Vida de perros
Vida de perros: por Andrés Peirano

Bozal de impacto sueco: una técnica apta para perros de protección en diversos entornos

El entrenado canino asistió a un seminario de dicha técnica, que transforma la mordedura en golpe y no incomoda demasiado al animal.
13.12.2018 11:40
2018-12-13T11:40:00

Vinculado a los canes casi desde su nacimiento, Andrés Peirano abandonó una promisoria carrera en la Fuerza Aérea luego de que sus experiencias en Congo le llevaran a volcarse por completo a su vocación por los perros.

Tal como lo relatara en diálogo con Montevideo Portal, el contacto con la violencia y la indefensión de los más débiles le llevó a concebir un proyecto único: entrenar perros callejeros como sistema de alerta temprana y protección de mujeres y niños. Estos animales podrían prestar un valioso servicio en lugares -como el mencionado país africano- donde la población civil está a menudo indefensa ante el accionar de grupos armados.

En la actualidad, Peirano ejerce como entrenador y da cursos de capacitación en la materia. También realiza tareas de apoyo emocional mediante perros entrenados, dirigidos a confortar a personas que han pasado por experiencias traumáticas, como el caso de quienes se ven afectados por inundaciones, algo tristemente frecuente en nuestro país.

En su nuevo artículo, el entrenador ofrece una crónica de un seminario de bozal de impacto sueco llevado a cabo recientemente en nuestro país, a cargo del experto español Toni Tur.

-.-

El pasado 9, 10 y 11 de noviembre se realizó en el Haras El Cortijo el seminario de bozal de impacto sueco, técnica de altísimo rendimiento en la cual el perro, utilizando un bozal especialmente diseñado para esto, transforma la mordida en un golpe.

Para entender el funcionamiento del bozal debemos primero imaginar al perro a punto de morder, con toda la boca abierta. Es en ese momento en el cual el bozal, que permite al perro realizar este movimiento sin restricciones, amortigua el impacto evitando daños físicos en el animal y no permite que este genere daño alguno en la persona que golpea.

Son varias las técnicas de bozal de impacto que podemos encontrar a nivel mundial, pero solamente en ésta el perro tiene total libertad de movimiento dentro del bozal y una gran capacidad para respirar sin problemas, un detalle no menor ya que de no ser así, podría sufrir graves daños físicos.

"No es la mejor técnica del mundo, es la única que trabaja de esta manera", nos expresó el disertante y representante internacional de esta técnica, Toni Tur. Debido a esto, es empleada por diversas fuerzas policiales y de seguridad privada en el todo el mundo.

La función de los perros entrenados en esta disciplina parece simple: primero disuadir, segundo intimidar y tercero y último intervenir, reducir a la amenaza presente.

Formando equipo con un guía canino debidamente preparado para su control y manejo, estos perros son una gran herramienta en la tarea de brindar seguridad.

El binomio (perro-humano) trabaja siempre en equipo. De forma individual ambos son vulnerables, pero juntos cuidan el uno del otro haciéndose así más fuertes.

El instructor Toni Tur y su representante, Juan Carlos Serrón, explicaron de forma clara y concisa cómo se construye un perro de tan alto rendimiento, teniendo en cuenta desde la respiración del perro hasta la capacidad de este para alejarse de la amenaza luego de golpear, evitando así ser herido.


Andrés Peirano (izq) junto a Toni Tur

Con treinta años de labor profesional en el mundo del perro, ambos profesionales dejaron la sensación de no guardarse nada, brindaron por completo su conocimiento a los participantes del seminario y se notó el nivel de profesionalismo que tienen a la hora de trabajar con un perro, siempre cuidando a estos animales a los que sus guías confían su vida.

En lo personal me llamó la atención una frase que se escuchó muy seguido y que para mí señala claramente la dedicación y profesionalismo que se puso en este seminario: "No es cuestión de vida o muerte, es mucho más que eso".

Cuando se trabaja con perros operativos enfocados a trabajar en entornos públicos, el margen de error del adiestrador se vuelve cero, ya que un error en el entrenamiento puede causar una falla en el procedimiento policial y costar la vida tanto del perro como del guía canino. Sin mencionar que un perro mal entrenado, con una agresión fuera de control, podría generar un grave problema en entornos públicos. La estabilidad psicológica del perro fue uno de los temas más recurrentes en el seminario. Conseguirla hace posible que, pese a ser perros de trabajo operativo policial, puedan, por ejemplo, interactuar de forma normal con un niño o convivir en el hogar con su guía.

Personalmente, estoy seguro de que esta disciplina canina es sumamente aplicable al día a día de nuestras vidas, ya que si bien es de alto rendimiento, se utiliza para protección personal. Y dado que ni el can ni el humano sufren daños físicos, la recomiendo profundamente para aquellos que buscan un perro de seguridad que pueda interactuar de buena manera con su entorno y con la sociedad.

No queda más que decirles que para próximas ediciones del evento en Uruguay, no dejen de acercarse e informarse ya que no es común ver eventos de tan alto nivel en nuestro país y si les interesa el adiestramiento, esta técnica abre muchas posibilidades en cuanto al desarrollo de la comprensión del trabajo con perros.

Por último agradecerles a ellos, a los protagonistas totales, a los maestros de los alumnos del seminario y a quienes dejaron todo para mostrar de lo que son capaces cuando están debidamente enfocados, gracias a los perros.

Andrés Peirano

apeiranok9h@gmail.com

En Facebook: K-9.H Uruguay

Montevideo Portal


Temas relacionados:

Te puede interesar Estos alimentos pueden dañar a tu perro: no se los des ni permitas que se acerque