Política

No invocarás a los muertos

Piden a la Fiscalía que reabra investigación de polibandas, ante nuevo testimonio

"Seguramente cometí una inocentada", dijo el ex ministro del Interior Luis Hierro, luego de que un ex jerarca policial diera datos de vínculos de Fernández Huidobro con las polibandas.
19.06.2017 09:04
2017-06-19T09:04:00

Semanas atrás, el fiscal de Corte Jorge Díaz derivó a la Fiscalía de 11° turno un ejemplar del libro Eleuterio Fernández Huidobro, sin remordimientos, de María Urruzola, ante la posibilidad de que lo que se asegura allí pueda aportar nuevos elementos en la causa que sobre el final de la década del noventa investigó a las denominadas "polibandas".

El libro de Urruzola asegura que el MPP se financió incluso hasta la década de los 90 con asaltos, una idea adjudicada a José Mujica y Eleuterio Fernández Huidobro.

La fiscal Llorente repasó los expedientes de la época y aseguró que de ellos no surgen vinculaciones con sectores políticos.

Sin embargo, un nuevo testimonio recogido en los últimos días podría provocar la reapertura del caso.

Ayer, el ex jefe del Departamento de Hurtos y Rapiñas, Eduardo Vica Font, que trabajara en algunos de los casos de las polibandas de los 90, concedió una entrevista al diario El País en la que ofrece nuevos datos de la posible vinculación política de los asaltos.

Vica narró que en 1994 hubo un tiroteo en una casa de citas entre un guardia de seguridad y dos asaltantes. Uno, de apellido Santander, colombiano y guerrillero de las FARC, murió en el tiroteo. Lo acompañaba una chica de 19 años que recibió un tiro en el estómago. Fue ella la que contactó a la policía con la novia de Santander, que les dijo que después de cada robo "iban al comité de base de la calle Ejido, de Eleuterio Fernández Huidobro, a llevar el dinero".

A partir de allí, Vica inició una investigación sobre los asaltos de los 90, intentando establecer un vínculo con Fernández Huidobro. Logró identificar cuatro grupos de delincuentes que tenían entre ellos integrantes de los tupamaros.

En estas investigaciones, el ex jefe de Hurtos y rapiñas oyó que Fernández Huidobro y José Mujica frecuentaban el bar Pedrín, donde algunos de los tupamaros que integraban polibandas (varios de ellos detenidos) orquestaban los asaltos.

Si bien Vica asegura que la información de que las bandas aportaron 20 millones de dólares al MPP "es un disparate", contó a El País que cuando pensaba en conversar con los jueces para revisar cuentas una llamada le "cortó el mambo". Provino de una autoridad importante del segundo gobierno de Julio María Sanguinetti que no se anima a identificar, que le dijo que "no siguiera con las investigaciones de los destinos de los dineros".

Habla el presente

Esta mañana, Inicio de Jornada (Carve) consultó a quien fuera ministro del Interior en el gobierno de Sanguinetti en 1998, Luis Hierro. Estaba en el cargo cuando se produjo el recordado asalto al local del BSP en el Parque Posadas, por una banda que integraban ex tupamaros.

Hierro dijo desconocer la existencia de la llamada que pidió cortar con las investigaciones. Sí contó que, tras ese asalto, el entonces director de Inteligencia le informó que los integrantes de la banda eran personas que habían tenido vínculos con los tupamaros.

"No dijo, porque esa información no estaba presente, que hubiera una vinculación política, que los robos fueran hechos para una caja que financiaba a la agrupación", comentó.

"Yo desacredité el asunto. Recuerdo que cuando (el jefe de Inteligencia) Luis Pereira Saldías me dijo que eran tupas, le pedí que se sacara un poco el casete. Seguramente cometí una inocentada, porque no creí que hubiera un vínculo como el que describe el comisario Vica, que dice que había pagos a un comité de base", narró Hierro.

A su juicio, "amerita una actuación inmediata de la Fiscalía, porque de lo contrario se perderá confianza en el sistema judicial".

El ex ministro dijo que "no hubo en ese período una información que permitiera pensar que efectivamente había una actividad de esta índole".

Hierro cree que se quizá le dijo que no continuara la investigación porque no había elementos de juicio, ya que en el juzgado los delincuentes decían otras cosas que las del interrogatorio policial.

También cree que "no había conciencia en el sistema político de lo que estaba sucediendo" en el momento. "Es tan inverosímil y extraño que pensar que en democracia personas amnistiadas cometían delitos para financiar la campaña que era difícil de creer. No digo que sea cierto. Digo que a partir de los testimonios reiterados es imprescindible iniciar una nueva investigación para quedarnos tranquilos de que esto no ocurrió", concluyó.

Esta mañana, el senador Pablo Mieres -que integra la comisión preinvestigadora que se formó para investigar este tema- dijo también a radio El Espectador que el Parlamento debe investigar ante este nuevo testimonio. "No decimos que sea verdad, pero sí hay elementos suficientes que ponen en condicional esa situación", comentó Mieres.