Crítica de discos
Aire Rico

DISCOS | DISCO DE LOS BUENOS MUCHACHOS

Aire Rico es difícil. Aire Rico es subterráneo. Aire Rico es oscuro e inteligente. Si se logra entrar en ese clima de poética desazón en la que cantan y escriben sus canciones los Buenos Muchachos se llegará a la conclusión de que Aire Rico, después de una tan ansiada espera, vino para engrosar la lista de los discos indispensables del rocanrol uruguayo.
2003-06-17T00:00:00

La voz cascada y el desafine permanente de Pedro Dalton Fernández como si fuera una quimera de la cruza genética entre Lemmy y Nick Cave. La poesía ácida y melancólica de las letras. La forma libre de prejucios orientales y suelta de ideas. Las viejas fórmulas musicales bien conjugadas. Todo eso es Aire Rico.

Los Buenos Muchachos, liderados por el indiscutido Pedro Dalton, y producidos por Riki Musso (a esta altura legendario personaje de la música uruguaya) armaron el CD de forma que la afortunada víctima que lo haya obtenido se meta de zopetón en el viciado ambiente de Aire Rico sin pasar antes por la cámara de descompresión. Venteveo es la canción que abre el disco y se la dedican a los extintos Chicos Eléctricos. Con desesperanzado optimismo Venteveo suena: When you are down/ When you are down/the world is calling/and it´s not the end. Este es uno de los tracks cantados totalmente en inglés. El resto son casi todos en español aunque en otros se puede escuchar una buena y poética mezcla de inglés primitivamente cantado y español. Como por ejemplo en Desestrés. Cecilia, la tercer y meláncolicamente furiosa canción es una de las mejores: Cecilia/bebe tu copa y muéstrame/cómo en el rosado de tu placer/me puedo meter/... . De a 2 mejor es otra de las buenas y donde también quedan al desnudo los (por suerte) amplios gustos musicales de los Buenos Muchachos que parecen ir desde el rocanrol under e indie del norte hasta el pesado metal industrial. Pero la influencia de la música nacional también está presente y Amandoamanda tiene el humor verbal y crudo de nuestro viejo Masliah. Otras que se destacan son Vamos todavía uruguayo (con un relato mezclado de Solé), I dig you de Boss Hogg, y los rocanroles Un salto en la ciudad y Rocanrolaso. El track 15 del disco es, como figura en la contratapa, un Extra Ball de finísima calidad donde se alternan 7 canciones más, de muy buen gusto, alguna de la cual denota el declarado gusto del vocalista Dalton por Mercury Rev y que llaman Grabaciones del Cuarto Rojo. Otra de éstas deja claro que los Buenos Muchachos son habitués de Pocitos ya que advierten no sin razón: ...¡¡cuidado con los soretes de perro !!. Y en otro le hacen saber a el conocido informativista: ..¡¡qué ojeras tenés, Traverso!!. Resumiendo, la última canción es el redondeo de este excelente trabajo. Como quien dice la frutillita de la torta.

El lado oscuro de Aire Rico es Sin Hogar. Pero no por su música que es una buena versión del tema Motion Suggest de los Pavement, sino por la letra donde dicen odiar la vida familiar. Se antoja caprichosa. De nene malcriado. Ché, Good Fellows, déjense de joder que ya están pelotudazos para andar por ahí con revindicaciones como "en casa no me dejan fumar ni escribir las paredes" podrían pensar quienes no los conocen y saben que los Dalton son tres hermanos bastante unidos, dos de los cuales (Marcelo y Pedro) tocan en Buenos Muchachos y otro (Orlando) en Exilio Psíquico y que, más aún, los inmortales Cadáveres Ilustres contaron con dos de los tres entre sus integrantes (Orlando y Marcelo).

Aire Rico fue editado por Ayuí/Tacuabé y grabado, mezclado y masterizado por Riki Musso, a excepción de las Grabaciones del Cuarto Rojo, las cuales fueron llevadas a cabo en su totalidad por los Buenos Muchachos en un estudio móvil. El muy buen arte de tapa y el diseño gráfico (que incluye las letras de las canciones) fue obra de Diego Macadar, Pedro Dalton y participó Nico Barcia.

En resumen, las espectativas fueron grosas y los Buenos Muchachos no defraudaron. Es que nos estaban debiendo un disco desde hace ya casi 8 años. Porque el Montevideo Subterráneo no tuvo mejores representantes. Porque los Buenos Muchachos son Los Subterráneos. O por lo menos hacen un jugado intento de zafar de repetidas propuestas.

Quique Peluffo