Noticias

Para el recuerdo

Un singular recuerdo de Daniel Vidart. Por Ana Jerozolimski

Sobre procesos electorales de otros tiempos, cuando él era joven y las cosas eran muy distintas.
15.05.2019 10:15
2019-05-15T10:15:00
Compartir en

El prolífico y multifacético escritor y antropólogo Daniel Vidart que acaba de fallecer a los 98 años de edad, era un apasionado seguidor de todos los sucesos políticos del país. Analizaba a fondo, combinando su profundos y vastísimos conocimientos con una aguda observación de la realidad. Y una memoria prodigiosa.

Al enterarnos de la triste noticia de su muerte, recordamos una de las varias entrevistas que nos concedió, de la que nos parece interesante volver a compartir ahora un resumen, al hallarse Uruguay en un año electoral. Fue realizada después de las elecciones del 2014.

Vidart accedió en aquella ocasión a nuestro pedido de rememorar la vida política y electoral del Uruguay de décadas atrás, cuando él era mucho más joven y las cosas eran muy distintas.

Aclarando que no es nostálgico sino que procura siempre mirar hacia adelante, Vidart comparte sus recuerdos, sin olvidar ni por un momento, dejar en claro sus ideales.


P: Uruguay fue a las urnas y leyendo análisis, informaciones diversas, yo me preguntaba cómo lo habrán vivido los uruguayos más longevos, que hace mucho que participan en elecciones y que por cierto han visto mucho. Tú, con tus jóvenes y flamantes 94 años, has participado por cierto en numerosas elecciones..¿Recuerdas la primera vez que votaste, cómo lo viviste, cómo fue aquello?

R: En mi juventud era anarquista, libertario, una oveja negra en el rebaño ciudadano. Desconfiaba del Estado y de un estilo de política que en vez de forjar estadistas fabricaba politiqueros. Así también, anarco perdido, fue mi padre en su juventud, en la cual formó una biblioteca donde tronaban Prudhon, Max Stirner , Malatesta, Bakunin , Kropotkin y otros téoricos mas o menos famosos. Metafóricamente hablando, la devoré.Y sin atragantarme. Pero el tiempo y lo que carga en su mochila de experiencia y convivencia le ofreció a mi padre un inesperado trampolín . Saltó del anarquismo al primer batllismo sin pasar por el partido Colorado. Como lo hicieron Arena y otros "jóvenes turcos" de esa época creadora y esperanzada.

P: Y tu padre te marcó...
R: Así es. Él fue Representante Nacional en dos legislaturas por el departamento de Paysandú. Yo conversaba mucho con él en aquellas sobremesas que hoy ya no se estilan ni son posibles porque la dinámica mediática te lleva a coscorrones.Y también leía lo que se había escrito sobre aquel gran demiurgo que fuera Don Pepe, el constructor de un país civilizado, donde la libertad y la justicia aprendieron, lenta pero seguramente, a caminar de la mano. En el año 1946 voté por primera vez. Lo hice por el batllismo rural que acaudillaba Don Tomás Berreta, a quien desde El Día se le hurtaba el cuerpo. Fue elegido presidente y me nombró su secretario privado- secretario aúlico decía sonriendo cariñosamente- para atender solamente a los hombres de gobierno , embajadores y amigos íntimos a
quienes él mediante el secretariado político, les concedía audiencia.

P: Ex anarco...cerca del poder..
R: Pues te diré que aprendí mucho con Don Tomás. Un hombre ejemplar, honesto, servicial, providente, con formación campesina semejante a la del Presidente Mujica, de quien también soy amigazo . En más de un artículo lo he llamado Quijote disfrazado de Sancho Panza. ¡Y cómo conoce el Quijote, y cuánto ha leído y digerido con provecho libros profundos sobre todas las materias!.Pero su sabia bonhomía , su agudeza pícara, su capacidad para resumir en pocas palabras o dichos intencionados temas que a veces exigen largos circunloquios, es proverbial. Lo voy, lo vamos a extrañar al Pepe.

P: Daniel ,ya has hecho referencia a cosas que han cambiado... Mucho cambió también en lo que envuelve el acto electoral..en aquellos tiempos no había siquiera televisión y hoy todo es tan mediático que hay quienes sostienen que el contenido pasa a segundo plano...¿Cómo se hacía campaña cuando tú eras jovencito?

R: Se vivía en otro mundo, en otro país. El pulular de los pequeños y los grandes caudillos concedía una fisonomía muy peculiar a la propaganda partidaria. El batllismo inauguró los clubes políticos con el propósito de convertirlos en escuelas ciudadanas. Y lo llegaron a ser. Pero, en la mayoría de las convocatorias se apelaba a la acción más que al pensamiento relevante de las figuras del pasado, se rememoraba la historia de las guerras civiles , a partir de la batalla de Carpintería, cuando nacieron las divisas. La "radio bemba" , la visita de los candidatos a los troperos de votos, las promesas de mejoras de tipo personal y social a los vecindarios barriales , venía a ser la cinta de trasmisión que movía la máquina partidaria.

