Cultura

Algo personal

Con Serrat y Sabina: “Uruguay se las arregla para una civilización política que no hay”

A días de su regreso a los escenarios de nuestro país, los cantautores hablaron de la música comprometida, de su reencuentro y del balotaje.

19.11.2019 06:26

Lectura: 11'

2019-11-19T06:26:00
Compartir en

Por Manuel Serra | @serra_sur

A siete años de su última gira y a doce de su debut como dúo, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina se dispusieron a embarcarse en una nueva gira que tiene en los países latinoamericanos su columna vertebral. Fieles a su estilo, la nombraron, de forma burlona, apelando a un famoso dicho popular como "No hay dos sin tres".

Aunque con más años a cuestas, estas dos leyendas, que encarnan una especie de Dr. Jekyll y Mr. Hyde de la música española, sabiendo en los dos casos el valor de ambas partes, vuelven con ganas de seguir el máximo tiempo posible arriba de los escenarios, donde se sienten cómodos y a gusto con su público. Y vuelven también con un motor tan antiguo como potente: "Amor", dice el catalán. "Y esperando no defraudarlos", remata el andaluz.

Es que, tanto el Nano como el Flaco se conocen a la perfección y se van rotando en un diálogo que van enriqueciendo no solo por los aportes individuales, sino por la suma de los aportes colectivos. Uno habla primero y el otro remata, parece algo practicado. Y sin duda es muy ameno escucharlos y seguirles el ritmo.

En este nuevo desembarco tienen, nada más ni nada menos, que tres presentaciones en nuestro país, lo que es un número enorme, considerando que, por ejemplo, en Argentina, donde hay diez veces más habitantes, hicieron solamente cinco (cuatro en Buenos Aires y una en Córdoba). De hecho, Sabina reafirma algo que viene diciendo hace tiempo: Uruguay es el país, donde, proporcionalmente, entre discos y entradas vendidas, más éxito tiene. Y acompañado por el cantor de Barcelona no tiene forma de perder. Los conciertos serán el 20, 21 y 23 de noviembre en el Antel Arena, donde el autor de "Mediterráneo" ya tuvo la suerte de tocar, mientras será el debut de su compañero de andanzas.

Días antes de sus presentaciones, Montevideo Portal, junto a otros cinco medios, se citó con ellos en el Hotel Sheraton, donde tuvo lugar un híbrido entre entrevista y conferencia de prensa. Allí, Sabina cerveza en mano, para cumplir la costumbre, y Serrat, que prefirió el agua, respondieron preguntas y mantuvieron un dialogo largo y tendido sobre una gran gama de temas, que pasaron de la música, el arte, la cultura uruguaya o la actualidad política - nacional, regional, española o catalana - sin ningún tipo de obstáculo.

Las causas de un regreso esperado

Uno de los primeros temas de los que se habló fue de este regreso, a siete años de La orquesta del Titanic (Sony, 2012), su última gira, que vino con disco y composiciones nuevas. Para ambos fue algo natural.

"Ha pasado de los dos lados sin hablarlo. Pasado un determinado tiempo, a los dos nos dan ganas de hacerlo otra vez. Sobre todo, recordando lo felices que fueron las primera dos giras", cuenta Sabina. Y, además, no deja pasar la oportunidad de bromear, algo que le gusta mucho a los dos, y agrega que se sentían "solos".

"Cuando estamos juntos, cuando alguno tiene un día malo o regular, el otro le echa una mano o le hace unas bromas. Y fuera del escenario, las comidas, los viajes y las cenas son muy divertidas", explica.

"Es una magnífica excusa para regresar a lugares que uno quiere y ver gente que uno desea", subraya, por su parte, Serrat.

La relación de ambos pasó de ser la de un fanático con su ídolo a la de iguales, por más que la relación de admiración se mantiene, y además ya es mutua. No obstante, el oriundo de Úbeda no deja de pasar la oportunidad de elogiar al catalán.

"Pasé de ser presidente de su club de fans, de admirarlo sobre todas las cosas y de cantar sus canciones, cuando estaba en el exilio en Londres, a compartir escenario con él de igual a igual", sostiene.

Por su parte, el Nano tampoco se queda corto en alabanzas con el andaluz madrileño. "Yo le envidio el talento. Y se lo robaría, porque me descubriría enseguida y pasaríamos un muy mal rato. Aunque sé que él sería capaz de regalármelo porque es muy generoso", dice.

