Internacionales

Prometo volver entero

Uruguay se retiró de la asamblea de la OEA y señaló "vaciamiento de la institucionalidad"

La Cancillería enfatizó en que la presencia de representantes de Juan Guaidó en la asamblea “carece de toda legitimidad” y que es la muestra del “continuo y progresivo deterioro de la institucionalidad de la organización”.

27.06.2019 15:50

Lectura: 4'

2019-06-27T15:50:00
Compartir en

El subsecretario de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ariel Bergamino, anunció este jueves el retiro nuestro país de la 49 Asamblea General de la OEA en rechazo a la presencia de una delegación de representantes de Juan Guaidó en la asamblea como representantes de Venezuela. 

"A partir de esta situación que desnuda un progresivo y sistemático vaciamiento de la institucionalidad y la normativa de esta organización, Uruguay se retirará de esta Asamblea", manifestó Bergamino durante la primera sesión plenaria de la reunión, que se realiza en la ciudad colombiana de Medellín.

En diálogo con el programa Más temprano que tarde, de radio El Espectador, Bergamino enfatizó en que Uruguay no se va "por Venezuela o Nicaragua", sino que se va por un "cúmulo de hechos que se han desarrollado".

"Se están tomando decisiones a golpe de impulsos de la Secretaría General", manifestó. "Hay una dinámica de hecho consumado, hay una fijación temática. No sólo preocupa Venezuela, importan otras situaciones. Hay una preocupación selectiva del Secretario General", comentó.

En un comunicado emitido a la tarde, la Cancillería explicó que el abandono se dio ante la "presencia de una delegación" a la que la secretaría general "había aceptado como representante de Venezuela".

"Uruguay entendió que la presencia de una delegación supuestamente representante del gobierno de un país que se ha retirado de la Organización -y que no es reconocido por la mitad de la membresía de la OEA- carece de toda legitimidad, violenta su normativa jurídica y sienta un gravísimo precedente para el futuro de la organización, mirando seriamente la credibilidad de la secretaría general", sostiene el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Más allá de esta "situación puntua", Uruguay, señala el comunicado, "ha venido llamando la atención" en el Consejo Permanente de la OEA sobre el "continuo y progresivo deterioro de la institucionalidad de la organización", cuya normativa "está siendo utilizada en pos de intereses ajenos a los principios y fundamentos establecidos en la carta de la organización".

"El retiro de nuestro país de esta asamblea en modo alguno compromete su compromiso con los principios y valores fundamentales de la carta de la OEA, ni la renuncia a los lazos de amistad y hermandad que unen al Uruguay con cada uno de los países de la región", sentencia. 

Durante la Asamblea en Medellín se discutirá una propuesta de resolución presentada por varios países del Grupo de Lima que busca permitir que la delegación de Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 54 países, se siente en la Asamblea.

En abril pasado, la OEA reconoció al diplomático Gustavo Tarre como representante de Venezuela ante el Consejo Permanente, por designación de la Asamblea Nacional, que preside el opositor Guaidó.

La delegación de Guaidó acreditada para la Asamblea General está compuesta, además de Tarre, por su representante ante el Grupo de Lima, Julio Borges, como jefe de misión, y por otras nueve personas, entre ellas Carlos Vecchio, "embajador" ante EE.UU. del líder opositor.

Al respecto, Bergamino dijo que su país rechazó la resolución de aceptación de Tarre como representante en el Consejo Permanente porque "es un avasallamiento de la legalidad de la OEA y por lo tanto no se puede sino estar en contra de una acción de tal naturaleza".

Agregó que el tema de los delegados de Guaidó ni siquiera debe "ser discutido por cuanto la Asamblea General debe aprobar solamente las credenciales de los representantes designados por sus 33 Estados miembros, entre los cuales, reitero, no se encuentra al país al cual pretende representar la delegación cuyas credenciales están en consideración".

El 27 de abril de 2017, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el retiro de su país de la OEA después de acusar de "intervencionismo" al organismo y a su secretario general, Luis Almagro, por haber convocado una reunión de cancilleres sobre la crisis venezolana pese a la oposición frontal de su Gobierno a esa sesión.

No obstante, Bergamino insistió en que no son ajenos a las crisis que viven países de la región, como Venezuela, Haití y Nicaragua, ni con lo que ocurre con el proceso de paz colombiano.

"Nos preocupan los fenómenos migratorios que involucran a casi todos los Estados de nuestra región, nos preocupan y mucho los muros y los emplazamientos con los que en vano se intenta resolver estas problemáticas", concluyó.

Montevideo Portal