Seré curioso

Seré curioso

Viana: "Todos los que están de acuerdo con UPM son corruptos, cómplices o ignorantes"

El exfiscal acompaña a Salle en la fórmula presidencial. Dice que hay una "corrupción estructural" y quiere entrar al sistema político para cambiarlo.

02.05.2019 08:32

Lectura: 28'

2019-05-02T08:32:00
Compartir en

Por César Bianchi
@Chechobianchi

Fotos: Juan Manuel López

Tiene 58 años y todos los sábados juega al fútbol con un grupo de amigos de un asentamiento. Con una humanidad de ciento noventa y cuatro centímetros y 120 kilos, Enrique Viana es un fornido nueve pescador en esos picados. El resto de los días, el exfiscal -alguna vez bautizado como "el fiscal verde" por su preocupación por temas ambientales- hizo yunta con otro abogado penalista, el Dr. Gustavo Salle, y conforman la fórmula del Partido Verde Animalista.

Viana, para no desautorizar al verborrágico líder, dice que él también cree que Tabaré Vázquez lidera una asociación para delinquir y es un criminal de lesa humanidad. Es más: él también repite términos como partidocracia o corporatocracia, pero evita otras excentricidades como echarle la culpa al homolesbocomunismo. El exfiscal, que se desempeña como abogado en el estudio que comparte con Salle a una cuadra de Torre Ejecutiva, descree de esquemas binarios de izquierda y derecha. En todo caso están los que amparan o son cómplices de corrupción (todos los demás) y los honestos (ellos dos... y algunos más que no le haya hecho un guiño a UPM). Su speech no escatima en dardos venenosos a UPM, el CPP, las PPP y el sistema político corrompido, al cual quieren ingresar para sanear.

Enrique Viana es hincha de Peñarol, pero defiende a un barra de Nacional que oficia de nexo entre el club y la hinchada, cobra 40.000 pesos por la "logística" en cada partido y fuera interrogado hace unos días por su vinculación a un doble homicidio de otros dos barras tricolores. Viana cree que esos hinchas que están entre los bombos y controlan a los desacatados, vienen a cumplir el rol que antes cumplía la propia Policía dentro de los estadios. Qué hace su defendido en su vida privada no es su asunto -dice-, a él le preocupaba defenderlo de una acusación de la Fiscalía sin pruebas. Una Fiscalía que llegó para dejar al país "sin Poder Judicial" y sin la mentada separación de poderes que recomendó sabiamente el filósofo francés Montesquieu.

"Yo me considero un liberal, algunos me dicen que soy un liberal del siglo XIX, más que del siglo XX. Gustavo fue fundador del Frente Amplio. Nosotros decimos que somos más de izquierda que la izquierda"



-Carlos Cazenave es un barrabravas de Nacional imputado por el doble homicidio de "El Bebe" y "El Rafa", otros dos barras de Nacional que aparecieron incinerados en una camioneta el 30 de marzo en Tres Ombúes. El lunes dos indagados por ese crimen dijeron en audiencia judicial que el club les paga 40.000 pesos por partido por organizar la logística de la hinchada. Usted es defensor de Alan Lorenzo -sindicado como testigo del doble homicidio- y dijo en audiencia que su cliente "viaja habitualmente al exterior porque trabaja en Nacional". ¿A qué se dedica su defendido en Nacional?

-Ellos no se definen como barrabravas. Ellos dicen: "somos el nexo entre la directiva del club y la hinchada". Y como tal cobran un dinero que le paga el club, según lo que él declaró en Fiscalía. Él organiza la hinchada de Nacional a la ida de los partidos, ingresa con la hinchada, se reúnen en determinado lugar, se coloca en el sector de los bombos (hizo hincapié en eso), decide quiénes pueden llevar bombos y quiénes palos para tocar el bombo, cuando alguno se sube y no deja ver, lo tocan suavemente (Viana hace una guiñada) del hombro y lo hacen bajar... Si usted quiere una definición mía sobre qué es lo que hacen: hacen lo que antes hacía la Policía. Lo que pasa que en determinado momento, ¿qué pasó? Aquel asunto no muy bien investigado de Bonomi y Mujica que mandaron sacar la Policía de los estadios porque no se aceptaban determinadas condiciones, el lío de las cámaras... Después de eso, la Policía no entró más. El otro día en Fiscalía permitieron que ingresara un policía a interrogar y quiso hacer entrar en contradicción a mi cliente. Él dijo en un momento: "¿Cómo permiten que exista 'esta gente'?". Y yo dije: "Esta gente existe porque es tolerada y exigida, incluso, por la Policía". Y el policía me dijo: "Por el Ministerio del Interior, no por la Policía". Con esto voy a que todos somos conscientes de cuál es la función que cumplen estos muchachos. Cumplen la función que debería cumplir la Policía si entrara a los estadios...

