Música
Todos los monos son locos por Los Tontos

REEDICIÓN DEL DISCO DE LOS TONTOS

Corría el año 1988. Se realiza el festival Rock en el Palacio. En pleno recital de Los Tontos, una botella de vidrio es lanzada con precisión desde el público, realiza una parábola sesgada y certera y se estrella con justeza matemática en la humanidad de Renzo Teflón.
24.02.2005
2005-02-24T00:00:00
A continuación se sucede una lluvia de insultos por parte de un puñado de indígenas de alguna de las tribus urbanas y Los Tontos finalizan el show con cierta dificultad.

Aquella muestra de destrato e intolerancia hacia lo distinto, más típica en el público uruguayo de lo que nos gustaría creer, fue una de las piedritas que inició el alud y posterior derrumbe de Los Tontos.

En épocas de post dictadura el rock uruguayo, en pleno resurgimiento, se caracterizó por ser oscuro, renegrido y reflejar desencanto y angustia juvenil, algo comprensible después de tantos años de ostracismo.

Los Tontos, junto al Cuarteto de Nos, escaparon a este estigma, dejando aflorar un tipo de humor absurdo y enraizado en nuestro costado más pueril y auténtico, no exento en absoluto de inteligencia.

Para muchos prejuiciosos y cortos de vista, ésta fue una muestra imperdonable de banalidad y falta de compromiso. Otros, sin embargo, vimos el disco debut de Los Tontos como un baldazo fresco entre el cantopopu y el rock más hermético.

18 años después de la salida al mercado de Los Tontos , Bizarro y Orfeo reeditan aquel mítico álbum en formato CD, recuperado y masterizado para la posteridad.

A través de doce tracks, Los Tontos nos invitan a un viaje maniático a través de los vericuetos de sus mentes inquietas. Desde la explosión hormonal de la apertura, a cargo de Pasame la escoba , el disco escupe un puñado de postales bizarras, hiperkinéticas, retorcidas, provistas de un humor tan filoso como deliciosamente estúpido, efectivas como una bomba de gas hilarante.

La ruta del disco permite acrobacias verbales como Menéndez el Demente , idea refritada posteriormente por León Gieco con música de silla mecedora, una oda mayúscula a la seguridad vial como el Himno de los Conductores Imprudentes , adivinanzas y guiños sutiles (¿Conoce Ud. a Fuko?) parodias escatológicas (Mi guatercló azul), himnos a la cultura pop que son mucho más que eso ( Elmer el gruñón ) y un intento como Ansias de conocerte , donde Renzo Teflón, Trevor Podargo y Calvin Rodríguez exorcizan los fantasmas de pasadas razzias y abuso policíaco a través de una forma más original y refrescante que la de sus colegas: el humor.

Estas y otras razones hacen de este disco mucho más que una reliquia arqueológica, necesaria en una retrospectiva histórica del rock uruguayo. Se trata de una obra vigente e indispensable para el bolsillo de la dama o la cartera del caballero.

Por sir Martin

Edita: Bizarro Records
Año: 2004