Contenido creado por Ignacio Palumbo
Internacionales

Documento, por favor

Veinte países, entre ellos Uruguay, se coordinan para reducir la migración irregular

Sin embargo, no firmaron la declaración tres países de origen de muchos de los migrantes indocumentados: Cuba, Venezuela y Nicaragua.

11.06.2022 09:41

Lectura: 3'

2022-06-11T09:41:00
Compartir en

Veinte países americanos se comprometieron este viernes a expandir las oportunidades de migrar legalmente y reforzar la cooperación regional para contener la creciente llegada de indocumentados a la frontera de Estados Unidos (EE. UU.) y otros países, como Colombia, Ecuador o Costa Rica.

La llamada "Declaración de Los Ángeles sobre migración y protección", una suerte de código de conducta continental en temas migratorios, se rubricó en un acto presidido por el presidente estadounidense, Joe Biden, en la última jornada de la IX Cumbre de las Américas, celebrada en la capital californiana.

"Ninguna nación debe asumir sola esta responsabilidad", recalcó Biden.

Unos sí y otros no

Firmaron el texto 20 países, entre ellos Estados Unidos, México y cuatro países de los que proceden muchos de los migrantes indocumentados que tratan de llegar a territorio estadounidense: Guatemala, Honduras, El Salvador y Haití.

También lo suscribieron la mayoría de los países de tránsito y destino de muchos migrantes venezolanos, nicaragüenses y haitianos que han recorrido en los últimos años el continente: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Costa Rica, Belice, Panamá, Canadá, Jamaica y Barbados.

Sin embargo, no rubricaron la declaración tres países de origen de muchos de los migrantes indocumentados que transitan por la región: Cuba, Venezuela y Nicaragua, a los que el Gobierno estadounidense decidió no invitar a la Cumbre de las Américas por considerar que no son democráticos.

La Casa Blanca impulsó la declaración para mejorar la forma en que se "comparten responsabilidades" por los flujos migratorios irregulares, en un contexto de récords en la llegada de indocumentados a la frontera sur estadounidense, un tema que genera presiones políticas para Biden a nivel interno.

El mensaje de Biden en el acto de firma de la cumbre fue rotundo: su prioridad es "detener las formas peligrosas e ilegales en las que está migrando la gente" en la región.

"La migración ilegal no es aceptable, y vamos a asegurar nuestras fronteras", advirtió un presidente que ha recibido críticas por mantener en pie el llamado Título 42, una medida amparada en la pandemia por la que EE. UU. deporta automáticamente a la mayoría de los indocumentados que llegan a su frontera sur.

Aunque Biden anunció este año su intención de levantar esa medida, un juez federal le ha obligado a mantenerla en vigor de momento, y aunque esa norma impide solicitar asilo a la mayoría de quienes llegan, el flujo no ha hecho sino aumentar, con una caravana de 15.000 personas avanzando esta semana por el sur de México.

Basado en EFE