Cultura
Punta de filmes

Así comenzó el 21° Festival Internacional de Cine de Punta del Este

El festival más antiguo del continente comenzó con la exhibición del filme "João, el maestro" de Mauro Lima. Por Sergio Moreira, desde Punta del Este.
20.02.2018 13:17
2018-02-20T13:17:00

Desde antes de ver el filme se disfrutó de la inauguración del evento, con un gran grupo vocal que invitaba a quedarse a ver todo su show, que recorrió desde canciones de Abba, a una genial versión de "I Will always love you" de Whitney Houston y hasta Bandana y su "Maldita noche"; nada faltó. Este grupo oriundo de Maldonado, llamado Compás 15, presentó un pequeño show sin fisuras y que alienta, a quien lo ve, a seguirlo.

Nuevamente la alfombra roja esperaba a las estrellas del festival y a quien se le ocurriera pasar sobre ella. A la hora señalada comenzó la presentación, y con ella el desfile de personalidades políticas y los homenajes (merecidos) a Silvio Caiozzi y a la familia Barreto, responsables de gran parte de la historia cinematográfica de Brasil (cómo olvidar a Doña Flor y sus dos maridos).

Luego de ello, se exhibió la última producción de los Barreto, sobre la vida del músico João Carlos Martins, quien obsesionado por el piano termina perdiendo la capacidad de tocarlo, algo que subsanó con inteligencia para seguir viviendo de la música.

El filme es una biopic (película biográfica) muy bien narrada, con un cuidado guión, una excelente edición y un increíble casting, donde los actores que interpretan al pianista son muy parecidos entre si y guardan una coherencia estética muy poco lograda en otros filmes de este subgénero.

La música es excelente y mereció apreciarse de otra forma; el Cine Cantegril carece de las características técnicas para poder disfrutar del sonido de un filme así, no hay 5.1 y esto es esencial para el gozo de las escenas musicales (que son la mayoría en el filme). Esto, sumado a unos diez minutos en los que una luz detrás de la pantalla permanecía prendida, fue casi fatal para el filme que, de todas formas, sobrepasó los inconvenientes y terminó sinceramente ovacionado por el público.

Indudablemente los Barreto saben hacer buen cine, un cine que sabe contar historias y lo hace de manera formal. Un rodaje que reunió a Brasil con Uruguay, que contó con actores locales como Roberto Suárez y Néstor Guzzini, dentro de los más conocidos y que aprovecha locaciones uruguayas como el puerto de Montevideo o los estudios Sondor.

Un filme que esperemos que llegue a Montevideo, ya que es una gran muestra de buen cine biográfico y de buen cine a secas.

Por Sergio Moreira

 


Temas relacionados: