Contenido creado por Cecilia Franco
Vida de perros

VIDA DE PERROS, POR ANDRÉS PEIRANO

Perros remilgosos para comer la ración

En esta nueva columna, Peirano nos explica qué debemos hacer si nuestro perro descarta la ración y no come por elección propia

25.03.2021 12:01

Lectura: 3'

2021-03-25T12:01:00
Compartir en

En su nueva columna, el entrenador canino Andrés Peirano -cuya cautivante historia podés conocer aquí- explica cómo actuar cuando los perros se ponen exquisitos a la hora de comer.

-.-

En este caso voy a hablar del perro sano que descarta la ración y no come por elección propia, es fundamental que si nuestro compañero deja de comer por un par de días consultemos al veterinario para descartar cualquier tipo de problema; como dije en este caso voy a hablar de los perros exquisitos para comer.

En verano los perros que comen dos veces al día pueden tender a comer menos y preferir solamente la comida de la noche, esto es normal, especialmente en días muy calurosos.

Una buena calidad de comida es fundamental, pero no debemos incorporarle aditivos ya que al hacerlo el perro esperará a que lo hagamos siempre, nada de comida de humanos, ni pollo, ni pate; nuestro compañero debe comer su comida y si no lo hace no le daremos o convidaremos absolutamente nada entre comidas, para empezar.

Por supuesto que debemos quererlo, mimarlo y velar por su bienestar, pero no debemos antropoformizar al perro, respetar a nuestro perro comienza por entenderlo como el animal que es.

Lo que generalmente termina sucediendo es que decimos "pobrecito no come" y le añadimos algo a la ración para hacerla así más apetitosa para el perro. Esto se vuelve costumbre y el perro es el que termina adiestrando al humano para que le ponga aditivos en su comida o no come.

Esa es la clave para entender lo que pasa, si el perro no come es debido a que no tiene tanto apetito, por lo que para que coma debemos simplemente esperar a que lo tenga, el ejercicio físico aumenta el apetito, por lo que un incremento en este aspecto puede ayudar.

Lo que debo hacer es, ofrecer su plato con la ración en el horario de comer y si pasan unos diez o veinte minutos sin que el perro le preste mucha atención, ese plato va a desaparecer y solo va a volver en el siguiente horario de comida.

Es importante entender que este proceso puede llevar algunos días y debemos mantenernos firmes, sin convidar nada extra, ya que tarde o temprano la naturaleza actuará y el perro por supervivencia comerá ya que ningún perro va a descartar la posibilidad de comer si realmente tiene apetito.

Por supuesto que si el problema persiste podemos contactar a un adiestrador o modificador de conducta pero el método que aplicará será este sino estaremos atados permanentemente a los aditivos para que nuestro compañero coma ya que logro adiestrarnos por completo.