Entrevistas
El escritor de Travolta

Andrés Tulipano

Autor de más de cuarenta obras de teatro y guionista de televisión, Andrés Tulipano comanda "Las novias de Travolta", exitosa serie de Canal 12 que ya prepara un segundo ciclo. Montevideo Portal conversó con él sobre la ficción local, el futuro de la TV y el alejamiento de Jorge Denevi de la serie, entre otros temas.
25.11.2009 11:20

La entrevista estaba pactada para ser realizada en el local donde se hace la selección de talentos de "El Casting de la tele", uno de los trabajos que Andrés Tulipano realiza para Canal 12 en la actualidad, pero hubo algunos cambios y se transformó en un viaje por Montevideo, grabador mediante.

Conduce con elegancia y cuidado; y del mismo modo encara cada respuesta. Nada lo toma por sorpresa, es prudente y ni siquiera un taxista que se cruza imprudente por el camino o una pregunta incómoda logran provocarle una reacción impulsiva. Todo lo contrario a su compañero Jorge Denevi, quien comenzó junto a él el proyecto televisivo "Las novias de Travolta" pero se bajó por diferencias con la gerencia del canal. Quizás por eso sea que han trabajado tantas veces juntos. Evita hacer ostentaciones y hasta le incomoda tener un auto que parece más caro de lo que es, como buscando ese lugar seguro de la clase media oriental y el discurso de: "ahí vamos, tirando".

Sobre la ida de Denevi, sobre la ficción uruguaya en la televisión, las taquilleras obras de teatro que ha puesto en escena en Uruguay y en varios países de América Latina y sobre el futuro de la televisión uruguaya, Montevideo Portal dialogó con el guionista Andrés Tulipano.

La obra de teatro "Las novias de Travolta" se está haciendo en varios países, ¿cuáles?

Sí, en varios países y con mucho éxito como en Venezuela que estuvo en tres temporadas, en Chile donde está aún en cartel, en Uruguay, que estuvo mucho tiempo y muy bien. En Paraguay se estrena ahora en enero y se está preproduciendo en México y en Costa Rica.

¿Cuál es el origen de "Las novias"?

Es la obra de teatro. Hay otra obra que es de mi autoría sobre un libro de una escritora argentina, Daniela Di Segni, que es "Busco al hombre de mi vida, marido ya tuve" que también la estrenamos en muchos lugares como Buenos Aires, Santiago de Chile, Montevideo y vendimos los derechos para la televisión italiana. En este caso, una editorial argentina me propuso hacer el libro "Las novias de Travolta" y les dije que tenía una limitación de género porque para escribir un libro de esos tenés que ser mujer o conocer demasiado; una cosa es una obra de teatro que dura una hora y media, otra es un libro. La misma editorial me dijo que había una escritora que ellos conocían que manejaba los mismos temas. Cuando conocí "Busco al hombre..." me entusiasmé muchísimo y le propuse a Daniela hacer una obra de teatro con su libro y ella me propuso hacer un libro con mi obra de teatro.

¿Y tenés la intención de llevar "Busco al hombre" a la televisión?

Esa es la idea pero tenemos que conversarlo con Daniela.

¿Sirve la experiencia de "Las novias" en la televisión como buen argumento para convencer a Di Segni?

Sí, sí, fue una experiencia dura y enriquecedora. Lo malo es que en Uruguay hay un montón de experiencias que quedan en la primera parte, cuando en realidad en todo el mundo la primera temporada es de exploración, y con suerte cubrís costos, y en la segunda es cuando podés recoger todo lo aprendido y también mejorar. Incluso es mucho más fácil de vender, porque estás ofreciendo un producto conocido, algo que ya salió al aire, que te permite colocar mejor los PNT (NdelR: Publicidad no tradicional). Ahora, si lográs eso en este país con la primera, es un gol. Estamos en eso y yo apuesto fuerte a la segunda.

¿Ya está encaminada la segunda temporada?

Nosotros con el equipo de guionistas ya estamos trabajando, porque una cosa que aprendimos es que tenés que tener escritos por lo menos diez de un ciclo de trece, primero para que no te ahogue el tiempo porque después que empezás a grabar la semana te dura tres días y además porque realizás una grabación racional, por ejemplo: tenés cocina de tal personaje de día en el capítulo 1, pero también lo tenés en el 5, en el 10 y en el 11 y ya los grabás, entonces es cambiarle el vestuario a la actriz y maximizás los tiempos.


¿Cómo fue esa experiencia de pasar la obra de teatro de una hora y media a la televisión?

