Cultura

Haciendo buena letra

Un museo vivo para experimentar de primera mano antiguas artes

Nutrida oferta de workshops de letterpress, caligrafía, grabado, cianotipia y lettering en una atmósfera única: un pequeño taller de imprenta histórico recreado en un edificio patrimonial.

07.08.2020 14:36

Lectura: 4'

2020-08-07T14:36:00
Compartir en

En el Centro de Montevideo, en el entorno de un bello edificio de interés patrimonial, está Buena Letra: una imprenta tipográfica dedicada a rescatar herramientas y materiales de impresión antiguos y recrear técnicas clásicas vinculadas a la historia de las artes gráficas.

Este emprendimiento de Ariel Seoane -diseñador gráfico y artista- y Marisa Elizalde -traductora y correctora de estilo- surgió de su curiosidad por explorar técnicas tradicionales vinculadas a la historia de sus profesiones y el deseo de aplicarlas en la creación de productos contemporáneos con el encanto de la producción manual. Y como ambos también son docentes, fue natural que incorporaran la oferta de cursos y talleres donde difundir sus conocimientos y contagiar su entusiasmo por el arte tipográfico en su sentido más amplio.

Así, Buena Letra es un museo, pero vivo, donde, además de rescatarse y conservarse, los elementos de la colección vuelven a usarse para imprimir, ya sea en la producción de objetos (tarjetería, papelería comercial, obra gráfica) como en la enseñanza de técnicas de imprenta.

La serie de talleres de este año comienza el 14 de agosto, con El ABC del Letterpress, un workshop de dos jornadas para descubrir el placer táctil de la composición con tipos móviles de madera y metal y maravillarse con el proceso de impresión que cambió la historia del libro.

En el sitio web de Buena Letra está el detalle de su oferta cultural de experiencias didácticas y divertidas, ideales para personas creativas, amantes de los libros, la edición, el diseño, el arte y la historia.

Ver esta publicación en Instagram

En medio del proceso de composición con tipos móviles de un logotipo con las iniciales BLS para imprimir tarjetas personales en letterpress. Para el armado de la forma usamos una de nuestras fuentes favoritas, la número 4035 de 72 puntos (6 cíceros), según el catálogo Caractères et vignettes bois, de la Fonderie Typographique Française (c. 1922: 167), y un componedor, una herramienta fundamental de la imprenta tipográfica. Los componedores son una especie de regla con un borde inferior, un ajuste desplazable a la izquierda y un tope a la derecha. Sirven para acomodar una por una las letras que forman cada renglón. Como en tipografía los tipos móviles están en espejo, el texto se compone cabeza abajo y de izquierda a derecha, para que, luego de ponerle tinta y pasarlo por la prensa, se obtenga una copia al derecho. A la izquierda de las iniciales se puede ver un cuadratín, una de las piezas de imprenta llamados blancos, que, al tener menor altura que las letras, no se imprimen, sino que sirven para generar espacios en blanco y componer una forma compacta que luego se coloca en la prensa. #letterpress #letterpresslove #letterpressprinting #artesgraficas #tipografia #typography #tiposmóviles #printmakersofinstagram #printshop #slowprint #imprenta #impresionartesanal #montevideo #uruguay #buenaletra #buenaletrashop

Una publicación compartida de Buena Letra Shop (@buenaletra.shop) el