Cultura

Es campeón mundial

Sergio Blanco: ídolo en tierra ajena y ¿por casa cómo andamos?

“Sus obras de esta década han sido ignoradas sistemáticamente por los premios Florencio”, recuerda Bernardo Borkenztain.

22.02.2021 12:37

Lectura: 3'

2021-02-22T12:37:00
Compartir en

Por Q.F. Bernardo Borkenztain

borky@montevideo.com.uy

No cabe duda de que Sergio Blanco es el más importante teatrista del país, en su tarea como dramaturgo y director esencialmente, pero también con sus conferencias performativas, ha cambiado, desde su trabajo teórico y práctico de la autoficción, la historia del teatro del siglo XXI.

Y no solamente a nivel local, ya que sus direcciones han girado por todos los festivales del planeta, generando puestas locales que han cosechado todo tipo de premios, y que han provocado que sea, junto con Eduardo Galeano, el uruguayo (el dirá franco uruguayo, pero nació y se crió en el Prado) más traducido de la historia.

Increíblemente, siendo ídolo en tierra ajena, pese a ser un líder que agota todas las entradas de sus obras por más que las reponga, sus obras de esta década han sido ignoradas sistemáticamente por los premios Florencio, que están tan devaluados como para ignorar esta joya que los uruguayos disfrutamos con el privilegio de que estrene casi todas sus puestas con actores locales y en el país.

De hecho, si no fuera por los premios de la Escuela de Espectadores, el país tendría el triste mérito de ser como el director técnico argentino que dejó ir a Messi o algún otro profeta de similar calibre.

En este caso, una de sus autoficciones, "la Ira de Narciso", que combina sus tópicos habituales, de unir mitos ancestrales con su propia historia y la ficción de manera de formar una trama delicada y visceral, con la que enfrenta tanto al amor como a la muerte, le ha permitido, por segunda vez, ganar el premio "Offies 2021", como mejor autor en Londres, un premio tan importante que es considerado como algo parecido a un Nobel para dramaturgos, y fue anunciado nada menos que por Dame Judy Dench.

La puesta que valió esta presea la hizo una vez más el Director Daniel Goldman, con el famoso actor Sam Crane.

Consultado por la prensa extranjera, Blanco dijo:

"Es un inmenso honor para mí recibir esta distinción tan importante y quiero dedicarlo al director Daniel Goldman, al actor Sam Crane y a todos los colegas del medio teatral que está atravesando un momento muy difícil".

Y para nosotros nos queda enorgullecernos de que Sergio Blanco es Campeón Mundial y que podemos decir que es nuestro. . .

Por Q.F. Bernardo Borkenztain

borky@montevideo.com.uy