Cultura

Pequeño héroe

Cien años de Dionisio Díaz: el “niño del Arroyo de Oro”, leyenda de coraje y amor filial

Su abuelo masacró a su familia y lo apuñaló mortalmente. Caminó kilómetros con su hermanita en brazos para salvarla.

08.05.2020 10:15

Lectura: 2'

2020-05-08T10:15:00
Compartir en

La tragedia del pequeño Dionisio Díaz ha sido evocada como un verdadero ejemplo de estoicismo y lucha ante la adversidad, y durante décadas ha formado parte del repertorio narrativo de docentes de Primaria en todo el país.

Dionisio nació el 8 de mayo de 1920 en el pequeño poblado de Arroyo del Oro -hoy Mendizábal-, en el departamento de Treinta y Tres. Vivía con su madre, su tío, su abuelo y su pequeña hermana en un pequeño campo en el que practicaban una economía de subsistencia.

Según la historia oficial, la noche del 9 de mayo de 1929, cuando Dionisio acababa de cumplir 9 años, se suscitó una disputa familiar donde su abuelo -al parecer presa de un arrebato de locura- asesinó a los otros dos adultos de la casa, y asestó a Dionisio dos puñaladas en el vientre.

El niño cubrió sus heridas con trapos, se escondió junto a su hermanita y esperó hasta el amanecer, cuando vio el momento propicio de escapar. Con la niñita en brazos, caminó cinco kilómetros hasta el poblado más cercano, donde la puso a salvo. Allí lo revisó un médico, quien dijo que debía ser trasladado hasta la capital del departamento, algo que, por falta de vehículo, no pudo hacerse hasta el día siguiente.

Dionisio murió de camino a la ciudad de Treinta y Tres: si bien algunos historiadores señalan que sus heridas no eran necesariamente mortales, la tardanza en recibir asistencia y las maniobras que el propio niño llevó a cabo para restañarlas, habrían conducido al triste desenlace.

En el año 2009, el periodista y escritor Matías Castro publicó Las dos muertes de Dionisio Díaz, una investigación que señala puntos oscuros en la versión oficial, y pone en duda algunos hechos fundamentales de la historia. Por ejemplo, sugiere la posibilidad de que el abuelo del niño no haya sido el autor de la matanza, y que tampoco se hubiera suicidado luego, como siempre se ha afirmado.

En este enlace puede leerse la entrevista que, en aquel entonces, Montevideo Portal realizara al autor.