Contenido creado por Nicolás Delgado
Tiempo libre

A viagem ao mar

Tridente de propuestas de Punta del Diablo: del arroz marinero a los domos de Playa Grande

Arrai Beach Bar, Il Tano Suites y Buda revelan la variedad de uno de los balnearios uruguayos con mayor presencia de turistas brasileños.

10.01.2022 21:06

Lectura: 4'

2022-01-10T21:06:00
Compartir en

Montevideo Portal

El nordeste de Rocha es una de las regiones más visitadas por turistas que llegan en autos desde el sur de Brasil. Barra de Chuy, Fortaleza de Santa Teresa y Punta del Diablo forman una tríada de balnearios en los que suele escucharse particularmente el portugués, y aunque este año se siente la merma de los brasileños en comparación a temporadas pre pandémicas, su presencia se torna evidente por estas horas en esas playas.

Las opciones para los norteños son variopintas, pero Punta del Diablo ha logrado evolucionar en los últimos años en la consolidación de sus proyectos.

Arrai Beach Bar en playa el Rivero en Punta del Diablo, verano del 2016. Foto cedida a Montevideo Portal.

Arrai Beach Bar en playa el Rivero en Punta del Diablo, verano del 2016. Foto cedida a Montevideo Portal.

Arrai Beach Bar es uno de los tradicionales chiringos de playa devenido en parador. Los hermanos Algorta -Pedro, “Nacho” y “Pepi”- comenzaron hace 12 años con una modesta estructura de madera en la playa del Rivero y este verano, licitación municipal mediante, se mudaron a La Viuda, armaron generoso deck y buena protección del viento, y sumaron sobre la misma playa un módulo gastronómico a unos 100 metros, llamado Anzuelo.

El arroz marinero y las caipirinhas son las especialidades de Arrai, mientras las melodías de “Nacho” -que además de mozo es director de orquesta, tecladista y ha tocado con varias de las principales bandas del país- amenizan los atardeceres.

Arrai Beach Bar, playa La Viuda, Punta del Diablo, enero de 2021. Foto cedida a Montevideo Portal.

Arrai Beach Bar, playa La Viuda, Punta del Diablo, enero de 2021. Foto cedida a Montevideo Portal.

Si de formar tridentes se trata, Il Tano Suites & Cucina y Buda podrían completar la muestra de ofertas seductoras para uruguayos, brasileños y extranjeros en general.

Un año antes de que los hermanos Algorta clavaran las primeras tablas de su chiringo, Il Tano se estableció en Punta del Diablo con una propuesta de alojamiento boutique y restaurante que ya es marca registrada. Entorno a un jardín arbolado con piscina se levantan las habitaciones de techos quinchados, hegemónicos por esas calles. También atendido por sus dueños, presenta una carta en la que se destacan los ravioles de camarones con masa de tinta de calamar.

Buda cierra este tridente de recomendaciones. Se trata de un complejo de domos en Playa Grande, ubicado en el Parque Nacional Santa Teresa, pero con ingreso vehicular desde Punta del Diablo. Sin conexión eléctrica, los paneles solares y las tinas de agua caliente, calentadas a leña, invitan a los visitantes a probar tragos durante baños de inmersión a cielo abierto. Si bien el emprendimiento cuenta cinco veranos, en diciembre el proyecto de domos cambió de nombre y administradores, y sumó estas cálidas piscinas para dos o tres personas.

Foto cedida a Montevideo Portal

Foto cedida a Montevideo Portal

Yapa

En cuanto a la movida nocturna, los bares de playa De Los Pescadores siguen bancando el mostrador; rumbo a La Viuda, Primata y Peor para el sol levantan el volumen con vista al mar, y en el centro del pueblo, Malandra despacha cervezas artesanales al son de una dj.

En el centro también pueden encontrarse entusiastas músicos callejeros y otras sorpresas, aunque no tan agradables, como una milanesa cruda o una pesca del día pasada sobre aceite requemado. Digamos que el desborde de público un caluroso sábado 8 de enero trajo efectos colaterales en al menos uno de los locales céntricos visitados por Montevideo Portal.

De todas maneras, la norma es la buena atención en un balneario en el que algunos de sus clásicos se repliegan, como el restaurante Al Pairo, que a diferencia de otros veranos solo está abriendo al mediodía. Sobre sus mesas, a metros de la feria artesanal, pueden degustarse los clásicos y deliciosos buñuelos de algas.

La movida nocturna más estridente, la que hizo explotar de jóvenes Punta del Diablo, quedó atrás hace varios años y lo que dejó es una dulce calma con un servicio, en gran medida, preparado para recibir a nacionales y extranjeros. “Está prohibido fumar dentro de las suites; somos weedfriendly, consulte”, puede leerse en la carta de condiciones de Il Tano. “Weed” significa hierba en inglés, o marihuana o “maconha”.

Montevideo Portal