Mercosur
Mucho más que un nombre

Charla con el hijo de Sara Méndez

Un libro que recoge diez relatos sobre niños secuestrados durante la dictadura incluye la primera entrevista a Simón Riquelo, el hijo de Sara Méndez que recuperó su identidad en 2002, donde cuenta su historia, incluyendo por qué se sigue llamando Aníbal.
03.11.2008 12:17
2008-11-03T12:17:00
Analía Argento es una periodista argentina de 38 años, quien sufrió la desaparición de familiares durante la última dictadura. Su libro "El regreso a casa" presenta diez testimonios sobre niños que fueron secuestrados en ese período y luego recuperaron su identidad.

Uno de ellos es Simón Riquelo, hijo de la dirigente del PVP, Sara Méndez. Fue robado el 13 de julio de 1976, y recién fue recuperado en el año 2002. La República publicó el capítulo sexto del libro, en donde Aníbal Parodi (Simón) cuenta por primera vez su historia.

En febrero de 2002, el senador Rafael Michelini se encontró con el ex policía Osvaldo Armando Parodi en un bar argentino. Él trabajaba en la Comisaría 33 cuando Simón había sido secuestrado. Michelini buscaba información.

"No busquen más, ese chico es mi hijo", confesó Parodi. No le creyó, así que agregó: "Senador, si usted me dijera que la misma noche del 13 de julio de 1976 y en la misma clínica abandonaron a otro chico con las mismas características, yo podría dudar. Pero no tengo dudas, ese chico que buscan es mi hijo".

Argento quiso escuchar la historia de boca del protagonista. "Supe que Simón quería mantener el nombre elegido por el subcomisario y que nadie lo quería revelar", cuenta. "Tuve que hacer enormes esfuerzos hasta que, por error, hubo quien lo llamó Aníbal en lugar de Simón".

En 2002, su familia adoptiva le reveló que había sido un bebé abandonado y que su madre estaba viva. "Era la noche más fría del año", le dijo su padre. "Llamé a tu mamá por teléfono y ella me dijo que te trajera a casa porque las instituciones son frías y feas".

"Un senador uruguayo vino a verme hace una semana, aparentemente sos el hijo de una mujer uruguaya que te busca desde hace casi 26 años".

Al día siguiente, la familia cenó junto a Michelini. Aníbal sólo preguntó qué consecuencias legales tendría para los Parodi. Según Michelini, la adopción era legal, así que creía que ninguna.

Pocos días después, viajó a Uruguay con el resultado positivo de un análisis de ADN. Durante un tiempo no reveló a sus amigos la verdad.

"Un día me di cuenta de que no era sano llevar una doble vida, no hay dos cumpleaños. Ahora sé que nací el 22 de junio, así que al año siguiente empecé a festejar sólo ese día. Lo que me llevó mucho tiempo fue contarle a toda mi gente, a mis amigos. Viajaba a Uruguay y no le decía a nadie, hasta que fui asimilando lo que me pasó y estuve en condiciones de decirle la verdad a todos".

Argento le preguntó si quería a Sara, si la consideraba su mamá. "Yo soy una persona difícil en lo sentimental, me cuesta. Con la única persona que demuestro cariño es con mi mujer y mi hijo. Después, con todas las demás personas soy distante, me cuesta expresar mis sentimientos. Los tengo, pero los demuestro de otra forma".

"Siempre pienso en no hacerle mal a nadie. Cuando supe la verdad, todo el tiempo traté de que ambas partes no se sintieran mal".

Con respecto a su verdadero padre, "es una persona a la cual no conocí ni voy a conocer. Y me pesa que estuviera casado cuando yo nací. Que Sara hubiese sido su amante no me cae en gracia".

Sara insistió para que él se llamara Simón, pero sólo se reconocía por Aníbal. "Pongamos en claro qué es lo más importante, si tu bandera o yo", le reprochó a su madre. La pelea terminó cuando Sara le juró que era lo más importante, que no le interesaba otra cosa y que no haría nada que pudiera lastimarlo.

Montevideo Portal