Contenido creado por Gerardo Carrasco
Cultura

Una trompada de arte

Ante “embellecimiento de pandemia” fotógrafo y actores uruguayos pegan “uppercut” visual

Harto de encontrarse con la pandemia en “formato Netflix”, el fotógrafo Alejandro Persichetti apeló a un clásico de la pintura uruguaya.

19.04.2021 15:24

Lectura: 5'

2021-04-19T15:24:00
Compartir en

Por Gerardo Carrasco
  gcarrasco@m.uy

En los ya no tan cercanos años 90, el periodista y novelista español Arturo Pérez-Reverte fue uno de los tantos reporteros encargados de cubrir los horrores de la guerra balcánica, surgida tras la caída del Pacto de Varsovia.

Años más tarde, recordaría la permanente pulseada con los editores de los noticieros que, desde Madrid, le pedían que no les mandara tantas imágenes fuertes, que les ahorrara la profusión de hemoglobina. Sin embargo, las guerras siempre fueron guerras, y si desde la ex Yugoslavia los reporteros enviaban sangre, era porque sangre era lo que se derramaba allí todos los días.

Casi dos décadas después del conflicto, el mismo Pérez-Reverte denunciaba una situación similar acerca de la cobertura de la pandemia por coronavirus.

"Las imágenes cercanas de ese horror nos han sido cuidadosamente ahorradas por las autoridades encargadas de que durmamos bien por las noches, no nos angustiemos demasiado, no nos turben imágenes demasiado duras en los periódicos ni los telediarios, hasta el punto de que una fotografía de prensa que mostraba ataúdes fue muy criticada en las redes sociales, por desconsiderada y morbosa. Y eso ya no fue el gobierno, sino el público soberano", escribía en agosto de 2020 en XL Semanal.

Ahora, y de este lado del mundo, similar sabor de boca le dejó la "estética pandémica" al fotógrafo Alejandro Persichetti.

Especializado en fotografía de Teatro, Persichetti se vio de la noche a la mañana privado de su mayor fuente de ingresos y de la posibilidad de realizar una actividad gratificante.

"Sentí que tenía que encontrar una manera de contestar algo a la covid, que no fuera desde la formalidad de la denuncia", explica el fotógrafo a Montevideo Portal. "Busqué en Internet y todo era tan lindo. . . tan bello que me parecía absurdo", cuenta.

"Las fotos de la Segunda Guerra Mundial, del Holocausto, de otras pandemias, eran horribles, tanto como los hechos que narraban", recuerda. Sin embargo, en el caso de la covid parecería estarse aplicando un "formato Netflix".

"Me da bronca, estamos viviendo un momento de mierda, mueren millones de personas en el mundo. . . y todo es lindo. Acá hay una construcción de belleza de lo feo", algo quizá válido desde una mirada puramente estética, pero peligroso por la narrativa que construye, porque "detrás de eso vienen la romantizaciones", como sucede con fenómenos como la pobreza o la exclusión social.

Un nuevo escenario

Ante la necesidad de dar una respuesta, Persichetti contactó a los integrantes del grupo teatral Primer Ensayo, que atraviesan por la misma coyuntura difícil que todos sus colegas, y que "se habían matado trabajando con unas performances" para poner en relieve su situación, pero sin conseguir demasiado alcance.

"Lo propuse como un juego. Ellos necesitaban actuar y yo hacer fotos de teatro, necesitábamos encontrar nuevos públicos, y el lugar para eso eran las redes, porque no podíamos hacerlo en otro lado" cuenta.

Así, el miércoles pasado y con recursos espartanos -el vestuario de los actores y el equipo fotográfico de Persichetti- surgió la producción de una imagen, con un resultado impactante que no tardó en hacerse viral

"Es un cuadro que siempre me fascinó, me pareció impactante", dice acerca de la obra a la que hace referencia su foto: Un episodio de la fiebre amarilla en Buenos Aires del pintor uruguayo Juan Manuel Blanes.

Persichetti cuenta que lo único que se introdujo digitalmente desde la pintura fue el balcón y el muro que aparecen al fondo. Asimismo, y anticipando polémicas violentas e innecesarias, decidieron no incluir a un bebé.

Entre los detalles de la foto hay espacio para que el espectador interprete y descubra, como un sujeto con una suerte de banda presidencial que "mira de afuera" y que "puede ser o no" el presidente.

Para el fotógrafo, este tipo de acción- que no será la única de su tipo, adelanta- Es un acto re respuesta política, una nueva forma de militancia que encontramos para decir que somos actores, fotógrafos, que no tenemos laburo, y nos buscamos un lugar con un público nuevo, y eso nos sirve como denuncia y punto de partida para empezar a conversar".

No es ningún secreto que el mundo de las artes escénicas ha sido de los más golpeados por la pandemia y sus medidas de control. Para Persichetti "es absurdo que esté todo abierto, los shoppings" y no los teatros.

"Hay un montón de compañeros que no agarran un peso. Algunos viven porque dan clases, tienen otras actividades. Es difícil vivir del teatro y los que más o menos sacaban un peso, dejaron de percibirlo", lamenta.

Ahora, la idea es continuar con nuevas acciones. El fotógrafo asegura que tiene imágenes -e ideas- para seguir adelante, pero prefiere no adelantar los contenidos que maneja. Además, debe reunirse nuevamente con sus amigos de Primer Ensayo para planear el próximo "golpe".

No queda más que seguir sintonizados a las redes de Persichetti. Seguramente el próximo domingo haya algo interesante para ver allí.

Por Gerardo Carrasco
  gcarrasco@m.uy