-...costeados por los dirigentes.

-Acá es muy claro que si a los dirigentes les exigen seguridad, los dirigentes buscan los mecanismos para dar seguridad y tener controlada su propia hinchada. Fíjese que cuando no hubo control, tiraron una garrafa. Entonces, cumplen una función. ¿A mí me gusta que la cumplan personas que ni sé quiénes son? No, pero tienen que buscar dar seguridad. Se los exige el ministerio.


"El nuevo CPP estaba destinado a dar impunidad a los delitos de corrupción. Es un código corrupto. Prevé los famosos pactos, que a uno le hacen acordar mucho a los pactos mafiosos. En materia de derecho penal, introdujimos un derecho negociable"



-Álan Lorenzo, su defendido, dijo en audiencia judicial que es nexo entre la hinchada y el club. Lo emplazaron por 60 días y no lo dejan salir del país. La Policía cree que él estaba presente cuando Cazenave mató a los dos barras, dice que fue testigo del doble homicidio.

-Yo también creo tantas cosas... No es cierto. Quedó demostrado que no.


-Lo corrijo: no se pudo demostrar su culpabilidad, y por tanto se lo presume inocente, pero no eso no "demuestra" su inocencia...

-Es inocente. Y el juez Marcelo Malvar no tenía ninguna prueba directa, la única prueba circunstancial que tenía contra Cazenave (yo no soy su abogado) es que pintó el piso y puso pedregullo en un cantero una semana después del hecho. La Fiscalía pedía 180 días para que no saliera del país. Si usted no fue procesado o formalizado, como se dice ahora, usted es un hombre libre. Nadie le puede poner ninguna medida restrictiva. Está de más cualquier medida restrictiva. Nosotros dijimos: "Doctor, 180 días no. Si la Fiscalía no puede encontrar más elementos en 60 días, sanseacabó". Además, él no tiene pasaporte, tiene solo cédula, por lo que no puede ir muy lejos, sólo a los países de la región donde pueda viajar con cédula.


-Su defendido tiene antecedentes penales. La Policía chequeó las cámaras de identificación facial en el Parque Central y allí comprobaron cómo su cliente y el otro indagado repartían dinero en la tribuna a otros integrantes de la barra. ¿Por concepto de qué? ¿No cree que andaba en negocios turbios?

-No lo sé, no conozco la vida de mi cliente. Lo defiendo frente a la imputación que le hace la Fiscalía, que no tenía ningún elemento de prueba. Mi cliente declaró, los otros dos no.


-¿Qué lo motivó a meterse en política en estas elecciones?

-Un pedido de un amigo. El 14 de mayo falleció la madre de Gustavo (Salle). Nos conocimos en el ejercicio de la profesión y trabamos una amistad muy fuerte. Yo sabía que él tenía una gran conexión con la madre y era el predilecto, ella era quien lo incentivaba a meterse en política. Y al otro día de enterrarla, vi que él había puesto algo en Twitter y sospeché. Me llama y me dice: "Me tiré. ¿Me acompañás?", y entonces le dije que sí, que lo acompañaba. Lo habíamos pensado muchas veces, casi en tono lúdico, pero aún pensándolo seriamente siempre llegábamos a la conclusión de desistir.

