Cultura

Escribe Leo Silveira

Réquiem de un librero para el poeta del rock con saudade y el dramaturgo ecuménico

Este inicio de junio ha sido triste para las letras uruguayas, con el fallecimiento de dos grandes figuras como Hiber Conteris y Macunaíma.

09.06.2020 11:21

Lectura: 3'

2020-06-09T11:21:00
Compartir en

Por Leo Silveira

Unos dicen que el mes de junio toma su nombre de la diosa romana Juno, otros que del fundador de Roma, pero coinciden en representarlo con la figura de un joven desnudo que señala con el dedo un reloj solar dando a entender que el sol empieza a caer, que algo termina y algo empieza.

Esta primera semana de junio ha sido triste para las letras uruguayas. El martes 2 falleció el dramaturgo, escritor y crítico literario Hiber Conteris (1933),sanducero de nacimiento, un aventurero de la literatura, profesor en universidades de EEUU, figura reconocida en la fauna cultural de la segunda mitad del siglo XX (El asesinato de Malcom X), no puedo decir que lo conocí más allá de cruzarnos alguna vez, pero como librero y lector, siento que cumplí con mi parte al promover su obra y darle el lugar que merece en nuestra narrativa, sus novelas: "Cuarteto", "10% de tu vida" (gran homenaje al maestro del género negro Raymond Chandler) o "El séptimo año" tienen que estar en los anaqueles de las librerías esperando nuevos lectores.

No pasaron tres días y nos despertamos el viernes con el fallecimiento del "Macu" Atilio Duncan Pérez da Cunha, (1951), poeta, publicista y agitador cultural nato, con oído sensible para la música (corresponsal en su momento para las revistas de rock argentinas "Pelo" y "Expreso Imaginario"), siempre dispuesto a escuchar y empujar de manera enérgica y desinteresada a músicos, poetas, actores, escritores en la quijotada más insólita.

Macu te abrazaba y te contagiaba de entusiasmo, ya sea por la poesía o por la música brasileña que desde su programa de radio "Otro rollo" en el Sodre, promovía como un apostolado, haciendo honor al seudónimo "Macunaíma", apodo por el libro del brasileño Mário de Andrade. Artistas como Victor Ramil, Juliana Cortes, André Gomide, por mencionar unos que conocimos juntos, pasaron por su programa, así como una infinidad de poetas y autores nordestinos rompiendo esa barrera invisible que hay entre la rica cultura de la frontera. Como poeta participó y trabajó con los mejores: "el Bocha" Washigton Benavides, Elder Silva, Jorge Lazaroff, Darnauchans, Leo Masliah con los que grabó discos.

Escribió un libro de relatos "La publicidad es puro cuento" inspirado en sus años como publicista y cuatro libros de poesía, de los cuales hoy se pueden conseguir: "La bufanda del aviador" presentado en 2008 en la sala Zitarrosa con la participación de Walter Bordoni, Mauricio Ubal, Samantha Navarro, Rubén Olivera, Jorge Galemire, Vera Sienra entre otros muchos, y su último libro "Ontheroadagain - Proyecto Felinghetti II, un ciclo de poemas con los confabulados "urubeatniks" que relatan las peripecias de viaje entre Chicago y San Francisco, para encontrarse con el mítico poeta y editor Lawrence Ferlinghetti.

Se nos fueron el poeta del rock con saudade y el dramaturgo ecuménico que nunca concibió la ficción sin la aventura, dos figuras ineludibles de la cultura local que es menester recordar, en estos días tristes de junio que se nos fueron hacía la luz eterna del parnaso literario uruguayo.


Por Leo Silveira