Libros

Se cuenta que...

Novedad editorial

Editorial Fin de Siglo presenta "Cuentos de la picada", de Walter David Phillipps-Treby

05.06.2014 17:29

Lectura: 3'

2014-06-05T17:29:00
Compartir en

Estos "Cuentos de la picada" son básicamente una recopilación de anécdotas que circularon -en tiempos de la dictadura- dentro de los penales de Punta Carretas, Punta Rieles y Libertad. Apuntan a rescatar el uso del humor como instrumento de solidaridad, como artefacto defensivo grupal, como gualicho o antídoto contra las penas. 

La mayor parte de las veces usábamos estos mecanismos sin pensar, sin darnos cuenta, por reírnos nomás. Otras, en cambio, había quienes contaban sus historias con premeditación y alevosía, entre mate y mate, atentando contra el bajón. Aprendí que aquellos cuentos eran parte del arsenal que teníamos para defendernos, eran un emblema de vida, de compañerismo, de resistencia. Estas páginas intentan que no se pierdan.

Walter David Phillipps-Treby ("Negrito")

Nació en Montevideo el 4 de junio de 1949. Cuando tenía un año, su familia se radicó en la ciudad de Juan Lacaze (departamento de Colonia).

Cursó enseñanza primaria en la escuela Nº 39 y el primer ciclo de enseñanza secundaria en el liceo de Juan Lacaze. En Colonia completó el segundo ciclo de secundaria en los cursos de preparatorios de medicina.

En 1968 se trasladó a Montevideo, cumplió un año de estudios en la Facultad de Humanidades y Ciencias, y pasó al año siguiente a la Facultad de Medicina, donde se matriculó en el Ciclo Básico.

Dedicó parte de su tiempo a la militancia gremial (FEUU) y política y pronto simpatizó con el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, incorporándose a esa organización para integrar la Columna del Interior.

El 14 de setiembre de 1970 fue detenido por primera vez y encarcelado en Punta Carretas. Estando recluido en ese establecimiento, participó activamente en la planificación de la fuga masiva de presos políticos conocida popularmente como «el abuso».

Poco después de fugado fue recapturado por las Fuerzas Conjuntas en La Pedrera, departamento de Rocha, y conducido al Batallón de Infantería, donde fue sometido a constantes apremios físicos y prolongados plantones.

De allí fue trasladado al penal de Punta Rieles y posteriormente al Establecimiento Militar de Reclusión Nº 1, conocido como «penal de Libertad», siendo uno de los primeros reclusos de ese establecimiento, ostentando el Nº 010, y alojado en el segundo piso llamado «de los presos peligrosos» en celda individual.

Permaneció recluido durante 14 años, 12 de ellos en el penal de Libertad, procesado por la justicia militar sin tener condena. Dedicó su tiempo de reclusión a leer y estudiar literatura, filosofía y psicología.

Fue liberado en el año 1984, se matriculó en la Escuela Universitaria de Psicología y aprobó los cursos y exámenes de la carrera en el tiempo mínimo posible, recibiéndose de psicólogo en el año 1989.

Formó pareja con María Marta Magnabosco, con quien tuvo un hijo, Joaquín, nacido el 14 de diciembre de 1987.

Separado de esa unión, contrajo matrimonio con Leonora Silva Piazza, con la cual tuvo un hijo llamado Ignacio («Nacho»), nacido el 28 de abril de 2000.

Trabajó en la Facultad de Psicología como docente de Psicopatología y de la Cátedra Libre de Ética y Derechos Humanos, concomitantemente con su trabajo como psicoterapeuta.

Publicó varios cuentos, artículos científicos relacionados con su práctica docente y, en colaboración con Jorge Tiscornia, un libro titulado Vivir en Libertad.

Falleció en Montevideo, a los 61 años, el día 25 de mayo de 2011, víctima de una hemorragia cerebral masiva.