Noticias
Paisito

ANIVERSARIO DE PARVA DOMUS

El próximo 25 de agosto, la República de Parva Domus, vecina a nuestra capital, cumple sus jóvenes 130 años. Montevideo Portal visitó el exótico país, se informó de su historia y fotografió sus mayores tesoros.
24.06.2008
2008-06-24T16:03:00
Montevideo, 1878

José Achinelli, pescador aficionado, gusta de practicar su hobby en un paraje costero vecino a un vertedero de residuos, llamado "Pesquero de los Viejos". Achinelli se allega hasta ese punto de la costa en una concurrida línea de tranvías, cuyos pasajeros protestan con energía cada vez que los avíos de pesca les quitan sombreros o les golpean las piernas. En más de una ocasión, el aficionado piscatorio fue obligado a llevar sus cañas en ristre por fuera de las ventanas del vagón, cual lanzas de caballero andante.

Para evitarse problemas, el hombre decidió alquilar una de las casuchas desvencijadas que dominaban un montículo cercano a su sitio de pesca favorito. El precio estipulado era de tres pesos mensuales.

La modesta construcción se convirtió en depósito de enseres y artes de pesca, así como en sitio de reunión de Achinelli y sus amigos. Uno de ellos, el artista Riva Zuchelli, leía una tarde un libro de Alphonse Daudet, en cuyas páginas encontró el latinajo "Parva Domus Magna Quies", canjeable al castellano como "Casa Chica, Gran Reposo". El joven escultor tomó un carbón del apagado brasero, y trazó en la entrada del ranchito la frase, que consideró más que adecuada al lugar.

Acababa de nacer la República de Parva Domus, que el próximo 25 de agosto cumplirá 130 años.

A lo largo de tan vasto período, el pequeño estado creció en tamaño y población. Incorporó el resto de las casillas costeras, enroló en sus filas a numerosos amigos, hasta convertirse en la gran nación vecina que es actualmente, en su mansión de Bulevar Artigas, próxima al río.

Desde un comienzo, Parva Domus fue concebido como un sitio de armonía, donde disfrutar de "las tranquilas aventuras del diálogo", así como oportunidad de ejercer una gran vocación de servicio y tolerancia.

"Parva Domus posee una constitución, pero no tiene reglamentos, y nunca los necesitó", explica el Embajador de la Luna y Maestro Instructor y Catecúmeno de Ciudadanos Plebeyos.

Las dos reglas principales de la nación son las siguientes:

Prohibido hablar de política, religión y deportes

Prohibida la ciudadanía a mujeres.

En la mañana del martes, los servicios de cancillería parvense citaron a la prensa del vecino Uruguay, para difundir su mensaje, y comunicar sus actividades.

Ángel Grillo, actual Presidente de la República de Parva Domus, explicó que su nación era observada con interés desde el extranjero, y que merced a su vocación de armonía y tolerancia "indirectamente estamos haciendo una enseñanza de convivencia en tiempos convulsos". Según el mandatario, Parva posee "lo que nutre a una república: una familia bien conformada".

Cualquiera que se encuentra con los jerarcas de Parva Domus dentro de su país, puede creer que se metió por error en una fiesta de disfraces, donde un grupo de caballeros adultos visten de militares, médicos, marinos, etc. Sobre la especial indumentaria, el ya mencionado Embajador y Maestro afirma que "No nos disfrazamos. Nos vestimos de lo que más nos gusta o disgusta, porque vivimos en broma, y dentro de esa broma, tenemos la seriedad de una vida concreta", remarcando que "la gente no deja de jugar porque envejece, sino que envejece porque deja de jugar".

Conviene señalar que el autor de esas palabras cruza su pecho con una doble línea de condecoraciones. Sobre el lado izquierdo, una plaqueta anoticia de que se trata de "condecoraciones truchas". A la derecha, un nuevo trozo de bronce reza "condecoraciones más truchas". Sintiéndose observado, el parvense asegura con gravedad que, pese a la falsedad de las medallas, las lleva con orgullo y dignidad, ya que representan un gran sacrificio. "Me tuve que levantar pila de veces a la ocho de la mañana para comprarlas en la feria de Tristán Narvaja", declara orondo.