En realidad, hasta el 1° de noviembre de 2017 mi vida giraba alrededor de la Fiscalía, y hasta 2016, hubiera pensado que iba a terminar mis días como fiscal. Cuando se acercó la fecha de que el Código del Proceso Penal (CPP) entrara en vigor, di un paso al costado. Yo sabía que no podía trabajar con ese código. Iba a trabajar en un régimen de sumisión total, ya veníamos apretando la máquina con la creación de las leyes de Fiscalía. Me quedé corto con algunas cosas que anticipé. Y bueno, presenté mi renuncia diciendo que el nuevo CPP era inmoral, y que nos iba a obligar a los fiscales a cometer actos inmorales. Pero el tema es que no me daba la edad para jubilarme, entonces tenía que salir a ejercer la profesión (de abogado) después de 30 años. Yo tenía el ofrecimiento de Gustavo de irme a trabajar con él y ahí le dije: "Te tomo la palabra" y me vine a trabajar con él a su estudio. Es una relación de amistad con un alto grado de coincidencia en el pensamiento ideológico actual.

"Desde lo jurídico, la reforma de Larrañaga es un mamarracho. Establece de forma permanente los allanamientos nocturnos. ¿Estamos preparados para los allanamientos nocturnos? Si usted me dice: 'Por un mecanismo extraordinario las medidas prontas de seguridad', bueno, puede ser..."


-¿Qué sintonías tiene con Salle?

-Venimos de mundos distintos desde lo ideológico. Yo me considero un liberal, de formación liberal, algunos me toman el pelo y me dicen que soy más un liberal del siglo XIX, más que del siglo XX. Gustavo fue fundador del Frente Amplio en sus años jóvenes, viene de una formación de izquierda, impregnada en muchos casos de pensamientos marxistas...


-Es raro eso... Hoy nadie identifica a Salle con la izquierda.

-Nosotros decimos que somos más de izquierda que la izquierda. Tenemos pensamientos más identificables con la izquierda que lo que tiene hoy el FA. Por ejemplo, no aceptamos que puedan haber empresas privilegiadas como UPM, que le entrega todos los beneficios al gran capital, en detrimento del resto de las empresas uruguayas, y nadie me va a decir que eso es ser de izquierda. Salvo que me dijeran que UPM sea una empresa estatal.

En política las coincidencias son casi totales, tenemos alguna discrepancia en algún tema puntual... Tenemos visiones distintas respecto al narcotráfico. Gustavo tiene una visión que apunta a la represión, yo creo que la represión ha fracasado, ha contribuido a aumentar el negocio y tengo una visión liberal, casi de Milton Friedman, de que cuanto más se persiga un negocio, ese negocio más pingües ganancias da y más aumentan los crecimientos de las mafias al ser más difícil conseguir la droga.


-¿Cuáles son los principales problemas del país, a su juicio?

-Yo creo que tenemos un país fundido. Uruguay es un país que vive de préstamos, vivimos en una bicicleta, una calesita permanente. Eso no sólo se puede argumentar desde el punto de vista de los grandes números (del déficit, del PBI), sino que se vive al caminar por las calles en cualquier ciudad del país. Más que una crisis, lo que hay es degradación. Esa degradación económica va acompañada de una degradación moral, que es hija de los problemas de la educación. Hay una suerte de nuevo analfabetismo: gente que puede mandar mensajes por Whatsapp, pero no es capaz de escribir su nombre. Yo lo veía en la Fiscalía de adolescentes, muchachos que le pedían al funcionario su cédula de identidad para copiar el nombre de la cédula. Ponía Kevin con mucha dificultad, y cuando tenía que poner Rodríguez, en la "o" me miraba a mí, y yo le decía: "Dejalo así".

"Hay una corrupción estructural en Uruguay. No sólo existe la coima puntual, el cohecho. Corrupción estructural es aquella por la cual usted descubre que detrás de cada acto de gobierno hay un negociado, hay un acto privado. Ejemplos tenemos a patadas: Pluna, regasificadora, Aratirí, UPM..."


-Ahí me señala a la educación como un gran problema. ¿Y la seguridad?

-La seguridad es un tema en el que hemos insistido muchas veces. Le atribuimos el aumento de la inseguridad al nuevo CPP, más allá que algunos colegas y excolegas lo nieguen. El nuevo código aumentó el caos, aumentó la impunidad. El nuevo código estaba destinado a dar impunidad a los delitos de corrupción. Es un código corrupto. Es un código que prevé los famosos pactos, que a uno le hacen acordar mucho a los pactos mafiosos. En materia de derecho penal, derecho público, parejo para todos, conforme a los principios de la Constitución, introdujimos un derecho negociable. Curiosamente, gobiernos que se definen de izquierda se han enamorado del contrato. En materia penal es muy claro: los pactos son contratos, contratos especiales porque se hacen con personas privadas de libertad.


