Entrevistas

No basta con oír

Con Prem Rawat: “La normalidad que las personas quieren fue la que generó el coronavirus”

El embajador mundial de la paz habló con Montevideo Portal de su best seller “Escúchate” y el poder del equilibrio interior.

27.05.2020 15:06

Lectura: 9'

2020-05-27T15:06:00
Compartir en

Montevideo Portal

Prem Rawat es un hombre que ha dedicado su vida a fomentar un mensaje tan escaso como necesario y atemporal: la paz.

Desde su tierna infancia hasta el día de hoy ha viajado por más de cien países como embajador de la paz transmitiendo sus conocimientos y experiencias en pos de un mundo mejor.

Casi de forma premonitoria publicó poco antes de que estallara la pandemia por coronavirus el libro Escúchate, encuentra la paz en un mundo ruidoso (Aguilar, marzo 2020) que ya se convirtió en un suceso.

La obra ayuda a encontrar la paz y el bienestar en nuestro interior, un lugar en el que siempre nos podremos refugiar en medio de tanto ruido afuera.

En medio de la crisis sanitaria, el autor indio conversó con Montevideo Portal de su obra y de la importancia de emprender ese viaje hacia adentro.

*

Escúchate fue escrito por ti antes de que el mundo entrara en la crisis sanitaria y las personas quedaran prácticamente confinadas en casi todo el mundo. Ante esta situación de crisis, si pudieras agregar un nuevo capítulo al libro, ¿de qué se trataría?


Esa es una pregunta muy interesante, porque no agregaría otro capítulo. Lo único que hizo el coronavirus fue aumentar el ruido que tenemos en medio de los oídos y el ruido exterior. No los disminuyó. Y no es el ruido lo que nos va a ayudar. La idea aquí tiene que ser entender, y enfocarme en quién soy realmente, porque ese es justamente uno de los desafíos de la vida.

No es que se va a ir y con eso desaparecerán todos los problemas del mundo. No. Va a haber más problemas. Va a haber problemas nuevos. Va a haber problemas diferentes. El coronavirus afectó al mundo muy rápidamente, pero antes hubo otras epidemias que también amenazaron al mundo entero, como el ébola y la gripe aviar. Y por supuesto, también la gripe española de 1918.

Así que no es la primera vez. Y además de la gripe, definitivamente la primera guerra mundial y la segunda guerra mundial afectaron negativamente al mundo.

Así que siempre enfrentamos desafíos. La cuestión es, ¿qué estamos escuchando verdaderamente? ¿Estamos escuchando a nuestro ser, a nuestras necesidades? ¿O estamos escuchando a nuestros deseos? Porque si se trata de deseos, sí, quisiera que todo estuviera bien. Quisiera que el virus desapareciera, pero eso no va a suceder. E incluso en medio de todos mis deseos, ¿qué es lo que necesito entender en mi vida?

Entonces, ¿agregaría un nuevo capítulo? No, porque de una manera muy simple, el libro cubre todo esto.


En tu libro hay muchas referencias a tu vida como piloto y a tus viajes alrededor del mundo. ¿Cómo piensas que cambiará la forma de hacer tu trabajo de aquí en adelante?


Bueno, es muy, muy interesante, porque tengo esperanzas de que cambie para mejor; de que exista más consciencia. Que las personas entiendan que deben asumir la responsabilidad de hacer un mundo mejor. Sería realmente maravilloso si aprendiéramos una lección a raíz del coronavirus.

Pero también veo que existe un fuerte ‘deseo' de todos de volver a ser "normal", aunque la "normalidad" que las personas quieren, fue lo que generó el coronavirus y causó todos los problemas, lo que hizo que los gobiernos no estuvieran bien preparados. Hay personas que parecen dispuestas a pasar por ese ciclo nuevamente, sin haber aprendido nada de todo esto.

Entonces, ¿cómo cambiará? Tendré que ver cuál será el impacto. Está por verse cómo me afectará. Más que nada, independientemente de cuáles sean las consecuencias, espero que sean consecuencias positivas para todos alrededor del mundo, consecuencias positivas para este planeta que es el único que tenemos, para cada uno de los seres humanos en la faz de esta tierra; que aprendamos algo, y que las consecuencias sean buenas. Que sucedan los cambios que sean necesarios para llegar a más personas y transmitir la idea de que estar vivos significa algo. Que hay "algo" en su interior que necesitan experimentar. Siempre ha existido una sed por esto, y esa sed siempre va en aumento.


¿Crees que los sentimientos negativos de las personas podrían aumentar en tiempos de pandemia como estos? Si es así, ¿cómo podemos mitigarlos?


Cuando no podemos cumplir nuestros "deseos", nos sentimos muy frustrados, sentimos enojo, y ya se han visto demostraciones de enojo en medio de esta pandemia. A nadie le gusta que le digan que debe estar confinado. Algunas personas lo aceptan, pero muchas están muy en contra.

Es muy curioso ver que las personas están dispuestas a dar más importancia a la economía que a la vida. Es muy, muy llamativo que las personas estén dispuestas a aceptar que una cierta cantidad de seres humanos dejen este mundo, pero no estén dispuestas a aceptar que se perjudique la economía.

