Curiosidades

En bicho, bicho, me convertí

Era banquero. Se sacó las orejas, la próstata, y se puso cuernos. Ahora dice ser un dragón

Tras recibir un diagnóstico de sida, comenzó una metamorfosis. Ya no es más Richard Hernandez, sino Tiamat Legion Medusa.

19.08.2019 13:57

Lectura: 4'

2019-08-19T13:57:00
Compartir en

Tiamat Legion Medusa, un ex banquero de 58 años, decidió dar un vuelco en su vida luego de recibir una dura noticia, por lo que sus metas cambiaron y logró cumplir su sueño infantil: ser un dragón.

Fue diagnosticado de sida, lo que significó el puntapié inicial para convertirse en un reptil, algo que siempre imaginó cuando era un pequeño, según informa Publímetro.

Hasta la fecha ya ha gastado más de 75 mil dólares y se ha efectuado más de 20 operaciones para su propósito Entre las cirugías a las que se sometió, se encuentran la colocación de implantes de cuernos, una castración y una extracción de orejas.

"Estoy en el proceso de no tener género, así que prefiero que no haya pronombres", señaló Tiamat sobre su identidad en recientes declaraciones al tabloide británico Daily Mail, detallando que le gusta la denominación "Dama Dragón".

"Mi máxima aspiración es simplemente ser llamado 'eso', al igual que mi especie, las serpientes", explicó.

"Mis padres me abandonaron en el medio del bosque en la noche, en el corazón del sur de Texas, donde abundan las serpientes de cascabel de diamante del oeste. Me empujaron fuera del auto para dejarme allí como basura no deseada. Al estar ahí, adopté el sonido del cascabel venenoso como si fuera mi familia", explicó, ofreciendo un relato digno del origen de un superhéroe (o supervillano) de historieta.

Tiamat asegura que sus hermanos corrieron idéntica suerte, y todos fueron criados por sus abuelos maternos, algo que no fue precisamente agradable. "Mi abuelo, tristemente, continuaría abusando de mí, de manera verbal, emocional y físicamente, todo porque mi abuelo odiaba a mi padre, y yo recibí el nombre de mi padre y la viva imagen de él", detalló.

A los 11 años se reconoció gay, siendo víctima de maltratos y bullying. Para poner fin a su dura vida, se mudó a Houston en 1979 y luego consiguió empleo en la poderosa compañía JP Morgan Chase.

"Durante 15 años, ascendí hasta convertirme en vicepresidente bancario y gerente de clientes en la división de banca corporativa, administré una cartera diversa de clientes corporativos para el banco, incluidos los diez principales", expresó.

Sin embargo, en 1997 fue diagnosticado de Sida y su vida cambió. Lo sintió como una sentencia de muerte y se hizo el primer implante de cuernos, gastando 400 dólares.

"Como pensé que iba a morir, comencé a modificar mi cuerpo, porque sentía que estaba en una carrera contra el tiempo", indicó.

Con el fin de cumplir con su propósito tomó hormonas para que le crecieran los senos e incluso se sometió a una extracción de próstata, buscando no tener género.

"Mi objetivo y misión es romper con el género e inspirar a otros a aceptar no ser binarios, a compartir mi historia de no tener género", señaló.

Asimismo, pidió a la gente en general que no le teman o lo ridiculicen. "Quiero que la gente sepa que las personas modificadas son tan inteligentes, amables, amorosas y buenas como cualquier otra. El hecho de que me hayan extirpado las orejas no significa que mi cerebro se haya ido con ellas, y que solo soy un idiota".