-Me está hablando del CPP. Pero yo le preguntaba por la inseguridad en la calle, por cómo se combate la delincuencia y se bajan las cifras de delitos...

-La inseguridad tiene dos maneras de atacársela: una, como decía la izquierda de antes, atacando las causas. ¿Cuáles son? No tener un país que vive pagando los intereses de la deuda externa, un país que pueda invertir en escuelas y hospitales, invertir el dinero suficiente para la formación de los docentes, para tener una mejor educación, mejorando los ingresos de las personas para favorecer el ascenso social. Esa es la solución de largo aliento, con políticas de Estado que se puedan mantener 30 años. Pero hay que pensar medidas a corto plazo. Indudablemente, hoy en la calle lo que falta es presencia policial. No hay autoridad estatal en la calle. Soy un convencido de que si esa autoridad existiera, con patrullajes permanentes, especialmente en los horarios más complicados, es necesaria una mayor presencia de la autoridad. Con una presencia masiva de policías en la calle, no tengo ningún prurito en decir que se bajarían los niveles de criminalidad, por lo menos, a la mitad. Pero con la Policía no alcanza para hacer la prevención que necesitamos. Si la Policía no da abasto, hay que recurrir a las Fuerzas Armadas (FFAA) para cumplir la función de patrullaje y vigilancia.


-Está de acuerdo con la presencia de militares en la calle, entonces. ¿Firmó la propuesta de reforma constitucional de Jorge Larrañaga?

-No, porque no estoy de acuerdo con la propuesta de Larrañaga. Yo creo que no es necesario crear una Guardia Nacional, y que no es necesario reformar la Constitución. Y la propuesta de Larrañaga tiene errores de concepción: introduce por normas transitorias mínimos y máximos de penas. Desde el punto de vista jurídico, la reforma de Larrañaga es un mamarracho. Establece de forma permanente, por los siglos de los siglos, los allanamientos nocturnos. ¿Estamos preparados para los allanamientos nocturnos los uruguayos? Si usted me dice: "Por un mecanismo extraordinario las medidas prontas de seguridad", bueno, puede ser... Lo podría admitir como un mecanismo transitorio, como lo establece la Constitución.


-Usted sabe que genera miedito y pavor el término "medidas prontas de seguridad"...

-Da miedo, sí, pero está previsto en la Constitución. Desde 1985 a la fecha ningún partido político planteó reformar la Constitución y eliminarlas. El inciso 1 del artículo 168 de la Constitución establece que el Poder Ejecutivo tiene que dar "orden y tranquilidad", mucho antes que seguridad. Y el número 17 dice que cuando hay "conmoción interna", cuando el orden y la tranquilidad no se cumplen, hay que aplicar medidas extraordinarias.


-Salle insiste con que Mujica y Vázquez son "terroristas de Estado" o "criminales de lesa humanidad". ¿Usted también lo piensa?

-Sí, lo son. Cuando se procesó al Goyo Álvarez no se lo procesó no por lo que él directamente hizo, sino por lo que hicieron quienes estaban bajo su mando y sobre la tesis de que él debería saber, lo que se conoce como "la teoría del garante". Es decir, la suposición de que él sabía lo que sus subalternos estaban haciendo. Pues bien, Vázquez, cuando asumió por primera vez en 2005 habló de una emergencia en las cárceles del Uruguay. Después vino la Ley de Humanización Carcelaria de (José) Díaz, una suerte de analgésico para resolver las violaciones de los derechos humanos en las cárceles. Si usted compara aquella situación carcelaria y la actual, ¡estamos mucho peor! Hay más presos, más hacinamiento, más muertos en las cárceles. Eso es tortura, conforme a la propia legislación que votó el FA. Cuando usted observa las violaciones a los derechos humanos en las cárceles tiene que decir que Tabaré Vázquez es responsable de la misma manera en la que fue, en su momento, Gregorio Álvarez. Y hay otra violación de los derechos humanos, por omisión, que es no cumplir con el artículo 168 que dice que tiene que dar "orden y tranquilidad" a la población. Porque la gente en las calles, no sólo en las cárceles, también muere.


-Con ese criterio, todos los presidentes de América Latina son criminales de lesa humanidad, porque inseguridad y delincuencia hay en todos los países...