Otro tema del que son consultados es por el público que los sigue cuando tocan solos y cuando tocan juntos, y si es posible separar entre los sabineros y los que siguen a Serrat. Aunque coinciden en que es "imposible" separarlos, porque "todos aplauden", están de acuerdo en que juntos suman.

"Hay gente que tenía ideas raras sobre mí y por ir a ver a Serrat ha descubierto que no era tan raro. Y al revés, gente un poco más joven que solo veía al Sabina rockero y ahora empezó a verlo a él", asegura Sabina, que viene de sacar su disco Lo niego todo (Sony) en 2017.

El vínculo con la Banda Oriental

Este año se hace medio siglo desde la llegada por primera vez de Serrat a Uruguay y tres décadas desde la de Sabina. Y en todo este tiempo, ambos músicos han tenido la ocasión de generar una duradera relación con nuestro país.

En la última nota con Montevideo Portal y otros medios, previa a su concierto de 2017, el andaluz recordaba con mucho cariño a Eduardo Darnauchans, que fue el "guía maravilloso por los bajos fondos" que tuvo en su primer concierto en este suelo y al que recordó con mucho cariño. El catalán, por su parte, no deja de mencionar - y lamentar su pérdida - su amistad con Benedetti, Galeano y Viglietti, entre otras figuras preponderantes de nuestra cultura, lamentablemente desaparecidas.

"Cuando me enteré que Uruguay era, proporcionalmente, el lugar donde más discos y más entradas vendía me sorprendió mucho. Y tuve muchos más motivos para sentirme más unido al Uruguay. Pero luego, los dos tenemos largos caminos de amistades aquí", comenta el autor de "Nacidos para perder" y "Peor para el sol", entre otros tantos clásicos, que no deja pasar la oportunidad de sentir orgullo de la popularidad que ostenta en nuestro país.

Con 70 años, Sabina decidió pasar por el altar con Jimena Coronado, su pareja de los últimos veinte años. Consultado al respecto, alegó "causas burocráticas".

Por su parte, Serrat, que también se muestra muy cercano, cuenta que estará aquí el día del balotaje, y aunque no dice donde pasará el día, asegura que "no será en Montevideo". Pasará el día con amigos, cuenta, y "atendiendo mucho el resultado". A su vez, agrega que la definición no está definida, en lo que coinciden ambos.

Sabina, que es más gráfico en sus afirmaciones, no duda en decir que, al menos él, "preferiría que ganara el Frente Amplio". No obstante, asegura no tener tantas certezas como en otras ocasiones y señala al candidato frentista.

"Esta vez estoy más despistado que otras veces porque conocíamos a Tabaré Vázquez, yo conozco personalmente al Pepe (Mujica), pero no tengo ni idea de Martínez. Y eso me tiene más despistado porque no tengo una opinión personal", confiesa.

Más allá de esto, el juglar del asfalto no escatima en elogios para nuestra sociedad y democracia. "De venir, a mí me parece que Uruguay, dentro de lo que es América Latina, es un país que tiene algo de ejemplar", sostiene, para luego ejemplificar. "Es el único país que sigue teniendo una clase media culta, unas librerías extraordinarias y que se las arregla para un tipo de civilización política que no hay en otro lugar".

Por su parte, al ser interrogado sobre el rol de los músicos en política, con ejemplos de nuestras elecciones, como los artistas que apoyan a Daniel Martínez o las críticas a Lucas Sugo, Serrat defiende de forma contundente el compromiso de la canción.

"Ustedes y nosotros tienen, como países que hemos vivido dictaduras, artistas que han sido reprimido tan fuerte como líderes políticos o militantes. Donde cualquier opinión era motivo para ser procesado, el artista ha tomado una significación que ha sido siempre la de estar a favor de su pensamiento", asegura.

"¿Por qué un mecánico puede colocar una bandera en la puerta de su taller y el artista no puede llevarla? Me parece que tienen todo el derecho. Y no me refiero a una bandera, me refiero a cualquiera que quiera llevar", pregunta y se responde al hilo.

Y para terminar no duda en citar dos versos de "El payador perseguido" de Atahualpa Yupanqui, que son claros al respecto: "Aunque canto a todo rumbo, tengo un rumbo preferido".

