Contenido creado por Gerardo Carrasco
Salud

Se suman los problemas

Temen ola de muertes por sida en Ucrania por falta de medicamentos

La guerra ha causado el cese de los servicios sanitarios en múltiples áreas, en particular al este del país.

14.04.2022 09:15

Lectura: 2'

2022-04-14T09:15:00
Compartir en

El resurgimiento de la epidemia de sida y una potencial ola de muertes amenazan Ucrania, el segundo país del continente europeo (después de Rusia) donde la prevalencia de esta enfermedad es la más alta, con uno de cada 100 ucranianos seropositivos, alertó hoy la agencia de la ONU de lucha contra el sida.

El organismo indicó que 40 establecimientos de salud que ofrecían tratamiento para el VIH, servicios de prevención y atención antes de la guerra ahora están cerrados y en otros sitios los servicios están interrumpidos o son intermitentes.

“La falta de acceso a terapias antirretrovirales y a servicios de prevención puede significar un resurgimiento de la epidemia de sida en Ucrania”, dijo la agencia de Naciones Unidas.

La Organización Mundial de la Salud ha verificado ataques contra 119 infraestructuras sanitarias desde que empezó la guerra, incluyendo ambulancias, mientras que las rutas están bloqueadas para el transporte de la ayuda humanitaria, que incluye suministros y equipamiento médico.

La guerra ha causado el cese de los servicios sanitarios en múltiples áreas, en particular al este de Ucrania, donde las fuerzas militares rusas han concentrado sus acciones en los últimos días.

La previsión del Banco Mundial de que la economía ucraniana perderá el 45 % de su valor supone una amenaza adicional para el mantenimiento de los programas y servicios sociales.

La esperanza está puesta por ahora en los 18 millones de dosis de un medicamento antirretroviral capaz de salvar vidas donado por Estados Unidos y que ahora está siendo distribuido por el Ministerio de Salud y 100 % Life, la mayo oenegé formada por personas que viven con el VIH en Ucrania.

Si ese cargamento logra llegar a los beneficiarios supondría un salvavidas durante los próximos seis meses para todos los seropositivos que viven gracias a tratamientos de primera línea.

EFE