-Pero no a los niveles que tenemos nosotros actualmente.


-¿Eh? ¿Y qué me dice de la delincuencia en Brasil, Argentina, Paraguay, Colombia, México? Ni qué decir los países de Centroamérica...

-Estamos como Honduras. Vamos hacia (lo de) Honduras. ¿Lo dijo Enrique Viana o Gustavo Salle? No, lo dijo (el director nacional de Policía, Mario) Layera. Y Layera sabe de lo que habla porque él estuvo haciendo cursos de seguridad en Honduras. Entonces: vamos (a lo de) Honduras, pasamos de una situación mala a una caótica, ¿y no hay responsabilidad del presidente? Cuando hay 52 muertes (por año) en las cárceles en un país que tiene prohibida la pena de muerte, ¿qué le parece? ¿Qué dice la izquierda de que acá hay 52 muertes en cárceles en un año?


-Salle también dice que Vázquez lidera una asociación para delinquir. ¿También cree eso?

-Nosotros decimos que hay una corrupción estructural en Uruguay. Esto es: no sólo existe la coima puntual, la untada de mano para que un funcionario realice o deje de realizar un hecho -el cohecho, a nivel jurídico-, nosotros sostenemos que en Uruguay existe la corrupción estructural. Montesquieu hablaba de corrupción estructural. Es aquella por la cual usted descubre que detrás de cada acto de gobierno hay un negociado, hay un acto privado. Entonces, lo público se empieza a mezclar con lo privado. Ejemplos tenemos a patadas: Pluna, regasificadora, Aratirí, UPM... Cuando los funcionarios públicos en ejercicio de la función pública trabajan al servicio de negocios privados, la cosa se empieza a complicar. Ya son funcionarios públicos reuniéndose en secreto en Helsinki.

"Hoy no existen fiscales independientes, existen fiscales bajo instrucciones. El fiscal general hace las instrucciones, un día llama a todos los integrantes de la comisión y todos firman abajo. Hoy no existe en Uruguay un funcionario público tan poderoso como Jorge Díaz"



-Y si Vázquez fuera un criminal de lesa humanidad y liderara una asociación para delinquir, ¿no cree que Uruguay sería señalado y cuestionado por todos los organismos internacionales como tal?

-Cuando la gran mayoría de los organismos internacionales están a favor de esta nueva forma de colonización que supone la corporatocracia, o lo que yo llamo el neofeudalismo actual -insisto: UPM, Aratirí, Monsanto, Schuepbach que hace fracking, con operaciones en Paysandú y Tacuarembó-.... Mire, se lo resumo así: en Uruguay manda UPM, tanto manda UPM que el otro día Luis -yo le digo Luis, porque él no quiere que le digan Lacalle- dijo que estaba dispuesto a renegociar con UPM. ¿Usted sabe que los contratos por inversión no se pueden renegociar? Son contratos que tienen un blindaje, una cláusula ante cualquier intento de renegociación que a la empresa no le sirva, nos va a reclamar. Luis dijo algo errado: no puede renegociar el contrato. Pero Luis también dijo que él está de acuerdo con UPM. Están de acuerdo con UPM Luis, (Julio María) Sanguinetti, (Ernesto) Talvi, (Edgardo) Novick, todo el FA ni que hablar... Entonces, en Uruguay manda UPM. Cuando las grandes corporaciones son las que mandan, cuando el derecho internacional privado se mezcla con el derecho internacional público y vemos organismos de Naciones Unidas que incentivan que se establezcan contratos de inversión, vamos hacia un mundo donde los estados pierden poder frente a las grandes corporaciones y las grandes empresas. Entonces, reclamar que los estados reclamen a Vázquez por la corrupción estructural de su gobierno cuando la corrupción estructural sirve para que se beneficien Schuepbach, Aratirí, UPM, Monsanto, Montes del Plata, es medio difícil.


-Su candidato a presidente, Salle, ha dicho que hay un "golpe de Estado técnico" que se ha eliminado el Poder Judicial. Y usted agregó que no hay fiscales independientes. ¿Por qué creen eso?

