Entrevistas

Las tripas en la mano

ENTREVISTA A SEBA CEBREIRO, DE LA VELA PUERCA

La Vela Puerca es, más que una banda de rock, un fenómeno popular que exige una atención y un análisis particular. Con menos pretensiones sociológicas que curiosidad, Montevideo Portal dialogó con Sebastián Cebreiro, uno de los vocalistas del grupo, días antes de la presentación de El impulso , cuarto disco de su carrera, y dos años después de su último show en Montevideo.

30.08.2007

Lectura: 12'

2007-08-30T14:36:00
Compartir en
Recuerdo haber hecho mi primera entrevista a La Vela Puerca hace ya diez años. ¿Qué cambió desde aquellos días hasta hoy?

Cambiamos los calzoncillos, ahora los tenemos sanos. Cambiaron las canas, que ahora las tenemos, y antes no, y cambiamos la sala de ensayo.
Aprendimos a tocar, a entender un montón de aspectos del mundillo del rock, a decirle que no a otras y a no sentirte egoísta ni de palabra. A valorar situaciones efímeras que hacen un todo. Aprendimos a entender a los viejos, que decían cosas que ahora tratamos de repetir con toda convicción. Es la madurez natural de la vida.

¿Hay algo de lo que se arrepientan?

Hemos tenido algunas situaciones, o acciones, de las que podríamos arrepentirnos de cierta manera, o tal vez no hicimos otras que, viéndolas desde otro punto de vista, nos preguntamos por qué no. Pero es horrible arrepentirse de lo que uno no hizo. Y tampoco hay que arrepentirse de lo hecho; tenemos que tratar de no cometer lo mismos errores, y aprender a hacerse cargo de lo que uno eligió.

Se dice que este nuevo disco (El Impulso, 2007) es una bisagra, marca un cambio tanto lírico como musical del grupo

Cada vez que grabamos un disco refleja el momento que estamos viviendo. Lírica y musicalmente. Obviamente, a los 20 años tenés una inquietud musical, y, aunque hay tipos muy maduros que saben lo que quieren, la mayoría de los adolescentes o los más jóvenes no entiende para dónde va. A es edad lo importante es salir a la cancha, juntarse con los amigos, armar una banda y salir a tocar. Hoy, grabamos el disco que quisimos, con unas letras bastante escabrosas, tuvimos una gran valentía al querer grabar este disco, desde esa poesía oscura. Prendés la tele, abrís la ventana, y ves un mundo de mierda, hipócrita, llenos de ego; gente que abusa de su poder, con lo que eso significa. Este disco vino a reflejar ese momento que estábamos viviendo como músicos, el querer tomar las letras desde otro lado, y con una música que acompañe desde un lugar menos alegre .

Hace unos años La Vela Puerca saludó el cambio de gobierno, el acceso de la izquierda al poder. ¿Se sienten defraudados ?

El Uruguay no escapa a este mundo. No podemos ser tan egoístas de echarle las culpas a este gobierno, que voté, me hago cargo y estoy orgulloso de haberlo hecho. Estoy más orgulloso de haber sacado a los que estaban que de haber votado a éste, que tiene un montón de aspectos que nos benefician como sociedad, y muchas que nos perjudican indirectamente. Juzgarlo sería muy mezquino; no se puede boicotear en dos años 180 años de hegemonía política. Más en mi caso, que no soy un militante, que no hice tanto por este país políticamente hablando. Hago desde mi lugar, desde hace 12 años, y sigo peleando por eso. No puedo juzgar a nadie. Siento una gran admiración por el Pepe Mujica, por el Ñato Huidobro, y hay que interpretar en qué mundo vinieron ellos a poner su grano de arena. Pero este mundo de mierda del que hablo está en la televisión que nos mandan, los medios son los que forman las verdades de cada grupo de gente. Y está mal tanto medio de comunicación incomunicando.

La música es, también, un medio de comunicación. ¿Creés que influyen las canciones de La Vela Puerca en la opinión pública?

Cualquier propuesta artística, o cultural es un aporte a la sociedad. La Vela no es una banda política, pero sí es social, sin abanderarse con ninguna filosofía política. Las bandas de rock intentan emocionar a gente, dejarle algo en la cabeza sin ser dueños de la verdad. No quiero que nadie mañana diga: escuché esa canción e hice tal cosa . Usá tu conciencia, escuchá y tratá de ser objetivo con tu actitud, no le cagues la vida al que está al lado tuyo y dale pa delante.

¿Cómo vive el grupo la exposición, que los reconozcan, se les acerquen, les hagan preguntas?