Tenía la idea de los primeros cinco o seis capítulos tomando como base la obra de teatro y experimentando con los diferentes actores y actrices para ver qué tan bien daban en televisión -porque podés ser excelente actor de teatro pero no en televisión y viceversa-, entonces fuimos viendo como crecían los personajes en la interpretación. Esa es una base fundamental para la segunda temporada porque ya sabemos quién es quién y quién puede hacer determinadas cosas.

Acá no es un mercado actoral como el de Buenos Aires donde necesitás un mecánico y tenés en mente veinte tipos, diez de los cuales te lo hacen bárbaro; acá pensás en un mecánico y te pasás pensando quién puede interpretarlo, y pasa con un amante, un novio, un galán. No es fácil conseguir galanes acá, en Buenos Aires abrís los placares y caen los galanes, acá es muy difícil. En el casting trabajaron Jorge Denevi y Viviana Guadarrama, una directora argentina con mucha experiencia en este género.

¿Guadarrama es quien se incorpora cuando se va Denevi?

Convivieron durante importante tiempo y ella terminó haciendo la dirección de algunos capítulos.

Hicieron un hincapié en mostrar una ciudad de Montevideo atractiva...

Montevideo es atractiva, no nos damos cuenta. Es hermosa y tiene una luz hermosa y en la serie rinde muy bien. Internacionalmente fue lo que les llamó más la atención. La hemos mostrado en muchos lados, de hecho hay muchos países interesados. Los chilenos por ejemplo plantearon comprar los guiones y producirlos ellos, nuestra idea es venderla y que la doblen pero también puede ser una experiencia enriquecedora ver cómo la producen en otro lado. Después hay países como Venezuela, México, Colombia, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Costa Rica que tienen un problema de interpretación, no entienden mucho. En todos lados les gusta mucho la serie, es que la temática femenina -no hay con que darle-, desde los griegos hasta Shakespeare, pasando por Lorca hasta Almodóvar y todas las series de televisión, siempre funciona.

Les gustó mucho pero por ejemplo citaban un parlamento que dice una de las actrices: "Me encantaba ir a los bailes lluvia de tu casa. Tocaba el timbre, abrían la puerta y ahí estaba yo con una bandeja de pizza en la mano y una botella de Fanta", y los tipos no entienden qué es una botella, qué es baile lluvia, ni timbre, ni bandeja de pizza. Fijate, ¡en dos líneas! Entonces estamos estudiando la posibilidad de hacerla en Venezuela donde ya se hizo la obra y es muy conocida y donde además hay muy buenos centros de doblaje que podrían hacerlo para todos los mercados. Ese parlamento obviamente hay que rehacerlo, en cada país donde se estrenó la obra de teatro yo trabajé con guionistas locales.

¿Estás pudiendo hacer dinero?, vos hiciste muchas obras taquilleras.

Por derecho de autor de teatro sí. Hubo temporadas de teatro muy exitosas, está "La locura uruguaya" de Ekroth que escribimos con Denevi, las que hacíamos con "Plop" en los veranos: "Mangacha Pertini", un personaje que hacía Laura Sánchez y "Coquita y doña Lola" que era Imilce Viñas y Laura. Tengo estrenados más de cuarenta espectáculos.

¿No vas a escribir un libro sobre eso?

Voy a escribir un libro sobre la televisión, cuando cumpla veinticinco años en este negocio, voy a contar cómo funciona la televisión por estos lares.

¿Y cómo funciona? o debería preguntar ¿funciona?

Funciona, se produce, se hacen muchos programas. El problema es que siempre se produjo con una mentalidad localista, eso lo estamos tratando de cambiar, los programas salían al aire y se morían. Hace unos días hice la evaluación y escribí para dieciocho programas de TV y ninguno salvo "Los Viajes del 12" de Victoria Rodríguez, se hizo con cabeza de venderlo. La plaza era muy fuerte pero ahora con la llegada del cable la competencia subió y el negocio publicitario no es el mismo, entonces abrir los mercados es la solución y está bueno. Tenemos el talento, buenos guionistas, actores, productores, técnicos, lo que hay que hacer es ejercitarlos.

Estamos en un momento en el mundo fantástico para venderles las producciones, hay que aprovechar que las grandes productoras están en plena crisis pero la demanda de contenidos se mantiene. Te diría que un capítulo de "Las novias" costó quizás el almuerzo del equipo de las grandes productoras. Todo el mundo ha recibido muy bien "Las novias de Travolta", primero porque para ellos Uruguay es una gran incógnita, no tienen ni idea, hasta nos miran con simpatía. Con esta tira nos preocupamos por no caer en folclorismos, por hacerla lo más universal. Les gusta mucho la actuación, les gusta mucho cómo se lleva el libreto y realmente creo que tenemos campo, no solamente en la ficción sino en otros programas.