El funcionario destaca que "Parva Domus es una república cultural", opinión en la que coincide José Luis Pomi, director artístico del país quien señala que "Parva ha sido, es y será un encuentro de cultura y arte", donde se han dado cita a lo largo de los años diversas personalidades del ámbito artístico y cultural.

"Antes de las guerras civiles, antes del fútbol y los triunfos deportivos ya existía Parva Domus", recuerdan los jerarcas, mencionado acto seguido el ideal de tolerancia de su país.

"En la mesa de Parva se sienta el ateo, el cristiano, el judío, el árabe y personas de cualquier otro credo", asegura el Embajador de la Luna, agregando luego que "no venimos aquí porque ya somos tolerantes, sino que lo hacemos para realizar un aprendizaje y una práctica de dicha tolerancia". Con ese fin, la entrada del edificio se encuentra flanqueada por dos fuentecillas denominadas "fuentes del Leteo", donde los ciudadanos se ungen para olvidar las miserias del mundo exterior.

Parva Domus es colaboradora habitual del MEC, la IMM, escuelas montevideanas y toda entidad que necesite su ayuda. Sus famosas "tenidas" similares a los simposios helénicos, se realizan los miércoles y sábados, siendo un evento privativo de los ciudadanos, excluido por lo tanto a todo elemento femenino.

Montevideo Portal interrogó al presidente de la república acerca de eventuales revisiones de las normas que excluyen a las damas, a lo cual el mandatario respondió que de momento no lo consideraban, "ya que todo ha funcionado tan bien en estos 130 años, no hay motivos para cambiar ahora. Las damas vienen a los tradicionales ñoquis parvenses, a las clases de filosofía, metafísica y otros eventos. Pero las 'tenidas' de la república son de hombres, y convivimos muy bien. Así que de momento no hay planteos de cambio", declaró.

Según el máximo funcionario de Estado, la obtención de la ciudadanía de su país "requiere la invitación de alguien que sea ciudadano, y compartir la filosofía de nuestra república, armonía,, amistad y tolerancia."


Los estatutos de Parva Domus prevén un máximo de 250 ciudadanos simultáneos, poseyendo hoy día 198. Al cabo de 130 años, la pequeña república sumó un total de 843.297 habitantes.

Reivindicaciones:

Según comunicación oficial de Parva Domus, la república "jamás renunciará a las reivindicaciones internacionales que siempre anidaron en el corazón de sus ciudadanos ¡La salida al mar, un espacio aéreo propio y nuestro ingreso condicionado a las naciones unidas!"

Las autoridades de Parva Domus aseguran haber rechazado una invitación de ONU para integrar el Consejo de Seguridad, solicitando en cambio que se le permita presidir un nuevo ámbito de convivencia: el Consejo de Paz, Alegría, Buen Humor, Tolerancia y amistad.
En el mismo tono diplomático, los parveneses reclaman su derecho "a jugar al truco con las cartas de intención".

Patrimonio

El Decano de la Facultad de Filosofía y letras de la Universidad Parvense, tasa el patrimonio de la república en los siguientes valores:
"Quizá nuestro único tesoro, nuestro mayor misterio, nuestro gran secreto en esta República de la utopía, no se otromque haber concebido nuestros dominio como el Territorio de la Alegría; y cada tanto nosotros, sus más fieles súbditos, sus más devotos sacerdotes, sus más leales discípulos, invitamos al resto de los mortales, a que se contagien de nuestras risas para devolvernos al niño y poder preservar al Hombre en toda su dimensión".

 

Gerardo Carrasco, enviado de Montevideo Portal a la República de Parva Domus

Visita al Museo de Parva Domus



El arresto del indigno delincuente