Cultura

Si te gustan las manzanas

Libertaria, una sidra que quiere que se sepa que “viene de la tierra y el interior”

A tanta cerveza artesanal, llegó una sidra boutique, una bebida con otro proceso productivo y que apunta a la calidad como bandera.
29.05.2019 11:30
2019-05-29T11:30:00
Compartir en

En el último tiempo la cerveza artesanal se viene imponiendo en el mercado uruguayo como una de las bebidas más consumidas, tanto a nivel domiciliario como nocturno. Este boom, que no solo es vernáculo, sino que responde a un fenómeno global, se traduce también en la proliferación de marca, brewers y cervecerías casi en todos lados.

Desde Libertaria tuvieron una idea que va en la misma línea, pero le da una vuelta de tuerca. Si bien sigue por el camino de "lo artesanal", decidieron hacer un cambio de frente: se concentraron en la sidra. La iniciativa salió de una tesis en la UTU de Enología, que luego de utilizarla como insumo académico decidieron tirarse al agua y probar suerte en el mercado y con una ayuda de la Agencia Nacional de Desarrollo (Ande) hoy lo están logrando.

De a poco, y con la calidad como bandera, los emprendedores detrás de este proyecto buscan imponerse en el paladar de los uruguayos. No es una tarea fácil, ya que, según plantean, existe en nuestro imaginario colectivo una mala imagen de lo que es la bebida.

"Hay que salir un poco de esa concepción que tenemos de que la sidra es de calidad B, estamos muy acostumbrados la sidra de Navidad, en botella de plástico, que es la típica... Y nuestra sidra no es así", explica Varinia Bleier en dialogo con Montevideo Portal, desde Cervecería Ramón, boliche donde Libertaria ocupa la canilla "número 28".

Bleier, uno de los enólogos del proyecto - el otro es el colombiano Diego Herrera -, cuenta que para luchar contra los "preconceptos" buscan que los uruguayos la prueben. "Tenemos que darle a la gente para que entienda que es otra cosa, que no tiene nada que ver con esa idea que tienen", remarca.

En este sentido, también señala que "en el colectivo también hay esa idea de que se hace con manzana de mala calidad o podridas", lo que "no es real", ya que trabajan con frutas de la zona de Libertad, en el departamento de San José, que son de exportación.

No obstante, el prejuicio de la calidad no es el único con el que luchan, también está el de lo estival. "Queremos hacer que la sidra sea inclusiva, salir un poco de la estacionalidad y de esa cosa de que es solo para determinadas fechas. O sea, que no solo se pueda tomar en las fiestas, que se puede consumir todo el año", dice Bleier.

Como forma de saltear estos obstáculos, es que Libertaria se puede consumir en botella, pero también tirada en forma de "pinta". De esta forma, puede acceder quien la quiera consumir tranquilo en su domicilio, así como el que va a los boliches, generalmente en busca de cerveza artesanal.

Es que no se puede escaparle a la referencia con esta bebida, que hoy en día está en completo auge en nuestro país, y que se la puede encontrar casi de forma omnipresente en todos lados. Pero esto le está permitiendo a Libertaria darse a conocer a un público que ya existe y que está acostumbrado a este tipo de consumo, sobre todo de forma nocturna. 

Más allá de todo, desde la sidra también se separan de lo que es la cerveza artesanal y marcan las distancias. Por ello, señalan las diferencias que existen en el proceso productivo, lo que sin duda es una característica excluyente. Mientras que explican que "la cerveza tiene un perfil mucho más industrial", dan cuenta que la sidra, en cambio, "juega mucho con la manzana, con el campo y con el interior".

Este juego es muy importante a la hora de marcar la identidad de la bebida, ya que como reafirma Bleier: "Nos interesa que nos vean como un producto que viene de la tierra y que viene del campo".

En este sentido, es que el proceso productivo tiene sus particularidades. Tienen tres variedades de sidra diferentes, la "Clásica", la "Rosé" (macerada con hibisco) y la "Dry", y para ello trabajan con manzanas diferentes como lo son la Granny Smith y la Cripps Pink, todas venidas de Libertad.

El pueblo maragato tiene una importancia mayor además de ser de dónde viene la fruta, también le da el nombre al producto y su identidad. Porque "Libertaria", más allá de una marca de trazabilidad de las manzanas, es una suerte de declaración de principios. Es por eso que llaman a la gente a "liberarse de prejuicios" y animarse a probar la bebida.

Hasta el día de hoy, la sidra comparte canillas en Cervecería Ramón (Constituyente 2032), y Bestiario (Libertad 2464), dos cervecerías insignias en Montevideo. Además, se puede acceder a ella, en diferentes vinerías y licorerías como Pepe Botella (José Enrique Rodó 2052), La Vaca Azul (Berro 1376) y Madirán (Chaná 2120). Para conocer todos los lugares dónde conseguirla, hacé click aquí.

 

Por Manuel Serra | @serra_sur