Lo que tenemos que hacer es unirnos, tanto los que hacen ficción como los de otros formatos, porque lo que nos pasa es que vamos, les gusta y nos pasa lo mismo que a los productores de ñandú, nos dicen: "traeme cinco contenedores". "Pero no tengo esa cantidad, tengo nada más que esta ficción", pero ellos compran paquetes. Tenemos que unirnos y no ir el que cría ñandúes por un lado, el que vende plumas y muslos por otro. Pongamos todo junto en un paquete y va a ser mucho más fácil. Además si vos vendés en el exterior es fantástico porque son como fichas de dominó. Hay un distribuidor en Londres que le interesa el producto, pero el tipo lo que hace es venderle a toda Europa Central, lo metés en un lado y van cayendo por otros, y a vos te sirve porque te vende el ciclo entero y cobrás por programa. El negocio está en la multiplicación.

¿Cuáles son los atractivos para una productora internacional, lo que le sale o el producto?

Lo que les sirve es el producto, no se va a negociar contando lo que costó. El comprador tiene su criterio de lo que vale de acuerdo a lo que ve en pantalla. Manejar números siempre es un riesgo, hay mercados en los que si decís cuanto te costó ellos piensan que lo hiciste con una cámara casera en el cumpleaños de tu tía, entonces lo mejor es ir con el producto y averiguar cuánto se está pagando en el mercado internacional. Un distribuidor de Europa llamó y expresó interés y ni siquiera había visto nada y dijo "lo que pasa es que yo tengo producto A, B y C y en alguno de los tres entra". Es una experiencia que hay que hacer, los tipos nos llevan cincuenta años de experiencia y está bueno aprender y estamos en condiciones de hacer cosas para vender.

La tira tiene mucho humor sin ser un programa de humor, ¿eso es inherente a tu forma de escribir o una necesidad del producto?

Sentía que tenía que estar en un camino entre la comedia seria y la sit-com, hacer algo diferente, como el tema de historias de mujeres no es original por lo menos poner algo de humor. Maneja un humor muy universal, lo comprobé con la obra de teatro que funciona en todos lados.

Escribiste para "Plop" y muchas obras en las que el humor es el eje de acción, ¿qué te parece que pasa hoy con la televisión y los programas de humor?

Creo que el humor cambió mucho. El otro año fui jurado en Carnaval porque me interesaba mucho ver qué sucedía con el humor. No es mejor ni peor, es otro. Creo que está dentro de una metamorfosis y está buscando su salida, pero lo va a lograr.

Y el sketch, ¿desapareció?

En Europa está volviendo, estuve trabajando en el proyecto de un programa de sketches, que maneja el viejo formato de sketch pero con una dinámica y una temática más actual, y estaba trabajando con unos españoles pero quedó en stand by por esta ficción. El sketch está volviendo en Italia, España, en Estados Unidos te diría que nunca murió, de hecho "Saturday night live" es un ejemplo.

Y en Uruguay, ¿hay un lugar para ese formato?

No sé, no me animaría a afirmar que hay un público, me parece que no es el momento, está madurando el público. Esas cosas no hay que forzarlas, la misma necesidad te lo plantea, después de estar tantos años en televisión aprendí que los programas llegan cuando el público los necesita, hay que tener olfato.

¿Y qué te dice el olfato ahora?, ¿por dónde va la necesidad de la gente?

Primero necesita identificación, no es casualidad que los informativos sean los que tienen mayor audiencia en los tres canales, la gente necesita identificarse con lo que le está pasando. ¿En qué forma se lo das?, hoy por supuesto que en los informativos. El humor fue identificación en la época de "Las noticias cantadas" de "Telecataplum". Y yo le pondría algunas fichas a la ficción que te cuenta las historias de la gente, de los uruguayos, que a la vez son universales.

¿Cómo trabajás con los guionistas?

Esto también es parte del aprendizaje, escribí los seis capítulos, después fuimos trabajando con duplas, ahí aparecen Fernando Trotta (hijo de Alejandro Trotta), Gustavo Escanlar, Enrique Delor (un amigo de la secundaria que escribió conmigo y después se dedicó a algo totalmente distinto), Denevi que también escribió. Esta segunda instancia no nos va a agarrar desprevenidos.

¿Cómo fue que diste con Escanlar, una persona de la que mucha gente huye?

Nunca había trabajado con él, lo llamé, se lo propuse y no solo aceptó sino que laburó bárbaro. Yo lo conocía simplemente de vista y simplemente se me ocurrió que podía funcionar.

¿Hay que tener una sensibilidad femenina para escribir esta tira?

Sí, y me ha costado mucho encontrar guionistas mujeres. El grupo de guionistas es un gran observador de las conductas femeninas, me nutro mucho de historias que me cuentan. Cuando estrenamos la obra hicimos una campaña en internet en la que pedimos que nos contestaran un cuestionario y recibimos miles de respuestas. Las mujeres tienen necesidad de contar sus cosas.

