Presentado por

Carnaval 2018
Cabreados

El apoyo de La Mojigata y Keoroglian a Cayó la Cabra: "Tenfield una vez más acude a la censura"

Murguistas se pronunciaron sobre la decisión de Tenfield de no hacer notas a Cayó la Cabra, que critica a la empresa en su espectáculo.
01.03.2018 10:03
2018-03-01T10:03:00

%%BannerDFPsuperfull%%

La decisión de Tenfield de no realizar notas a la murga Cayó la Cabra, que en su espectáculo habla sobre el conflicto de Más Unidos que Nunca con la empresa Tenfield, generó críticas de otras agrupaciones, murguistas y periodistas del rubro.

La murga cuestiona la "intervención imparcial" del ex presidente José Mujica, recuerda el episodio entre Francisco "Paco" Casal y la DGI, y bromea con que la imparcialidad de el Pepe "es más falsa que las milanesas de la mamá de Godín".

Tras enterarse que Tenfield no realiza notas a Cayó la Cabra al inicio y término de su espectáculo (como pasa con el resto de las agrupaciones), La Mojigata salió en su defensa.

"Que el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas es un negocio en el que participamos conscientemente todos los actores no es una novedad. Participar es aceptar las reglas más allá de lo que pensemos de ellas. Participar es avalar la existencia de los organismos, las direcciones, los conjuntos, el público, los periodistas, los patrocinadores y de los dueños de los derechos, entre otros. Pero esto es así siempre y cuando todas las partes lo entendamos por igual. Porque parados sobre la tolerancia es que se vislumbra el único camino posible para que una fiesta tan heterogénea y tan masivamente popular se pueda desarrollar en paz", explicaron en un comunicado en su sitio de Facebook.

"La empresa Tenfield, poseedora de los derechos de imagen del Carnaval Uruguayo, ha decidido, una vez más, acudir a la censura, dificultando el acceso a transmisiones o directamente silenciando las voces que le son molestas, en esta oportunidad, la del conjunto Cayó La Cabra", prosigue La Mojigata, que "hace público su repudio ante estos hechos, sean ejercidos por la empresa dueña de los derechos de televisación, por cualquier institución, agrupación o persona que pudiera obstaculizar la interacción entre el público y los conjuntos participantes".

"Porque son éstos los dos elementos que nunca han faltado para que el Carnaval exista, y como tales, los únicos imprescindibles, sin los cuales ninguna otra institución, empresa u organismo participante tiene razón alguna de ser. Llamamos a una reflexión colectiva por parte de quienes participamos de esta fiesta y dejamos nuestras puertas abiertas para transformar las palabras en resistencia. La televisación democratiza y descentraliza nuestra mayor forma de expresión popular. Por un Carnaval donde sean los conjuntos y el público quienes se elijan mutuamente", concluye.

El murguista Marcel Keoroglian se pronunció también en las redes sociales y dejó planteada una propuesta: "No a la censura de VTV. Tocan a uno, tocan a todos. No más notas".

Otras voces

El periodista de Carnaval Fernando Tetes recordó que uno de los motivos por los que se fue de Tevé Ciudad fue la decisión de la entonces directora María Urruzola de grabar solo algunos conjuntos.

"Ahora nuevamente, como en su momento con Curtidores de Hongos, y también antes con la misma Cayó la Cabra, Tenfield tomó decisiones que censuran, o si da escozor ese verbo, cercenan la información y participación en la fiesta de esos conjuntos", dijo.

"No hacer notas a las cabras, o en lugar de pegarlas al vivo, ponerlos luego de Tronar de Tambores son naturalmente decisiones de la empresa, como aquella vez de la Intendencia. Es curioso, pero en diferentes momentos los socios del carnaval han demostrado no entender nada de la fiesta. No bancarse la crítica, desparramar poder sobre lo popular, querer mostrar lo que no es y no mostrar lo que es, todo es parte de lo mismo. Llenarse la boca con una manifestación que debería ser de total libertad y hacerla posible, no da derecho a recortarla cuando te tocan el hombro", agregó.

"Hay que bancársela, porque de esto se trata. De criticar, de ser la voz de los sin voz, de hacer que los medios muestren la realidad, lo que se piensa, dónde se piensa, cómo se ensaya y cómo se pone un espectáculo sobre un escenario cualquiera, pero más aún cuando se amplifica tanto como el concurso en el teatro de verano. Tenerla más grande no es poner más dinero ni más infraestructura. Tenerla más grande es entender y saber cómo debe utilizarse un hecho cultural que no les pertenece más que circunstancialmente. Tener la dignidad más grande que el ego. De eso se trata al final de cuentas", concluyó.