Contenido creado por Gerardo Carrasco
Vida de perros

Vida de perros: por Andrés Peirano

No seas animal: los cuatro errores que más cometemos al educar a los perros

El entrenador canino Andrés Peirano llama la atención sobre malas prácticas habituales.

07.03.2019 11:39

Lectura: 6'

2019-03-07T11:39:00
Compartir en

Vinculado a los canes casi desde su nacimiento, Andrés Peirano abandonó una promisoria carrera en la Fuerza Aérea luego de que sus experiencias en Congo le llevaran a volcarse por completo a su vocación por los perros.

Tal como lo relatara en diálogo con Montevideo Portal, el contacto con la violencia y la indefensión de los más débiles le llevó a concebir un proyecto único: entrenar perros callejeros como sistema de alerta temprana y protección de mujeres y niños. Estos animales podrían prestar un valioso servicio en lugares -como el mencionado país africano- donde la población civil está a menudo indefensa ante el accionar de grupos armados.

En la actualidad, Peirano ejerce como entrenador y da cursos de capacitación en la materia. También realiza tareas de apoyo emocional mediante perros entrenados, dirigidos a confortar a personas que han pasado por experiencias traumáticas, como el caso de quienes se ven afectados por inundaciones, algo tristemente frecuente en nuestro país.

En su nuevo artículo, Peirano analiza loes errores más comunes que cometemos al educar a nuestros perros. Equivocaciones que -advierte- no contribuirán a lograr el objetivo deseado, sino que pueden sabotearlo.

                                                                                    -.-

Día a día conozco muchos perros y muchos humanos, y compruebo que en general se cometen los mismos errores al momento de educar al perro. Estas equivocaciones muchas veces derivan en problemas que requieren la intervención de un profesional para corregir conductas inadecuadas. Y al encontrar el origen del problema, muchas personas se ofenden cuando se les dice que la culpa no es del perro sino de ellos.

Debido a esto, hablaremos de cuatro errores comunes. Evitarlos mejorará la convivencia con tu mascota, su educación, comprensión, y no tendrás que consultar a un profesional para solucionarlos cuando ya se cometieron.

El timing

Este término define al periodo transcurrido entre que el perro presenta una conducta y nosotros la detectamos, premiándola o castigándola según el caso. Esto significa que un correcto timing nos ayudará a corregir esas conductas que queremos eliminar. Si nuestro perro se manda una macana y lo rezongamos pasados tres segundos, no logrará relacionar el rezongo con la conducta que queremos corregir.

Debido a esto, muchas personas castigan constantemente a sus perros pero estos no corrigen la conducta, ya que no entienden que es lo que se está castigando o lo relacionan a una conducta diferente. En muchos casos, un mal timing genera daños en el vínculo emocional con el perro y problemas de inseguridad.

El enojo

Es normal que nos enojemos con nuestro perro. Muchas veces ponen a prueba los límites de nuestra paciencia. El permanecer enojados con ellos por lapsos prolongados puede generar grandes problemas emocionales en nuestra mascota que pueden derivar en problemas de ansiedad, ya que el can no sabrá qué hacer para liberarse de la presión psicológica que significa el tener a su referente enojado casi permanentemente al momento de interactuar con él. Esto es especialmente problemático cuando se trata de cachorros.


Pasarle el hocico por su orín

Es muy común que la gente le refriegue el hocico al perro en el orín al volver a casa y encontrarse con semejante "regalito". Como explicáramos líneas arriba, el perro no entenderá nunca que ese castigo físico se relaciona con la acción de orinar fuera de lugar.

Si bien posee memoria, el can vive más en el ahora y debemos recordar que todo castigo físico dañará el vínculo con nuestro perro en mayor o menor medida. Es tan errado esto como método correctivo que el perro puede llegar a asociar nuestro enojo con sus deposiciones y no con el lugar donde las depositó. Así, el infortunado animal puede llegar a ingerir sus heces con el objetivo de evitar nuestro enojo, sea que las haga o no en el lugar indicado.

Limites bien definidos:

La falta de límites definidos y constantes hace que el perro acabe por no tener ninguno. Llegados a este punto, podemos pasar la vida rezongándolo pero no lo va a entender. Me gusta usar el ejemplo de la cama: muchas personas se quejan de que su perro se sube a la cama sin permiso, pero de vez en cuando les gusta dormir en su compañía y lo invitan a subir. Esto hace que el límite que queremos poner no sea claro, y el perro buscará el momento más oportuno para saltar sobre la cama y disfrutar de una siesta. Si queremos disfrutar de la compañía de nuestro amigo de cuatro patas en la cama pero no siempre, es mejor enseñarle la orden de "abajo" y aceptar que en algún momento se subirá sin permiso. Si no deseamos que lo haga, no debemos permitir que suba nunca a la cama. Esto significa el ser coherentes con los límites que imponemos.

La frustración es uno de los mayores enemigos que enfrenta el humano a la hora de educar a un perro y muchas veces hace que se apele a la violencia para corregir a ese perro que definen como descontrolado, cuando lo que ocurre es que ni el humano entiende al perro ni el perro entiende lo que quiere el humano.

Es sumamente importante evitar la violencia, ya que esta solo dañará el vínculo con el animal y generará daños emocionales que pueden hacer empeorar cualquiera de estas situaciones o incluso derivar en conductas agresivas.

Si se encuentran en una de estas cuatro situaciones y están fuera de su control, siempre recomendamos consultar con un profesional que ofrezca orientación hacia la mejor manera de solucionar el problema.

Si estamos educando a nuestro cachorro o perro adulto adoptado, tener en cuenta estos consejos nos evitará futuros dolores de cabeza.


Andrés Peirano

apeiranok9h@gmail.com

En Facebook: K-9.H Uruguay

Actividad

Andrés Peirano informa que en los próximos días tendrá lugar en el departamento de San José un curso de pastoreo con perros. Para aquellos interesados, los datos son los siguientes


Pastoreo Uruguay
Curso básico de pastoreo
Se llevará a cabo los días 16 y 17 de marzo en la localidad de Juan Soler, departamento de San José
Informes e inscripciones: 098638537