El ejercicio de la política rural era distinto al de la urbana: en el campo se recurría a lo afectivo, a la tradición, al recuerdo de los caudillos de otrora. En la ciudad funcionaban otros resortes: los del juego de las ideas y las ideologías, las asambleas en las que se apelaba al logos más que al pathos, aunque el recurso emocional estaba siempre presente en las reuniones y en los discursos esquineros.

El viva, viva, atronaba las calles...Y había una institución, sobre todo en las poblaciones del interior, que giraba en derredor del asado ensillado y la timba en los campamentos de los blancos y los colorados que se instalaban, naturalmente, en distintos baldíos. Los caudillitos locales retenían las "balotas", es decir, las credenciales cívicas. Las devolvían a la hora de votar y arreaban a los votantes en tropel, rumbo a las mesas. Y a tropezones marchaban a cumplir con su obligación y derecho ciudadanos. Eso si, con los bolsillos pelados y los ojos vidriosos. Creo que estos campamentos todavía persisten Uruguay adentro...

P: Qué descripción tan singular....Y en la actitud del ciudadano...¿Sientes que algo cambió en la actitud ciudadana ante el acto electoral? Se sigue hablando de fiesta de democracia...pero me pregunto si algo en el enfoque es distinto..

R: La democracia, con todas sus lástimas y defectos es, y lo digo parodiando a Leibniz, el mejor de los mundos posibles. Claro que en la actualidad los enfoques son distintos. Existen otros problemas, otro telón de fondo internacional, otro tipo de civilización, un culto multitudinario a Nuestra Señora del Consumo Conspicuo. La horizontalidad de la información prima sobre la verticalidad y actitud estudiosa de la formación, de la antigua Bildung. El posmodernismo trajo en sus redes la consigna del todo vale, y tambien inauguró paisajes que concentran en un primer plano deconstructivista, y no heredado precisamente de Deleuze, lo que la profundidad del análisis reclama y la superficialidad de los titulares banaliza o pinta de amarillo . Las utopías han muerto.

Muchos regímenes políticos encontraron las llaves del corral donde estaban encerrados los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.Han abierto los candados Y el Hambre,la Guerra, la Peste,y la Muerte andan sueltos en un mundo en el que las potencias económicas centrales equilibran la balanza con un creciente armamentismo y las impotencias sociales de la periferia ni siquiera sirven como contrapeso , devoradas por el ignorancia, las carencias , la exclusión, el olvido y las epidemias.
Drones, misiles, venenos químicos , bombas nucleares, violencia y soberbia: el Poder homicida de los hombres reemplaza los castigos de los dioses.

P: En aquellos tiempos, cuando tú eras muy joven, las opciones eran por cierto el Partido Colorado y el Partido Nacional...¿Cómo los veías , qué te inspiraban?

R: Fui batllista de la vieja camada. Conocí a don Pepe en el El Día.Mi padre me llevó a vivir lo que yo consideré un solemne momento. Y también me llevaba a las asambleas del Teatro Royal, donde se cantaba la Marsellesa y a veces el Himno a Garibaldi, si mal no recuerdo..Acompañé luego de la Fundación del Frente Amplio a Michelini y a Batalla, a quienes quise y respeté mucho.Me senté cerca del General Seregni, en aquel histórico estrado que se levantó en la explanada de la Intendencia y el Frente desplegó sus banderas. En el prosigo, como militante crítico e independiente. Sabedor de sus errores, conforme con sus aciertos y pugnando por perfeccionar , siquiera con el empuje del espíritu, sus caminos hacia un Uruguay más amable, más justiciero, menos prejuicioso, más ilustrado y más valiente. ¿Sueños? La condición humana es falible y contingente pero perfectible; hay que enseñar a convivir, hay que educar, pero no pueden entrar cabeza adentro el saber y el saber ser con la barriga vacía. En consecuencia es preciso crear trabajo dignamente remunerado para todos quienes puedan desempeñarlo, techo y ocios constructivos para todos. En definitiva, patria para todos.

P: Combinas lo práctico con los ideales...deben ir de la mano...Ya has contado aquí cosas interesantes sobre cómo era la vida política de Uruguay cuando tú eras muy joven . ¿Recuerdas algún hecho especial...quizás alguna anécdota que valga la pena compartir con los jóvenes de hoy?

R: No me gusta la cascara de lo anecdótico, que es resbaladizo y sí la existencia del grano, que nos enseña a saber dónde estamos parados. Ya narré muy brevemente en efecto lo que era la vida política en mi juventud, en un medio más pacato, más convencional, más cifrado en las amistades y no en los intereses. Pero no soy "nostalgioso". Detesto la nostalgia, el dolor por el bien perdido. Miro hacia adelante. Me considero un un perfeccionista, y si bien es muy melancólico mi concepto sobre el género humano y la esperanza constituye tal vez una larga espera, creo que la humanidad es perfectible cuando , como soñaba Kant, en vez de la paz de los sepulcros un día se instaure la paz universal. Es bueno correr tras los ideales, por inalcanzables que parezcan. Te mantenés en buen estado de alma, afilás la lucidez del espíritu.

