Tiempo libre

Ni Jekyll ni Hyde, solo Robert

De tesoros, islas y dualidad humana: a 170 años del nacimiento de Robert Louis Stevenson

En un video repasamos la interesante vida del escritor que dejó algunos de los clásicos más importantes de la historia de la literatura

13.11.2020 12:15

Lectura: 2'

2020-11-13T12:15:00
Compartir en

Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo, Escocia, el 13 de noviembre de 1850. Desde pequeño, tenía un particular interés por la escritura, ya que pasó gran parte de su infancia escribiendo ensayos e historias. Su padre, abogado y constructor de faros, lo apoyó en sus comienzos como escritor, de hecho, cuando escribió su primera novela a los 16 años, él mismo le financió la primera edición de 100 ejemplares.

A los 26 años en Francia, Robert conoce a la norteamericana Fanny Osbourne, una mujer mayor que él con la que establece una relación. Fue con el tiempo que el británico descubre que Osbourne estaba casada con un hombre en California. Esa noticia no les cayó en gracia a los padres del escritor.

Tiempo después, la mujer tramita el divorcio en su país y contraen matrimonio en 1880, cuando Robert tenía 30 años. Fue al año siguiente que Stevenson empieza a escribir una de sus obras más reconocidas que surgió por un dibujo de su hijastro. El hijo de Fanny de 12 años estaba dibujando el mapa de una isla inventada y cuando Stevenson entró a la habitación, se apoyó sobre su hombro y empezó a inventar nombres de diferentes lugares. Además de nombrar la Colina del Catalejo, la Isla del Esqueleto y las Tres cruces rojas, Stevenson escribió en la esquina superior derecha el título del lugar: La isla del tesoro. Luego de eso vendría "El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde", por nombrar otra de sus obras cumbres, pero serían muchas más.

Para conocer más acerca de la historia de este autor, te invitamos a ver el informe audiovisual que preparamos para homenajearlo en esta fecha. Además, es una buena oportunidad para conocer su obra más allá de los clásicos, que tiene más una joya escondida esperando a ser descubierta por los ávidos lectores.