¿Qué pasó con Denevi y los problemas con el canal por los que dejó la dirección de la tira?

Es un problema que tendrías que preguntárselo a él. No sé si hubo desacuerdos entre partes, yo no estuve en las reuniones, no sé cual fue el detonante. Los problemas entre la gente se arreglan entre la gente y cada uno toma sus decisiones. Un día Denevi planteó que tenía otro proyecto que le iba a requerir mucho tiempo y que era mucho dinero y cada uno sabe por lo que tiene que optar, sabe cuál es el momento. El flaco me parece muy valioso, tiene cuarenta años de televisión.

¿Ahí aparece la directora argentina Guadarrama?

No, no. Ella ya estaba desde el segundo capítulo. Es la misma directora de "La Oveja negra" y tiene lo que no tenemos nosotros: el "training", además de tener talento y estar como una leona editando todos los capítulos. Nosotros podemos tener talento pero no tenemos oficio en esto. Ella sabe mucho de los roles técnicos.

Esta es una coproducción y si hay ganancias ganás, pero ¿si hay pérdidas?

Si hay pérdidas, perdí. Yo soy bastante kamikaze en ese sentido, no te voy a decir que soy un lírico pero me importa mucho el resultado artístico de la empresa y, el resto, si hay empate estoy encantado.

¿Cómo les ha ido con el rating?

Muy bien a pesar del horario. A las once de la noche en todas partes del mundo baja el rating, lo que me complace es que siempre estamos en el top 10 del domingo. Sería bueno para el futuro conseguir un mejor horario y tener una segunda pasada de este ciclo en el verano para hacer una evaluación objetiva, porque hay que ser estoico y quedarse hasta las once de la noche en un domingo, que tenés muchas cosas para hacer. Pese a que nos ve gente muy joven, que ve a sus madres ahí, el grueso son personas de cuarenta años. Yo creo que podría rendir mucho más en otro horario.

¿Por dónde pasan las dificultades principales para hacer una ficción en Uruguay?

Salir al aire o no es un accidente que depende de la grilla de cada canal. Los costos no se pueden bajar más de lo que los bajamos nosotros, lo bueno es comercializarlo bien, que tengas un retorno, que puedas trabajar tranquilo sabiendo que lo tenés vendido. Esto realmente fue un tirarse al agua sin saber lo que iba a pasar, ni con el público, ni tampoco tenemos idea de lo que es el mercado exterior. Pero si tenés algo seguro y sabés que vendiste el primer ciclo y podés vender el segundo u otro programa en cuatro o cinco lugares, sabés que ponés tanto o hay inversionistas que ponen dinero y saben que lo van a recuperar.

Y los proyectos ¿cuáles son?

Estamos ya trabajando para la segunda temporada y estoy presentando programas en el canal. Además reponemos "Las novias de Travolta" en teatro con el elenco de la televisión, vamos a reestrenar "Busco el hombre de mi vida..." acá en Montevideo con elenco uruguayo y en el Conrad de Punta del Este con elenco argentino.

¿Podemos decir que venís pasando bien?

Podemos decir que vengo laburando mucho.

¿Me estás haciendo la gran uruguaya de "ahí vamos, tirando"?

No, no, es verdad, estoy laburando mucho, he invertido mucho en "Las novias", mucho más de lo que puedo.

¿Empeñás el auto?

En cualquier momento. Si recupero lo invertido está bárbaro, si no, me sirve por el conocimiento. El tema es que el mercado es muy chico.

¿No te han tentado para irte del país?

Sí, todo el tiempo. He hecho cantidad de seminarios, pasantías en canales internacionales y los tipos no pueden creer que yo llegué a escribir hasta seis programas semanales, lo que tengo es oficio. Me han invitado pero nunca me he ido y no estoy arrepentido porque acá está todo por hacer. Por eso te digo que me he tirado al agua, porque alguien lo tenía que hacer.

Algo raro pasó que justo en el mismo año hubo tres ficciones uruguayas al mismo tiempo en la televisión local...

Se alinearon los astros, viste lo que yo te digo de Montevideo, que hay algo mágico que no sabés qué es... las ficciones estaban y estallaron en este momento y vas a ver que el año que viene va a haber más. Esperemos que también sean rentables. Pero te repito: hacer la primera parte de algo y que funcione y no sacarle el jugo, es como no haber hecho nada. Es como levantar una hilera de cinco ladrillos y al otro año hacer otra hilera al lado.

¿Es tiempo de ponerle un techito?

Por supuesto.

Montevideo Portal / Ernesto Muniz