Cultura

Leyenda negra

El Águila de Atlántida: de un pujante inmigrante calabrés al estigma del nazismo

Esta llamativa construcción, que hoy es uno de los principales centros turísticos de la zona, tiene un pasado lleno de mitos y leyendas.

12.02.2020 10:43

Lectura: 4'

2020-02-12T10:43:00
Compartir en

Abajo podés ver el informe audiovisual completo.

Perdida en el olvido por mucho tiempo, el Águila de Atlántida - o, más específicamente, de Villa Argentina - es hoy en día, sin duda, un símbolo de la Costa de Oro y está indefectiblemente en nuestro imaginario colectivo.

No obstante, existen muchos mitos a su alrededor, desde que era utilizada como templo para ritos a que era un escondite para espías nazis, por nombrar solo algunos, que no condicen con la verdad, pero que están hoy instalados en las habladurías populares.

Lo cierto es, como en la mayoría de las leyendas, que tienen una base real que permitió llegar a estas elucubraciones. Y el inicio de la historia de esta icónica construcción comienza con Natalio Michelizzi, un inmigrante calabrés.

Empresario de profesión, Michelizzi se fue de una Italia desolada por la Primera Guerra Mundial y llegó a Argentina. Eventualmente, vino a nuestro país, donde construyó otro emblemático edificio de la Costa de Oro, el Planeta Palace, un hotel en forma de barco que era vanguardia en su tiempo.

Por los años 40, se estima, comenzó con la idea de construir lo que finalmente fue el Águila, un lugar que utilizaría de atelier, lugar para escribir y como espacio de descanso. Es importante destacar que la imagen elegida no es inocua, dado el momento histórico que se vivía.

"La simbología del Águila está vinculada en la Segunda Guerra Mundial a la iconografía del nazismo alemán", explica al respecto Darcy Ferraro, guía de Turismo de la Intendencia de Canelones.

No obstante, Ferraro alerta que en esa época no se sabía todo lo que conocemos hoy de lo sucedido durante el nazismo. Incluso, cuenta que durante el período de entreguerras Alemania era uno de los principales socios comerciales de nuestro país.

"Quizá en una exacerbación de nacionalismo, este hombre que había abandonado una Italia padeciendo los peores de una guerra, ve con ánimo el progreso de su país", aventura el guía turístico sobre las motivaciones que animaron a Michelizzi a construir este edificio, que puede ser leído como un homenaje al fascismo y a las potencias del Eje.

Haya sido por ignorancia o por convencimiento, lo cierto es que el descubrimiento por los vecinos de la existencia del Águila llevó al próspero empresario italiano a un ocaso y decadencia en vida. Este inmigrante, que había tenido un pujante presente, se vio relegado de su posición y empezó a ser visto con desconfianza por los habitantes de la zona.

"Cuando descubren este monstruo de piedra en medio de la penumbra del bosque empieza a gestarse y sellarse ese destino de Natalio Michelizzi y pasa a ser una especie de estigma", concluye Ferraro.

Hoy en día, el Águila es uno de los principales centros turísticos de la Costa de Oro, que atrae la presencia de cientos de curiosos que intentan desentrañar qué hay detrás de esta llamativa construcción. Además de realizarse diariamente visitas guiadas, ser locación de eventos culturales, exposiciones de fotografía y pintura, está claro que su presente está alejado de ese pasado oscuro que durante mucho tiempo la tuvo en el centro de una leyenda negra. Cabe destacar que obra terminó de recuperarse gracias a los aportes del Ministerio de Turismo, el gobierno departamental, el Municipio de Canelones y Dinale.

¿Cuánto hay de verdad en los mitos que la rodean? ¿Cuánto hay de mentiras? Son preguntas quizá difíciles de responder, pero que cada vez parecen estar más presentes en la gente que la visita.

 

Escuchá la entrevista completa en versión podcast.

Periodista: Manuel Serra | @serra_sur

Realización: Martín de Benedetti y Agustín Arce