¿Por qué se perjudica la economía? ¿Por qué hay un problema en la economía? Lo que sucede es que en cuanto nos empieza a ir bien, comenzamos a endeudarnos. Son poquísimas las personas en este mundo que no tienen ninguna deuda. En algún momento nos dieron una pequeña tarjeta de plástico y nos dijeron: "aquí tienes, ya no tienes que llevar encima dinero en efectivo, con esto es suficiente". Sin darnos cuenta, cada vez que usamos esa tarjeta de crédito, nos endeudamos inmediatamente.

Todo el mundo está endeudado, y esto ha llegado a un punto tal, que hay personas que se dieron cuenta de que su vida va a cambiar totalmente, no van a tener la misma vida, debido a sus deudas.

Ningún gobierno ha tenido esto en cuenta, ni ha dicho a los bancos o a las instituciones que tengan consideración hacia la gente. Que dejen de cobrarles los pagos que tienen que hacer todos los meses a pesar de lo que está pasando, o de lo contrario van a perder todo lo que tienen.

Es muy, muy curioso. ¿Es así como queremos vivir? Creo que la gente tiene que elegir. Estas son las cosas que generan negatividad en las personas. Y, depende de nosotros cómo queramos vivir.


Como sugieres en tu libro, este es el momento indicado para ser realistas. ¿Cómo podemos los seres humanos encontrar nuestro equilibrio en la situación actual?


El equilibrio que buscas está en tu interior. No afuera. Afuera todo es sumamente inestable. Puede parecer estable, pero si lo es, es solo por un tiempo, después vuelve a ser inestable. Quizás se estabiliza nuevamente, pero después se vuelve inestable otra vez, porque esa es la naturaleza de todo lo que está allí afuera.

Si lo que buscas es paz y alegría en tu vida, eso está en tu interior. Tienes que entender eso. Tienes que sentirlo. No solo creer lo que te dicen los demás. No es solo algo que lees y dices: muy bien, lo que estoy buscando está en mi interior. No. Tienes que entenderlo y sentirlo verdaderamente.

Si tuvieras sed, y alguien comenzara a describirte el agua, ¿ya no querrías agua? ¿Te alcanzaría con la descripción del agua? Por supuesto que no. Querrías el agua. Indudablemente te asegurarías de tener acceso al agua. La tomarías, y entonces podrías saciar tu sed. Y podrías decir, "sí, ahora estoy satisfecha".

Esto es igual. Los seres humanos tenemos que encontrar esa alegría, esa paz, que está en nuestro interior. La buscamos afuera, pero no la vamos a encontrar allí. Afuera vamos a encontrar algo diferente. Afuera tal vez podamos encontrar seguridad financiera. Afuera tal vez podamos encontrar la satisfacción de nuestros "deseos", lo cual, dicho sea de paso, nunca sucederá, porque en cuanto satisfacemos un deseo, surge otro, y otro, y otro. Pero existe una necesidad fundamental que está dentro de ti. La necesidad de estar en paz. La necesidad de sentir plenitud. Y a menos que eso suceda, va a ser bastante difícil.


También dices que deberíamos seguir buscando nuestra paz, pero ¿por dónde deberíamos comenzar a buscar?


Esta es una muy buena pregunta porque muchas personas quisieran una fórmula para eso: esto es lo que hay que hacer. Pero la realidad no es así.

¿Quieres saber qué es la paz? En primer lugar, está en ti. ¿Aceptas eso? ¿Entiendes lo que significa? ¿O buscas un botón mágico, como en todo lo demás? Dame un botón mágico. Dame una fórmula. Dame un número de teléfono, una URL para un sitio web donde pueda ir y encontrar toda la información que necesito. No es así.

Una cosa que debes entender es: ¿tienes hambre de esa paz que está en tu interior? Para satisfacer esa hambre hay algo que debes plantar, regar, cuidar, y dejar que florezca. No es la dirección de un restaurante donde puedes ir y encontrar algo de comer. No está en los libros. No lo encontrarás en los libros. Te voy a decir cuál es la diferencia entre los libros y la realidad.

La diferencia es la siguiente: en un libro puedes encontrar la descripción del agua, pero en el libro no puedes encontrar agua. En un libro puedes encontrar la descripción de la comida, pero no vas a encontrar comida en el libro.

Esto es lo que hay que entender en primer lugar. Lo que estás buscando está dentro de ti y el primer paso es mirarte a ti mismo. Si alguien te señala el hombro y te dice "tienes un insecto en el hombro", ¿qué vas a hacer? No creo que primero trates de mirar y confirmarlo. Automáticamente vas a tratar de sacártelo con la mano: ¿Todavía sigue ahí?

De la misma forma, tienes que volverte proactiva, en lugar de querer tener un sistema: dame un libro, dame esto, dame aquello. Eso es lo que hacemos toda nuestra vida. Pero en esto, tienes que volverte más proactiva. Entender que la paz está dentro de ti y que si la quieres, es ahí donde debes enfocarte.


¿Estamos hoy en día los seres humanos en guerra con nosotros mismos más que antes?


No creo que sea ni más ni menos, sencillamente estamos en guerra. Siempre estamos en guerra. Es una cosa tras otra. Mucho tiempo atrás, tal vez el miedo era que entrara un león a nuestra cueva y nos comiera. Hoy en día, el miedo es quizás que alguien nos eche de nuestra casa porque no pagamos una deuda.

Quizás los catalizadores de las cosas que nos molestan cambiaron, pero la molestia no cambió. No creo que cambie, si seguimos viviendo nuestras vidas de forma inconsciente. Así que la cuestión no es si ahora estamos más en guerra con nosotros mismos que antes, sino que simplemente es así.

 

Montevideo Portal