P: Y tenés por qué vivir.... Los uruguayos siempre destacamos con orgullo el republicanismo, la sencillez, la naturalidad con que el Presidente de la República podía siempre ir a sentarse en un bar como cualquier hijo del vecino...¿tienes presente algo de aquellos años que valga la pena destacar en este punto?

R: Creo que hay una singular continuidad en este aspecto. Los Presidentes rompen el protocolo y siempre el Pepe se le escapa al Turco y se entrevera con la gente. Los ministros hacen footing por la Rambla. Todos nos conocemos en esta gran toldería criolla, y la tan mentada inseguridad es hija mundial del tipo de civilización egotista, consumista y hedonista que nos avasalla. La pasta base no es causa sino efecto del imperio de la riqueza fácil y los grandes desequilibrios existentes entre los que nacen con estrella y los que naces estrellados. Y no porque lo disponga el hado sino por las desigualdades existentes entre los de arriba y los de abajo. Al margen de los ismos y los fracasos todavía conviene recordar al barbudo que habló de las infraestructuras económicas y superestructuras culturales que condicionan las clases sociales.Ellas , con otros nombre, siguen en carrera. Y también lo que dijo Walter Benjamin, otro judío ilustre acerca de "los reventados de la historia".

P: Y ya que mencionas esto y hasta recuerdas a Marx....hoy nadie duda que los
problemas principales a los que hay que hallar solución, son la educación, la seguridad ciudadana, la salud pública....Hubo tiempos, no tan lejanos, en los que el principal desafío era la situación económica. Claro está que hace casi 30 años, el tema era el regreso a la democracia. ¿Cuáles eran los temas principales que preocupaban a la ciudadanía en las elecciones cuando tú eras joven?

R: Creo que ya hemos paseado, aunque cortito, por el parral de la condición humana o, mejor, por las viñas de la ira. En lo historia, decía Vico, hay corsi y ricorsi.Ya hemos dejado atrás el dolor y la sangre de un pasado afrentoso, en el que un Gran Titiritero le abrió la jaula al Cóndor. Como en Fuenteovejuna,
luchemos todos a una para que nunca más los dictadores , los tiranos y sus sirvientes ensucien esta tierra uruguaya y atormenten a nuestro pueblo.

P: ¿Hay alguna figura política que haya quedado en tu mente, tu corazón, como un símbolo de la democracia uruguaya de tus años mozos? Aunque con lo que ya has comentado, me atrevo a adivinar...

R: Claro...seguro que adivinaste..Don Pepe Batlle.

P: ¿Hay algo que echas de menos...algo que se haya perdido y quisieras que Uruguay recupere en su vida política o en su forma de ir a elecciones..aunque no seas nostálgico?

R: No se vuelve al pasado. Debemos perfeccionar el futuro desterrando los Estados homicidas, las ideologías asesinas, las teocracias salvajes, los traficantes de armas y de malas conciencias.

P: ¿Cómo se vive una campaña electoral, cuando se es amigo personal del Presidente de la República?

R: Deseando que la gente sustituya la pasión por la razón y el corazón caliente por la cabeza fría y vote bien.Y lo hizo. Nuestra amistad con el Pepe seguirá en pie, al margen del toma y daca . Mientras estemos con vida, en aquel plano que Valery llamaba la política del Espíritu.

P: Todos conocemos la frase "todo tiempo pasado fue mejor", lo cual no significa que todos la abracemos...Cuando de vida política y de elecciones en nuestro país se trata ¿estás de acuerdo con esa idea?

R: Los camalotes flotan en la corriente. Seamos hijos de nuestra época. No se trata de que todo tiempo pasado fue mejor sino de que hay una sola juventud, que se esfuma y no vuelve. Se recuerda, suspirando, aquellos años mozos, cuando uno era como una fuerza de la naturaleza. Terrible animal es la juventud, dijo un clásico español. Sepamos flotar como los camalotes en la corriente de los ríos nuevos, que los antiguos ya son leyenda.

P: Con la experiencia que te da lo vivido en tus intensos 94 años ¿hay algún consejo que darías a los políticos de hoy y a los jóvenes y no tan jóvenes que deben elegir entre ellos al votar?

R: En uno de sus ya olvidados libros escribió Pitigrilli: agradezco los consejos; yo sé equivocarme solo. No doy consejos, digo solamente que aprendamos a ser responsables, a ser honestos, a ser auténticos, a no vestirnos como la mona con trajes de seda, a sustituir la hipocresía de la caridad por la real vigencia de la justicia y que, volviendo al Tanaj (el Antiguo Testamento) que orienta la religiosidad de tu gente, recordemos aquella frase que debe cobrar vida en nuestra voluntad y nuestras acciones: no hagas al semejante lo que no deseas que te hagan a ti.

P: No voy a arruinar esto agregando ninguna pregunta. Gracias mil Daniel por tu tiempo y por enriquecernos...
R: Gracias a ti.