-A partir de la ley que creó la Fiscalía (General de la Nación), la ley que le dio instrucciones al fiscal general, y el conjunto de leyes que conformó el nuevo CPP, a partir de ahí se terminaron los fiscales independientes. Se eliminó el Poder Judicial en materia penal. Se lo sustituyó por una sede administrativa llamada Fiscalía General. Ustedes los periodistas ahora van muy poco a los juzgados, y cuando van, van a ver cómo se homologa el pacto. Se sustituyó el Poder Judicial en materia penal por una agencia del gobierno, llamada Fiscalía General de la Nación, que es un embudo monopólico a partir del cual todos los asuntos que se van a investigar tienen que pasar por ahí: la Fiscalía decide qué se investiga y qué no, qué se lleva al juez y qué no, y termina decidiendo quién va preso y cómo va preso, y quién no.

Este CPP es una mala copia del proyecto yanki, entonces se estableció el proceso por pactos, que significa que usted le lleva al juez algo ya armado, el juez dice "amén" y homologa. Es un florero. Mire, 97% de las causas se resuelven en sede administrativa de la Fiscalía mediante un pacto, esto lo dijo el ministro (Jorge) Chediak. Es un proceso clasista, esencialmente clasista. Un proceso pactado, sin juicio, extorsivo. El golpe de estado técnico significa que el Poder Judicial está "pintado", como dijo el presidente del gremio de magistrados, Alberto Reyes. Están pintados, pero a su vez si usted le da la política criminal a Jorge Díaz (que sólo la debería tener el legislador) y le da la posibilidad de pactar, y el individuo que cometió una rapiña y el juez ve por la TV que fue una rapiña, al otro día le llevan un pacto que dice "hurto". ¿A quién desplazamos allí? Al legislador.


-Usted derogaría este CPP y volvería al anterior código...

-Sin duda. Y también derogaría las leyes de Fiscalía. Por eso digo que hoy no existen fiscales independientes, existen fiscales bajo instrucciones. Y entre los sujetos que dictan las instrucciones (a los fiscales), ¿sabe quién está? El secretario de Presidencia, (Miguel Ángel) Toma. Hay una comisión honoraria de instrucciones generales, y entre otros está Toma. En los hechos, ¿sabe cómo funciona? El fiscal general hace las instrucciones, un día llama a todos los integrantes de la comisión y todos firman abajo. Hoy no existe en Uruguay un funcionario público tan poderoso como Jorge Díaz.


-Usted dijo que entre el gobierno y la oposición no hay diferencias, que todos son más de lo mismo. ¿Le parece en serio que no hay diferencias entre la izquierda y la derecha? ¿Entre el partido de gobierno y la oposición?

-No hay izquierda y derecha, se acabó eso. Hoy hay dos ideologías que no tienen nada que ver con los que se dicen izquierda o derecha, ni con el pasado, ni nada. Hoy hay dos ideologías: la ideología de la corrupción es una. La corrupción se volvió ideología, tomó poder, por eso tenemos corrupción estructural. Y lo contrario a la corrupción es la honestidad.


-¿Y quiénes son los honestos en el sistema político uruguayo?

-Cuando uno ve que todos están de acuerdo en un negocio corrupto como el de UPM, yo tengo que decir que todos los que están de acuerdo con eso, son corruptos también. O son cómplices, o son adulones, o se benefician o son ignorantes y no saben lo que significa un contrato de inversión.


-Entonces están Salle y usted de un lado, y todos los demás del otro...

-Mire, el otro día quedó muy claro en el pacto "antiético", como lo llamo yo, impulsado por la Asociación de la Prensa del Uruguay -lo cual me llama mucho la atención-, todos se reunieron para favorecer una suerte de omertá, de silencio, con el pretexto de que en las redes sociales hay noticias falsas (¡en los diarios hay noticias falsas! ¡en los medios hay noticias falsas!)... Yo lo llamo pacto "antiético" porque es un pacto para no investigar, para que no haya periodistas de investigación, para que no se investigue la corrupción...


-No, no, no... Discúlpeme Viana, pero no le puedo dejar pasar eso. El pacto que propuso APU para el sistema político no se propone que los periodistas no investiguemos, sino que los actores políticos de los partidos no realicen una campaña sucia creando o difundiendo noticias falsas.