Hay gente que no sabe interpretar que puede llegar a robarte la privacidad. De repente no estás pasando un buen momento y viene alguien a decirte vamos acá, a tomar una . Son los menos. En general lo que pasa es que la gente te va empujando. Es como el ciclista, cuando pincha y viene el que le cambia la rueda y lo empuja, trato de tomarlo así. Que las personas parten de una buena, y no a demandarte una energía que a veces no tenés para dar. Hay que saber interpretar quién viene a decirte qué, y en qué momento. Porque aunque estás mal, de alguna manera sos un personaje público, y tenés que respetar que la gente quiera venir a preguntarte cosas, porque sos un generador de ideas, y no está mal que el público se acerque a sacarte cinco minutos. A veces tengo mucho más para perder, mucho más tiempo al pedo en mi casa, que digo estoy hace dos horas pelotudeando, pensar que podría haber estado hablando con alguien que no conozco y que me podría haber aportado algo . Trato de ponerle siempre buena cara a los encuentros.

Con el crecimiento masivo de la banda, también se dio una mayor variedad social y etaria de quienes los escuchan. ¿Sentís que hay una mayor responsabilidad a la hora de decir algo desde el escenario?

Cada vez que convocás a alguien para decir cosas tenés una responsabilidad. A un recital va un veterano de 60 años como un niño de cinco. No podés faltarle el respeto a ninguno. No se puede andar diciendo cosas que lleguen a malinterpretarse, a hacer que el público forme una opinión errónea de lo que hacés. Somos muy responsables de lo que decimos, un micrófono en la mano es también una ametralladora.

Te lo planteo porque hay quienes opinan que La Vela Puerca hace apología del consumo de marihuana, por ejemplo, que puede afectar a una gran parte del público

Sí, estamos a favor de la despenalización de la marihuana, como también estoy a favor de la despenalización del aborto. Son cosas de la vida cotidiana de todo el mundo; escaparle a esos temas sería una hipocresía. A veces hay quien entiende como apología cosas que no lo son. En La Vela nos desangramos por ser sutiles, para que la gente no vea lo que decimos como una bandera. Nunca dijimos vamos a fumar un porro, ni fumá, ni fumemos . Creo que cada uno, de acuerdo a su conciencia, debe interpretar lo que ve y escucha. No podemos salir a explicar qué es lo que dice cada canción. Yo escribo una cosa, y no puedo ser tan egoísta de robarte lo que estás pensando, aunque no tenga nada que ver con lo que a mí se me ocurrió. Bueno, por eso el mundo está lleno de malos entendidos. Pero de algo me jacto, y es que La Vela nunca salió a hacer apología de nada.

Hay que tener esa responsabilidad también al momento de apoyar una causa, una propuesta. La Vela Puerca siempre se manifestó a favor de los derechos humanos, de la libertad de expresión del trabajo

Y lo seguimos haciendo.

¿Tocarían a favor de las papeleras?

No.

¿Y en contra?

En contra capaz que sí.

¿Sentís que hay que tomar partido por este tema, que es de los más importantes para el país hoy en día?

Hablo a título personal, y no tiene nada que ver La Vela Puerca. Pienso que hay que ver el asunto más allá de lo político-partidario. Hay que ver qué es lo que da Botnia. Es decir, da plata, pero parafraseando al Pepe Mujica, uno no compra las cosas con dinero, sino con el tiempo que demandó conseguirlo . ¿Cuánto tiempo le damos a estos tipos para que vengan a establecerse, cuánto de nuestros recursos naturales, cuánto nos dejan, después de todo? Para ponerme en una postura ahora, tanto a favor o en contra, tendría que ser un ambientalista radical, no como los de Gualeguaychú, que no reclaman por las papeleras que tienen funcionando y que contaminan su país. Si me apurás, no sé si estoy a favor de las plantas de celulosa.

 

La Vela Puerca tiene como constante la búsqueda de personajes a través de los cuales contar historias, jugar con distintos puntos de vista para dar una opinión


Siempre quisimos, sobre todo el Enano, no ser tan directos en las letras. Darles un tinte poético. Cuando jugás con las palabras, es hermoso. Dejar que la gente interprete varias cosas, que se le ocurran nuevas lecturas. Eso es el valor de la poesía. También es peligroso, le ha pasado a los Redondos, que todo el mundo piensa que sólo hablan de cocaína. El Indio Solari está condenado a eso, porque es un tipo muy intelectual, muy cultivado, que juega con muchas imágenes y palabras que no todo el mundo entiende. Arma frases que son más difíciles de descifrar. La poesía de La Vela es diferente: es más urbana, más sencilla. No hay que ser universitario ni tener un diccionario al lado para saber qué quiere decir tal palabra que emplea el grupo. No desdeño las bandas con ese perfil, sería un tarado si lo hiciera. Hay que saber interpretar quién te está diciendo las cosas. Y también hay artistas que, de tan intelectuales, tienen la capacidad de hacer una poesía tan sencilla como Radiohead, que son tipos re pesados, y hacen una canción como Karma Police .


