Cultura

Hecho a medida

La Foca, banda adelantada en esto de los protocolos, vuelve a La Trastienda

La banda uruguaya asegura que cumple con el protocolo exigido desde el inicio de su carrera y lo demostrará el 20 de agosto.

10.08.2020 13:49

Lectura: 4'

2020-08-10T13:49:00
Compartir en

La Foca, longeva banda uruguaya que recién en los últimos años ha comenzado a recibir parte del reconocimiento que merece, está entre la primera camada de artistas uruguayos en volver a los escenarios en pandemia.

El jueves 20 de agosto a las 21 horas, esta banda de exquisito pop melancólico llegará a La Trastienda Club MVD (Fernández Crespo 1763) para presentar su show "La Foca al 100".

Bajo la consigna de "tomar las restricciones sanitarias vigentes como una oportunidad", la banda prepara un show especial para 100 y algo de personas (160 disponibles) sentados en mesas.

En lo que definen como su "fecha FIFA" del año, preparan un repertorio que incluirá canciones nuevas (algunas compuestas durante el aislamiento), así como de su último disco La Fórmula y los "hits" de siempre (las comillas son suyas).

Las entradas se pueden conseguir en Abitab y la propia sala. Que las localidades sean limitadas por los protocolos sanitarios, evidentemente, es lo que lleva al título del show.

El vocalista del grupo, Federico González, dijo a Montevideo Portal que "claramente hay unos 27 años de preparativos para este momento de pandemia y restricciones sanitarias".

"Básicamente nos hemos mantenido alejados de los espectáculos masivos en forma consistente desde nuestros inicios, por lo cual podemos decir que somos de las bandas mejor preparadas para enfrentar esta pandemia", bromeó el músico.

"Es el primer show grande en un lugar que para nosotros marca el recital del año, que lo haremos solo nosotros cuatro, sin los invitados ni Ismael (el quinto Foca) y eso está bueno, porque presentamos canciones nuevas en este formato más somero y veremos cómo se lucen. Creemos que les va a dar otra cercanía, pero veremos qué dice el gran público en las mesas", agregó el vocalista.

La pandemia y sus consiguientes restricciones para espectáculos públicos afectaron al grupo, obviamente, pero también dejaron algunos efectos positivos. "Lo que nos pasó, como a tantos, fue que las fechas que uno tenía se cayeron a pedazos y no se podía ensayar, por lo que había como una parálisis que en un caso como nuestro, con cierta longevidad, son luces (de preocupación) que se prenden", explicó.

En lo musical, sin embargo, no hubo demasiado que lamentar sino lo contrario. "Al principio conseguimos una forma de ensayar a la distancia y logramos ¡maquetear¡ canciones nuevas, algo que no hacemos habitualmente, porque pasamos del ensayo a la sala de grabación. Aprendimos bastante durante este tiempo, fue muy productivo", contó González.

Ya más cerca de la fecha volvieron los ensayos tradicionales," con la energía acumulada que dio muchas ganas de volver y dejar atrás esas luces de preocupación que se habían encendido".

Aplaudan, focas

Pese a tener 27 años de carrera, La Foca tiene que lidiar con un karma: el imprevisto significado que adquirió su nombre en los últimos años por las disputas político-partidarias (especialmente en redes sociales y portales).

Como bien recuerda Federico, cada nota que sale en el portal es seguida por comentarios referidos a su "condición de acomodados con el Gobierno por entonces en ejercicio, por lo que se infiere que ahora serán al revés las acusaciones". "Siempre estaremos en el medio", dice el cantante, que despeja el cansancio de escuchar siempre los mismos chistes con buen humor.

"En nuestra primera época, en la que hacíamos humor, quizá lo hubiéramos tomado como un insumo para explotar eso, pero ahora estamos más veteranos y medio que tratamos de ignorar eso. Ya no es una opción cambiar de nombre. Y, en todo caso, como focas siempre va a haber es una forma de perdurar en el tiempo", ironiza.

"Se nota que nos cambiamos de bando porque el protocolo está hecho para nosotros. Fijate que máximo cuatro músicos en escena: perfecto. Máximo de una hora y cuarto en los shows: más que perfecto. Distancia física entre los músicos: no hay un derroche escénico que nos lleve a juntarnos, así que también perfecto. Y lo de tapabocas, si uno canta y hace coros, no se usa, así que en líneas generales lo podíamos haber escrito nosotros el protocolo", agregó.

A la banda quizá no le cambie demasiado. Para el público, es una hermosa oportunidad para romper la monotonía de casi medio año de pandemia.