Cultura
Contra la estupidez, los propios próceres...

El "Artigas trans e inclusivo" que indignó a miles, pero resultó ser algo muy distinto

Una obra del artista Fernando Foglino, basada en una tragedia de la familia Blanes, fue malinterpretada cuatro años después por internautas indignados."El fenómeno de la post-verdad es muy peligroso", dijo Foglino a Montevideo Portal.
11.10.2018 11:18
2018-10-11T11:18:00

Una publicación realizada en Facebook, llena de inexactitudes, fue compartida casi 2.000 veces, además de generar cientos de comentarios llenos de indignación.

"¿Artigas trans e inclusivo en la Facultad de Ciencias Sociales? ¿No se les estará yendo la moto y el acoplado?", escribió Claudia Bengoa el 9 de octubre, lo que desató una catarata de comentarios tildando la obra de "falta de respeto", "vergüenza" o incluso pidiendo "un Bolsonaro" para el país.

Sin embargo, nada de lo publicado en esa frase (excepto la palabra Artigas) es cierto. No se trata de una obra trans o inclusiva, no es de la Facultad de Ciencias Sociales sino del Espacio de Arte Contemporáneo y ni siquiera es de este año, sino del 2014. Los colores usados llevaron a equívoco -si no fue directamente la mala intención- a quienes compartieron la foto.

Se trata de la obra Herencia Blanes, del artista plástico Fernando Foglino (que es una obra audiovisual, además de una escultura hecha con una impresora 3D), que fuera exhibida en la temporada 16 del Espacio de Arte Contemporáneo. La motivación detrás de "Herencia" es la trágica historia de Juan Luis Blanes, el hijo del famoso pintor Juan Manuel Blanes.

Un poco de historia

"Ha muerto víctima de un accidente casual. Viajaba en el tranvía del Reducto; una jardinera cuyos caballos se habían desbocado atropelló al tranvía, y la lanza del vehículo hirió a Blanes en el cuerpo produciéndole una fractura de consecuencias mortales. Recogido sin sentido y llevado a su domicilio falleció en medio de la consternación de su familia y de su padre, a quien esta nueva desgracia ha herido en una de sus más grandes afecciones", indica el relato de 1895 del diario El Bien Público, realizado nada menos que por Juan Zorrilla de San Martín.

Al fallecido se le acababa de encargar la tarea de modelar una estatua en bronce de Artigas, que le había sido encargada para el monumento de la ciudad de San José. Era el primer retrato tridimensional del prócer.

Quien recoge el guante en la tarea de concretar la obra es el padre del escultor, el mismísimo Juan Manuel Blanes. Según el relato de Fernando Sicco para el EAC, Blanes padre "transforma su agonía en un acto que es a la vez de amor y de suplantación: asume la realización del proyecto de y por su hijo". Y pone una condición "tan imposible de llevar a un fin como su propio duelo: que el Estado realice el mayor número posible de réplicas de la escultura".

La obra de Fernando Foglino se asienta en la investigación del artista sobre estos eventos, y "utiliza las más actuales tecnologías digitales para poner a disposición pública, a través de un sitio web , el escaneo tridimensional de la escultura a cuyo plinto se encuentra la firma de Juan Luis Blanes"

"La impresión 3D y la fabricación aditiva son utilizadas para presentar las primeras copias y versiones de la que ahora efectivamente podrá devenir en incontable repetición", explica Sicco.

El portal de la ORT entrevistó a Foglino en el 2014 y le preguntó por el uso de los colores. "Utilizás colores que, en un primer momento, parecen extraños y de difícil asociación con Artigas. ¿Por qué decidiste usar esos colores?", consultan. "La primera intención fue hacerlo todo con impresión 3D. Fue exagerado. Muchas más ganas de lo que puede la respuesta.Supuse que cada cual (que se sumara a la impresión) tendría su color y que ninguno era despreciable ante la necesidad", respondió cuatro años antes de que un grupo de personas se indignara por la elección cromática.

Habla el autor

En charla con Montevideo Portal, el artista explicó que la foto divulgada fue tomada en la embajada de Uruguay en China, donde la escultura se encuentra en exposición en una sala. Se la solicitó el embajador tras ver sus obras en el EAC.

Foglino contó que además de una réplica de la escultura en tamaño real hizo otras de 64 centímetros de altura. "Simplemente la intención era demostrar las posibilidades que tenía ese archivo 3D que yo había dejado para que la gente se lo bajara e hiciera todas las réplicas posibles, cumpliendo con lo que quería Blanes", contó.

Las réplicas de la escultura que solicitó Blanes se hicieron bajo una ley que se llamó "Artigas en bronce simbólico", en base a donaciones de la gente, contó. Con los colores de su escultura sucedió lo mismo. "Para poder hacer esa obra salí a pedir colaboración de todos los que estaban en el negocio de la impresión en 3D y pedía que me imprimieran partes, sin especificar el color, sino que donaran el que tuvieran más a mano. Por eso fue de a partes y con colores diferentes de cada una de las empresas e instituciones que donaron en 3D. Hasta ahí fue mi acción, pero sigo recibiendo hoy en día noticias de lo que la gente hace con él: a Artigas lo ponen en el escritorio y la mesa de luz", señaló.

"El fenómeno de la post-verdad es muy peligroso. Nadie de todos esos miles de comentarios puso en duda lo que se decía", dijo Foglino.

 


Temas relacionados:


%%BannerEspecial1%%