-El más veterano que estaba en esa foto era Enrique Iglesias: ¡Mr. Bildelberg! Es representante del grupo Bildelberg. ¿Usted cree que es casualidad que estuviera él ahí? A nosotros no nos invitaron, pero no hubiéramos ido a ser testigos de un pacto inmoral. ¿Usted quiere una definición de partido único? Todos los que fueron a ese acto integran un partido único. Es la partidocracia. Acúerdese lo que dijo (Ricardo) Gil Iribarne de la Junta Anticorrupción: que este año no se iban a investigar los actos de corrupción de los políticos. Eso es la partidocracia, es partido único. Cuando uno ve que todo el sistema partidocrático está en función del negocio y del dinero, cuando uno ve que si no se tienen muchos millones de dólares es prácticamente imposible hacer política, cuando uno ve que algunos van a pasar el sombrero al Conrad para juntar dinero para las campañas, si ese recolector de dinero llega al gobierno...

Nosotros sostenemos que cuando todos están de acuerdo con UPM, todos están de acuerdo con el nuevo CPP, todos están de acuerdo con las PPP, algunos matices respecto a la bancarización obligatoria, pero ninguno salió a presentar un proyecto para dejarlo sin efecto. En fin, cuando uno ve la unanimidad de pensamientos en los grandes temas, eso es partido único.


-¿Usted se siente de izquierda?

-Yo considero que no hay más izquierda y derecha. Me considero un individuo que tiene como objetivo central el combate a la corrupción. La corrupción se volvió ideología y ahora pasó a un estadio superior: se volvió ley. Tenemos leyes corruptas y el CPP, corrupto.


-¿Cómo se financia el partido Verde Animalista?

-Sin ningún peso. Hoy tenemos dificultades para tener una sede, una persona nos va a prestar un local que inauguraremos mañana viernes 3 de mayo a las 19 horas, en Marcelino Sosa casi Agraciada. Luego tenemos otro gran desafío que es mandar a hacer las listas, y vamos a hacer una gran colecta entre nosotros para pagarlas. Y no vamos a invertir ni un peso en publicidad. Porque no lo tenemos, y porque es un desafío para nosotros. El desafío es hacer política sin plata, porque no le vamos a quedar debiendo ningún favor a nadie. Eso se lo decimos a todos y en especial a nuestros correligionarios.


-Ustedes critican el sistema, pero quieren estar en el sistema...

-Decimos que el sistema está sucio y queremos entrar para limpiarlo. El sistema es válido: es la democracia, el sistema es la República, es la separación de poderes. Pero vivimos tiempos de golpe de Estado técnico, donde no hay separación de poderes, donde no hay libertad en la democracia. No criticamos el sistema, decimos que el sistema está corrupto, como lo decía Montesquieu. Cuando usted elimina la separación de poderes, tiene poder único, tiene tiranía, pero no tiene democracia.


-Tiempo atrás solían llamarlo "el fiscal verde" por su preocupación por la ecología y el medioambiente. ¿En qué quedó esa preocupación?

-Estamos en un partido que se llama Partido Verde Animalista. Me vinieron a buscar por mi preocupación por el medio ambiente. ¿Cuándo oyó hablar de contratos de inversión? Cuando venía una industria cuestionada internacionalmente por su no respeto al medio ambiente. La industria de la celulosa es cuestionada en todo el planeta, por lo que significa la forestación y las papeleras. Con Aratirí y la minería a cielo abierto pasó lo mismo. Cada vez que ha venido una inversión importante a Uruguay fue necesario que hubiera un tratado de inversión o un contrato de inversión. Hoy debería preocuparnos que no tenemos agua saludable cuando abrimos la canilla. Yo capaz que puedo comprar agua envasada, pero los más humildes no pueden, terminan con el agua de OSE y terminan con diarreas corridas de asentamientos enteros. Ahí está el interés general.


-Supongamos que llegaran al gobierno. ¿Cuáles son las principales propuestas de gobierno -no críticas al sistema, sino propuestas- que tienen?

-Primero, el combate a la corrupción. Junto con eso, los temas de seguridad en los términos que le mencioné, con mayor presencia de la autoridad en la calle. La protección urgente del agua, y la prioridad ahí es el río Santa Lucía porque alimenta a más de la mitad de la población del área metropolitana. La corrupción mata, y el agua no potable también mata. La inseguridad por supuesto que mata, los centros de tortura y hacinamiento que son nuestras cárceles, matan, y ahí jueces y fiscales miran para otro lado. La corrupción le quita dinero a los más humildes y más necesitados, le quita dinero a las escuelas, a los hospitales.