Por último, respecto a nuestro país, no escaparon al tema del clásico del domingo, al que no vieron, pero se enteraron del resultado y del (¿magro?) desempeño de ambos equipos. Joaquín, como hace siempre, reivindicó su simpatía carbonera, pero Serrat sorprendió mostrando una afinidad no tan común. "¿Y qué dicen de Progreso, el corazón de la Teja?", preguntó.

Serrat tiene 75 años y hace cincuenta años que viene a nuestro país a tocar. En la entrevista, mostró su simpatía por Progreso en el fútbol uruguayo.

Disculpe el señor

La gira debía comenzar en Chile, pero se vieron obligados a cancelar los conciertos debido a las protestas con el gobierno de Piñera que comenzaron los últimos meses. A partir de esto, ambos, sobre todo Serrat, que no duda en extenderse al respecto, aprovechan para hablar de política regional.

"Den de seguro que nosotros, cuando nos juntamos, no sabíamos que íbamos a encontrarnos aquí con un balotaje en las elecciones ni sabíamos que íbamos a tener que suspender en Chile por la situación que se produjo ni sabíamos tampoco de los planes de golpe de Estado contra Evo Morales", asegura el catalán, en un primer momento.

"Lamentablemente prefería verlo desde mi casa que estar cerca y contemplar el desastre al que están sometiendo a los bolivianos. Como una nueva repetición de políticas que creíamos ya superadas", agrega.

Por su parte, Sabina destaca que "estar cerca, ver las televisiones, oír las radios y leer los diarios locales hace que uno se sienta mucho más concernido que cuando lo ves desde tu casa". "Así que también nos llevamos para España un caudal de información que allí no es tan abundante", subraya.

Respecto a la política española, coinciden es que el resultado de las elecciones del 10 de noviembre, marcan un escenario que era fácil de prever, aunque lamentan el crecimiento de la extrema derecha y la perdida de tiempo en los intentos de formar gobierno.

"De momento, ninguno tiene mayoría para gobernar. Tendrán que buscarla, con lo cual también se somete al país, a la gente y al pensamiento para resolver otros problemas que el Estado tiene muy urgentes en rehenes de estas posibles alianzas para gobernar", lamenta Serrat, que, a pesar del crecimiento de Vox (extrema derecha), estima, citando al emperador Claudio de Roma, que es mejor "dejar que la mierda aflore".

La gira "No hay dos sin tres" empezaba en Chile, pero debieron suspender por las recientes manifestaciones. Hasta el momento pasó por Argentina, Paraguay y ahora llega a Uruguay, donde cerrará su periplo latinoamericano.

Por último, como un asunto que realmente lo desvela, ensaya un análisis a los problemas de Cataluña, a los que ve como muy complejos y "kafkianos". Sabina le otorga la totalidad de réplica, porque "es catalán, sé lo que piensa y pienso que va a ser mucho más rica su respuesta".

Cabe destacar que en múltiples ocasiones Serrat fue criticado por los independentistas más radicales, no por mostrar una posición contraria a la independencia, sino a la forma en que se daba estando el proceso. Eso le valió muchas críticas e insultos, por ello pretende dar una respuesta que no sea malinterpretada.

"Cataluña vive en estos momentos una situación de una polarización que hace que una parte de la sociedad ignore a la otra. De la misma manera que la otra y la ignora a ella. Y bombardeando los caminos que lleven a una entente, y por tanto, la situación se va volviendo más y más pesada", asegura con tristeza.

"Quien pretende negar que existe esta situación en Cataluña está haciéndole un flaco servicio a España, a Cataluña y a los seres humanos que ahí habitan, unos y otros. Decir que la independencia es imposible también es algo que no entiendo por qué se puede decir, en todo caso, es improbable", agrega.

"Es evidente que no hay una solución a corto plazo. No existe porque no están dadas las condiciones para que así sea", se lamenta.

Estos tres conciertos que darán son una oportunidad de ver un repertorio de más de treinta canciones de dos de los mayores exponentes de la música en español. Y de verlos en conjunto, una modalidad que realmente disfrutan. Al momento de publicar la nota, aún quedan entradas algunas para los días 20 y 21 de octubre. Para el 23 ya están agotados. Por tickets, click aquí.