Vida de perros

Vida de perros. Por Andrés Peirano

El síndrome vestibular: una dolencia canina a la que hay que prestar atención

El entrenador canino describe una enfermedad que suele afectar a perros viejitos, pero no exclusivamente.

11.07.2019 11:18

Lectura: 3'

2019-07-11T11:18:00
Compartir en

Vinculado a los canes casi desde su nacimiento, Andrés Peirano abandonó una promisoria carrera en la Fuerza Aérea luego de que sus experiencias en Congo le llevaran a volcarse por completo a su vocación por los perros.

Tal como lo relatara en diálogo con Montevideo Portal, el contacto con la violencia y la indefensión de los más débiles le llevó a concebir un proyecto único: entrenar perros callejeros como sistema de alerta temprana y protección de mujeres y niños. Estos animales podrían prestar un valioso servicio en lugares -como el mencionado país africano- donde la población civil está a menudo indefensa ante el accionar de grupos armados.

En la actualidad, Peirano ejerce como entrenador y da cursos de capacitación en la materia. También realiza tareas de apoyo emocional mediante perros entrenados, dirigidos a confortar a personas que han pasado por experiencias traumáticas, como el caso de quienes se ven afectados por inundaciones, algo tristemente frecuente en nuestro país.

En su nuevo artículo, Peirano da consejos para detectar y abordar una enfermedad que puede causar sufrimiento a los canes y alterar su conducta.


                                                                              -.-

 

El síndrome vestibular afecta mayormente a perros gerontes, pero no exclusivamente, y es comparable con el vértigo que sufren los humanos.

Las causas de este síndrome son muy variadas y van desde una otitis en el oído medio, hasta tumores, lesiones por traumas o simplemente una edad avanzada.

Cuando se habla sobre el síndrome vestibular, es fundamental diferenciar entre periférico y central.

El síndrome vestibular periférico rara vez deja secuelas permanentes, se relaciona con la tercera edad y con una gran variedad de lesiones en el oído medio, un área anatómica que controla el equilibrio.

Si hablamos del síndrome vestibular central, nos referimos a un daño o lesión en el cerebro del perro que afecta su equilibrio.

Es importante realizar un diagnóstico concreto, algo que en nuestro país es muy difícil, ya que para diagnosticar un síndrome vestibular central debemos realizar una tomografía y aquí no se cuenta con la capacidad de realizar ese estudio a un perro.

Los síntomas -que se manifiestan de forma repentina y abrupta- son los siguientes


• Inclinación lateral de la cabeza que generalmente viene acompañada con la caída de la oreja del lado hacia donde se inclina la cabeza.
• Caminar en círculos sin sentido.
• Dificultades para controlar y coordinar correctamente las extremidades.
• Vómitos a causa del mareo.
• Falta de apetito a causa del mareo.
• Lloriqueos prolongados.
• En casos extremos el perro puede no lograr ponerse de pie y caerse al intentarlo.

A pesar de la dificultad para diagnosticar el síndrome vestibular central en nuestro país, debemos acudir al veterinario si notamos estos síntomas en nuestro perro y no perder la calma, ya que la mayoría de los casos se recuperan en aproximadamente veinte días, sin dejar secuelas.

Entender e informarnos sobre este problema nos va a ayudar a entender que nuestro perro se puede sentir realmente molesto a causa de este síndrome y debemos ser tolerantes y comprensivos con él.


Andrés Peirano

apeiranok9h@gmail.com

En Facebook: K-9.H Uruguay