Cualquiera que le diga que va a crear miles de puestos de trabajo o que va a aumentar el PBI le va a estar mintiendo, porque lo único que se puede hacer con un país endeudado, con los usureros acechando, el margen de maniobra es muy pequeño. Lo que puede hacer el capitán del barco es reorientarlo hacia otro lado: hacia la honestidad.

"Si usted va a la etimología de 'matrimonio', viene de matriz: dos hombres no tienen matriz, también habla de la concepción. Yo estoy a favor de la unión concubinaria, pero ¿para qué torcer un instituto que está pensado para un hombre y una mujer?"


-Ha dicho que no quiere un Estado que imponga dogmas o que adquiere ideologías. ¿Qué quiso decir cuando habló de "proselitismo ideológico"?

-Artículo 59 de la Constitución, que prohíbe el proselitismo dentro de la función pública. El presidente Vázquez lo violó en su discurso en el Antel Arena. (Otro acto de corrupción, el Antel Arena y sus sobreprecios). Estamos viviendo tiempos de imposiciones ideológicas, hablo de la ideología de género. ¿El Estado puede elegir perspectivas? ¿Puede decirnos que todos tenemos que hacernos la circuncisión? No. Cuando a través del andamiaje del Estado se empieza a imponer una perspectiva de lo que fuere, de género, de ser hincha de un equipo, lo que está haciendo es adoctrinar. Cuando el Estado adoctrina, no es un estado republicano ni democrático. Porque la norma que impide el proselitismo dentro del Estado no es sólo el proselitismo político, es todo tipo de proselitismo. Son normas de protección de la libertad.


-¿Y en qué momento el Estado nos adoctrina o lo intenta?

-Cuando nos daban el kit sexual, ¿no era adoctrinar? En Primaria lo quisieron imponer, aquel que tenía vaselina para explicarle a los escolares. No era sólo explicarles cómo se pone un preservativo en el pene, sino también con vaselina. Yo lo viví en la Fiscalía, una de las instrucciones que había en Fiscalía eran en materia de ideología de género. ¿A mí me pueden dar instrucciones como fiscal para decirme cómo tengo que pensar en materia de género? No.


-Salle dijo que la ley trans o el matrimonio igualitario son leyes inconstitucionales. ¿Por qué?

-Son leyes discriminatorias. El principio de igualdad está establecido en la Constitución. La Constitución decía que "todos los hombres son iguales ante la ley", después se cambió a "todas las personas". Es decir: la igualdad entre el hombre y la mujer no la descubrió el FA, no me vengan con la agenda de derechos. Son leyes inconstitucionales porque violan el principio de igualdad. Si usted va a la etimología de la palabra matrimonio, viene de matriz: dos hombres no tienen matriz, habla de la concepción.. Yo estoy a favor de la unión concubinaria, pero ¿para qué torcer un instituto que está pensado para un hombre y una mujer?


-Y si dos hombres o dos mujeres quieren casarse, ¿por qué no podrían? ¿Usted no es tan hincha de la libertad? Bueno, que se casen si quieren.

-El matrimonio significa hombre y mujer.


-Ya no. Ahora hay una ley que permite que dos hombres o dos mujeres se casen.

-Ahora hay una ley que lo permite y es inconstitucional. Y la ley trans también lo es, porque usted le da una serie de beneficios a una categoría social, y no se le da a otros. ¿Por qué no se hacen leyes que le den privilegios a los de baja estatura? En realidad hay leyes que existen en ese sentido. El otro día veía los líos en los llamados a concursos con el tema de los afrodescendientes. La discriminación positiva, como la llaman, son mecanismos que terminan violando la igualdad entre las personas.


-¿Busca ser diputado?

-Me gustaría que el doctor Salle llegara al Parlamento. En qué lugar voy a llegar yo, si llego o no, no me aflige mayormente. Si usted me pregunta qué me gustaría hacer: ejercer mi profesión y poder vivir de ella, como abogado penal.


-¿Es feliz?

-Sí, absolutamente, ahí está la culpa (y señala a su esposa). Si no digo eso, no duermo en casa.