¿Y desde dónde se nutren las letras del grupo?

Dice Borges que uno no es quién por lo que escribe sino por lo que lee, y pienso lo mismo. No soy el mismo después de leer La resistencia de Sábato. Nadie puede ser igual después de leer un libro así, escrito con las tripas en la mano. Son cosas que te cambian el enfoque, y más cuando las dice un viejo, que está a punto de morirse. Un pedazo de carroña que está pudriéndose y tengo que interpretar, con la madurez que me ha dado la vida, qué es lo que me quiere decir ese señor. Yo valoro esa idea, que tal vez no la había digerido de esa manera. Leer cambia el concepto de las cosas, y eso se ve cuando componemos. Una poesía de Miguel Hernández, una payada de Carlos Molina, son cosas que te van marcando.

¿Hacia dónde va La Vela, doce años después de empezar a tocar?

Tenemos la fortuna de tocar en vivo, de vivir de eso. En breve volvemos a Europa por octava vez, y, diez años atrás, ni se nos hubiera ocurrido compartir un cartel con Pearl Jam, o de ir a tocar a República Checa, lugares radicalmente diferentes al nuestro, por cultura, por lengua.
Las canciones son nuestro embajador. Ellas van y abren las puertas. No son nuestras caras las que van saliendo en los medios, es nuestra música. Es al revés de lo que pasa en la tele hoy, en que un tipo que se pasa encerrado en una casa un mes, sale, y graba un disco. Para La Vela, la canción es la que marca el camino por donde debemos ir.
Nosotros no somos tan mediáticos. En Argentina, por ejemplo, le hemos dicho que no a muchos, y nos hemos ganado la enemistad de mucha gente por no ir a sus programas, o no dar notas a determinados periodistas. Programas que de repente no nos invitaron nunca, ni nos pidieron notas, y que ahora, cuando la pegamos allá, se arriman a decir vengan a la radio . Nosotros no los necesitamos, ni ahora, ni antes. Cuando empezamos a ir a Argentina, estábamos convencidos de la manera en que teníamos que hacer las cosas, y al que vino a golpear la puerta en ese momento, se le abrió. Nunca fuimos una banda que estuviera en todos lados . Vamos, sí, de cabeza, a los medios under, donde sí está bueno dar notas, porque son periodistas de barrio, radios comunitarias. Vamos a donde nos dieron una mano de una, porque les interesó nuestra propuesta de entrada.

Y a partir de tocar tanto en tantos lugares, ¿podés decir que los públicos de La Vela son todos iguales?

Los públicos tienen formas distintas de vivir las cosas. Los argentinos, por ejemplo, llevan todo a un plano muy elevado. Los tipos viven la historia a todo trapo, con la sangre. Eso tiene sus pro y sus contra. A veces te puede llegar a agobiar, pero a la vez te alimenta. Asusta un poco. Por ahí la pasividad del uruguayo a la hora de vivir las cosas equilibra la balanza. Es valorable también, que de repente el pogo sea menos grande. Las diferencias hacen a la riqueza de los diferentes lugares.

¿Tiene techo el crecimiento del grupo?

Si nos hubiéramos quedado sólo con el Uruguay, probablemente sí. Pero cuando vimos ese techo fue cuando decidimos empezar a salir, a gastar los pocos morlacos que teníamos en invertirlos en viajes. Yendo a Buenos Aires a dormir a los lugares donde tocábamos. Hemos viajado en las peores condiciones y tocando en los lugares que por ahí no son los indicados; no digo los peores lugares porque nos abrieron las puertas cuando no nos conocía nadie.

Vendeme el próximo show de La Vela Puerca

Nunca fui buen vendedor ni de mis artesanías. Siempre digo que el que lo quiera llevar, está ahí , el show se va a hacer. El que quiera ir sabe que la Vela va a tocar, como toca tanto para 10 personas como para 16 mil. Vamos a presentar el disco, hace mucho que no tocamos, queremos saldar esa deuda que tenemos porque no quisimos borrarnos por tanto tiempo, pero se dio. Nosotros vamos a estar ahí, seguro, porque el escenario ya está pago, así que vayan.

Mirá el especial de La Vela Puerca

Montevideo Portal