Contenido creado por Gerardo Carrasco
Salud

Cosas veredes

Australiana con dos vaginas contó cómo descubrió su anómala condición

Tea Bartlett no supo que su pubis tuviera nada de particular hasta que llegó el momento de usar un tampón.

15.10.2021 09:49

Lectura: 3'

2021-10-15T09:49:00
Compartir en

Tee Bartlett, residente en Australia, nación con una rara condición: tiene dos vaginas. No supo de la rareza de su condición hasta los 16 años, cuando quiso ponerse un tampón y-a diferencia del común de las mujeres- constató que tenía más de un orificio que cubrir. diferencia del común de las mujeres- constató que tenía más de un orificio que cubrir.

Recientemente, la joven compartió su historia en un reportaje realizado por la agencia Caters News. Allí, contó que el día que quiso usar un tampón llamó a su madre para preguntarle en cuál de las dos aberturas debía introducirlo. Su progenitora no comprendió la pregunta, pero cuando fue donde su hija para ayudarla, comprobó que la consulta tenía sentido: la joven presentaba dos aberturas.

El descubrimiento fue un verdadero shock, especialmente porque la familia de la joven temió esta padeciera alguna grave malformación. A su vez, los médicos tardaron un tiempo en darse cuenta de lo que sucedía con la paciente.

En el citado reportaje, Bartlett dijo que tan pronto como le dijo que tenía dos orificios en su órgano genital, su madre la llevó a una cita con el médico. Sin embargo, los profesionales le dijeron que no pasaba nada.

"Los dos médicos a los que fui ignoraron todo lo que dije y me hicieron sentir que estaba loca", dijo la joven. "Luego vino otra doctora, miró allí [los genitales], luego me miró y dijo 'no, es normal'; y casi nos echó de allí", continuó en su relato.

Tee dijo que no fue hasta una tercera visita que un médico notó que tenía dos orificios vaginales, pero dijo que era normal. Al final, la australiana descubrió que tenía una anomalía congénita, el llamado "tabique vaginal", que se produce cuando el tejido divide la vagina en dos partes.

Finalmente, la joven consultó a un reputado especialista en ginecología, quien hizo un diagnóstico acertado. el facultativo advirtió a Bartlett que la anomalía podría dificultar su vida sexual, ya que el espacio de penetración era solo la mitad de lo que se considera normal. Entonces, seis meses después, la joven se sometió a una cirugía para extirpar el tabique.

Mediante exámenes se pudo constatar que el tejido dividía todo el canal vaginal de Tee, llegando muy cerca del cuello uterino.

"Aparentemente, el tabique vaginal es normal en los bebés aún en el útero, pero debería disolverse luego", explicó la joven.

"El mío nunca se disolvió y era un poco más grueso y largo de lo habitual, por eso tuve que someterme a una cirugía", detalló.