodología que colabora con la caracterización de baterías desde el punto de vista electroquímico. Al usuario le interesa saber qué autonomía tiene la batería, cuántos kilómetros le va a rendir, y cuánto tiempo le va a servir”, agregó.

Baterías y vehículos eléctricos

Con respecto al crecimiento del mercado de baterías y autos eléctricos en Uruguay, la investigadora opinó que “se necesitan políticas públicas a largo plazo para lograr cualquier cambio importante y que sea sostenible en el tiempo”. “Uruguay está en ese camino y un ejemplo de esto es el proyecto MOVÉS, que tiene varios años y ha impulsado un sistema de movilidad sostenible, con carbono, y eficiente, que busca mejorar las capacidades institucionales e intenta desarrollar una regulación adecuada que va en camino a un cambio cultural que sería la movilidad eléctrica”, expresó.

“Queda bastante camino por recorrer y es importante seguir trabajando entre el Estado, la academia y el sector productivo. Eso es incipiente y se está armando”, acotó.

En ese sentido, Teliz sostuvo que con respecto a las baterías han “encontrado en el mercado local baterías que poseen una capacidad mucho menor a la que se reporta”. “Eso implica que tendrían mucho menos autonomía, entonces hace falta certificaciones que certifiquen que lo que se vende es lo que tienen. Sino lo que implica es un desconocimiento para la empresa de lo que está importando y una incertidumbre para el usuario”, aseveró.

“También faltan estudios del estado de salud de la batería, ya que las baterías en los vehículos eléctricos son útiles solo hasta el 80% de su capacidad nominal, después no sirven más para esos vehículos, pero tienen una capacidad enorme aún. Ahí hay otra línea, que se llama segunda vía de baterías, que es la posibilidad de usar esas baterías para otros usos”, concluyó la ganadora del premio.

Por Santiago Magni