Curiosidades
Mi honor está en juego y de aquí no me muevo

Trabajador despedido se pega -literalmente- a la sede de la empresa

Fadzilah Abdul Hamid trabajó por 17 años en una petrolera en Malasia, y afirma que su despido es injusto.
29.11.2017 08:17
2017-11-29T08:17:00

En mayo pasado, Hamid recibió una notificación de despido luego de trabajar durante 17 años en dos divisiones de Chevron Malaysia Limited (Caltex).

Según consigna la web noticiosa 20Minutos, la misiva explicaba que se lo relevaba de sus funciones debido a que se consideraba que el trabajador había realizado algunos gastos impropios a nombre de la empresa, durante la instalación de dispositivos automáticos en estaciones de servicio.

Sin embargo, Hamid niega semejante cargo y asegura que las erogaciones se realizaron en toda regla, por lo que intentó apelar la decisión por todas las vías posibles, recordando incluso la normativa del Ministerio del Interior de Malasia que indica que "todos los costos de implementación del autoservicio, incluida la configuración de dispositivos automáticos y la calibración de esos dispositivos, correrán a cargo de la empresa petrolera, y que ningún cargo, directo o indirecto, deberá ser aplicado a los trabajadores".

Harto de desaires, se trasladó a la sede de la firma en Kuala Lumpur, y allí se negaron a recibirlo.

Fue así como el hombre tomó la decisión que ha hecho que la opinión pública local lo conozca como "Señor Pegamento": pegó la palma de una mano al suelo de la recepción, y aseguró que no se marcharía de allí hasta que la empresa le ofreciera una solución justa.

Su mujer y familiares armaron una suerte de campamento en el hall del edificio, asistiendo con alimentos y apoyo moral al reclamante.

Casos similares on relativamente frecuentes en el país, y la propia Caltex ya tuvo alguna vez trabajadores encadenados a sus puertas. Ahora se espera que el gobierno medie en el caso, debido a su repercusión pública.

Montevideo Portal



%%BannerEspecial1%%